Editorial

Es un tema de la sociedad, no de campaña

El PLD rechaza categóricamente el narcotráfico, el terrorismo, el tráfico y trata de personas, así como todo tipo de prácticas corruptas y viciosas.

El anterior enunciado es uno de los principios que guían el accionar del Partido de la Liberación Dominicana, que ha inducido a su dirección política al advertir sobre el peligro que representa la narco política.

El narcotráfico en el quehacer político quebranta sus instituciones y en los países donde ha penetrado ha dejado una estela de daños materiales, pérdidas de vidas y una sociedad atemorizada

Es también asunto de principio en el PLD ser portavoz de los intereses generales de los ciudadanos que aspiran a una sociedad basada en los valores de libertad, tolerancia, justicia y progreso, por lo que ha asumido un papel activo en denunciar la contaminación de la práctica política en nuestro competidor, el partido denominado PRM

De forma pública la dirección del PLD ha externado preocupación por las denuncias de que personas señaladas por su vinculación con el narcotráfico internacional, tienen un papel relevante en la estructura electoral del PRM.

Con nombres, apellidos y fichas judiciales se han puesto en evidencia los casos que vinculan al ilícito del narcotráfico a candidatos, candidatas y hasta dirigentes de la agrupación que dice ser moderna, ofreciendo como respuesta el silencio irresponsable.

Con responsabilidad el Partido de la Liberación Dominicana ha hecho la denuncia; dada la implicación electoral que esto pudiera tener, conociéndose el daño del dinero ilícito para candidatos, se ha acudido a la Junta Central Electoral para que preste atención al problema.

Desde el ámbito mediático se ha pretendido minimizar la seria denuncia simplificándola en un debate de la campaña electoral. No, no se trata de una confrontación entre partidos es un tema que atañe a la sociedad misma, a sus instituciones, al devenir como nación y a la democracia, que dicen defender.

El narcotráfico va directamente ligado al tráfico de personas, de armas, de lavado de dinero, corrupción y una gran debilidad en cuanto a la seguridad de sus habitantes y de las instituciones. Es causante de un gran daño social, de muertes, destrucción familiar así como de deterioro económico, afectando a la sociedad en su conjunto.

En la cita ciudadana del 5 de julio se nos presenta la oportunidad de cerrarle el paso a las agrupaciones y políticos permisivos al narcotráfico, votando por el PLD, organización que desde sus accionar y desde el Gobierno ha dado muestra de su compromiso contra el crimen trasnacional y el tráfico de drogas.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas