Editorial

Es una realidad la pandemia en expansión

El reinicio de las actividades habituales del país en las primeras fases de la llamada reapertura trajo consigo un inquietante aumento de los contagios del nuevo coronavirus.

Así tenía que ser porque, con la apertura, aumentó el número de pruebas a los sospechosos y abriendo comercios y oficinas de servicios, se redujo el distanciamiento.

Para alivio de las y los dominicanos el sistema sanitario se ha mantenido intacto, contrario a muchos países desarrollados en los que la pandemia trajo consigo serios trastornos en las emergencias, salas de internamientos y unidades de cuidados intensivos.

El aumento de los contagios, aunque con una reducción del poder patógeno del virus, reflejado en la disminución de la tasa de letalidad, llevó a la Comisión de Alto Nivel para la Prevención y el Control del Coronavirus a sugerirle al Presidente Danilo Medina a que solicitara una extensión del estado de emergencia.

Razones de salud es la que motivan la solicitud que formalmente tramitó el jefe del Estado, nada tiene que ver con el torneo electoral del próximo 5 de julio. Sin algún vínculo con la consulta cívica venidera es la de procurar la protección del electorado, quien es que se movilizará a los recintos a ejercer el derecho constitucional de elegir sus autoridades.

Teniendo muestras claras del crecimiento de los contagios, que no era un invento o un arreglo del Ministerio de Salud y comprobandose, porque se ha vivido en otros países, que una apertura sin control, podría provocar el desborde del sistema sanitario, la oposición política al gobierno mantenía un rechazo rabioso a la declaratoria de excepción

Al fin primó la sensatez y la resolución se aprobó, demostrándose en el Congreso, que la mejor forma de enfrentar la adversidad en procurando el consenso.

La realidad dice que la pandemia sigue en expansión y que se impone las restricciones y medidas de distanciamiento hasta que se generen los remedios efectivos y los fármacos preventivos, mientras se impone la cura a la tozudez opositora, que se resiste a admitir el efectivo manejo de crisis del Gobierno del Presidente Danilo Medina y las oportunas acciones del candidato presidencial del PLD, quien temprano entendió que la campaña electoral se haría sin caravanas, mítines y marchas

últimas Noticias
Noticias Relacionadas