Opinión

Continuemos con el gobierno solidario del PLD

Aunque segui­mos en “el ojo del huracán”, los dominica­nos debemos estar muy conscientes de la tremenda importancia de contar con un gobierno que ha sabido manejar de forma acertada los fundamentos de la economía, para per­mitir disfrutar por más de una década de una envidia­ble macro-estabilidad con un sostenido crecimiento económico que solo ha sido detenido por el golpe mul­tidimensional de la crisis pandémica del COVID- 19 que mantiene de rodillas al mundo.

En su más reciente com­parecencia televisada ante el país, el pasado viernes 26 de junio, el Presidente Da­nilo Medina pasó revista a los cuatro principales desa­fíos con los que el gobier­no ha debido lidiar a raíz de la crisis del COVID-19 con relativo éxito: mante­ner el control de la pande­mia, reactivar la economía, atender las necesidades de la gente y garantizar la reali­zación de las elecciones pre­sidenciales y congresuales el próximo 5 de julio.

Como hombre de Esta­do, actuando con el corazón en la cabeza y seguro de que, como bien afirmara el céle­bre Séneca: “ninguna bata­lla es nunca la última bata­lla”, el Presidente Medina ha demostrado el control que siempre ha tenido de la pre­sente crisis, y su comporta­miento solidario ha permiti­do que el sacrificio sea mejor llevado, conectando con la cercanía de la gente, exhor­tando ante la reapertura a actuar con la máxima res­ponsabilidad individual y co­lectiva, ya que el peligro de contagiarnos con el virus se­guirá latente por un tiempo.

Otra habría sido la suerte de miles de dominicanos, si frente a la desgracia pandé­mica no contáramos con un gobierno que, como el ac­tual, se ha definido por su perfil solidario, de rostro hu­mano y de cercanía con la gente, que ha logrado que 1.5 millones de dominica­nos hayan salido de la po­breza y permitido que el in­dicador con que esta se mide bajara de 39.7 a 23% en el año 2018, con emblemáti­cos programas sociales, pen­sados y desarrollados para beneficiar a la gente y avan­zar en el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sos­tenible (ODS) que procuran terminar con la pobreza en el 2030.

Sin hablar de las cerca de 300 Visitas Sorpresa del Pre­sidente Medina que han im­pactado 2,460 proyectos en diversas comunidades del país. Otro programa emble­mático: “Progresando con Solidaridad”, ha sido amplia­do con el “Quédate en Ca­sa” para abarcar a familias vulnerables procurando su desarrollo integral, hoy con más de millón y medio de be­neficiarios.

Este Gobierno solidario para “salir a camino” en es­te singular y desafiante mo­mento de crisis, ha dispuesto los programas FASE I y FASE II (866 mil empleados pri­vados), y el programa “PA TI”, que apoya a más de 200 mil trabajadores, que han si­do extendidos hasta el mes de agosto y, gracias al presu­puesto complementario, la presente administración es­tá dejando 100 mil millones de pesos para que el próximo gobierno pueda seguir ma­nejando la situación socio-económica del país.

Sin embargo, manejar una economía en crisis con los programas sociales soli­darios como amortiguado­res de la calamidad no se in­ventan ni se improvisan de la noche a la mañana, aunque, demagógicamente, la oposi­ción prometa preservarlos, todos sabemos que, en su ín­tima convicción, su desmon­te inmediato estaría entre las primeras medidas a tomar en el remoto e hipotético caso de lograr el objetivo de alzar­se con la responsabilidad de dirigir el gobierno.

Estos tiempos difíciles de crisis, tanto de valores co­mo de ideologías, donde la superioridad moral de unos sobre otros, además de sub­jetiva, es tan relativa como los cambios de temperaturas del agua, requieren que con­tinuemos sorteando la crisis con solidaridad, determina­ción y experiencia probada.

A pocos días de las elec­ciones presidenciales y con­gresuales, los dominicanos debemos reflexionar sobre lo realmente esencial y tras­cendente a tomar cuenta en el momento exacto de echar nuestro voto.

Sabiendo que llevarlos a cabo en medio de una crisis pandémica hace de estos co­micios los más cruciales de nuestra historia reciente, re­futemos la afirmación de que la estabilidad de un país solo se valora justamente cuan­do se pierde. Votemos por la superación de la crisis, por la continuidad del Gobierno solidario del PLD y la estabi­lidad. Votando por Gonzalo Castillo, votamos por la bue­na marcha de nuestro país

últimas Noticias
Noticias Relacionadas