Opinión

Pacto político en honor al maestro Juan Bosch

Juan Bosch el gran maestro no tuvo otra razón de existir que no fuera la de consagrar su vida a luchar por el bienestar de su pueblo, cuya causa asumió hasta su último suspiro.

El maestro como humano al fin también tuvo momento de distanciamiento con su obra maestra el PLD. Y es que, la historia nos cuenta de divisiones más allá de la era de la conquista de la tierra prometida dada en el año 1250 antes de Cristo.

No obstante, los tortuosos del camino y la sangre derramada, los grandes siempre han sabido regresar, especialmente, cuando la noble causa por la que tanto han luchado está en peligro. No hay personalismo, ni ego que pueda erigirse por encima de salvar a la Patria. Y es que el riesgo que corre la misma amenaza su sana existencia.

Las pseudo-encuestas evidencian claramente que poderes nefasto se han confabulado para desplazar del poder a la organización política que ha transformada la República, para bien de millones de dominicanos y dominicanas, y ante esa seria amenaza las fuerzas progresistas deben frenar tan malsano propósito. Basta con ver el marcado retroceso dado en países como Brasil, Ecuador, Argentina y otros, donde las fuerzas progresistas fueron desplazadas del poder.

Es el momento, para dar un paso al frente y vernos ante el implacable juicio de la historia si permitimos que una terrible “pandemia política” destruya los avances que en dos décadas de arduos trabajos ha logrados la nación.

He dicho que cuando se escriba la historia nuestro pueblo conocerá un antes y un después de Danilo Medina & Leonel Fernández, en el contexto nacional e internacional. Danilo y Leonel como máximos exponentes del desarrollo en la República Dominicana, deben de salvar la nación de quienes procuran poner de rodilla a un pueblo que ha derramado su sangre defendiendo el derecho a vivir con dignidad. El pacto político-electoral entre el PLD y la FP honra a Juan Bosch, por lo que debemos obrar con inteligencia despojándonos de todo tipo de prejuicios que obstaculice que el país quede en las mejores manos. Evitemos que la ruina representada en el PRM vuelva a campear en nuestra nación.

Si cambiáramos de rumbo en medio de la tormenta el retroceso en el contexto económico y social sería catastrófico; pero el riesgo más degradante radica en la pérdida de valores humanos, costumbres y tradiciones ante la embestida de la peligrosa ideología de género que se implantaría, y que responde a un plan internacional para subvertir el orden social de los pueblos a los fines de arrastrarlos a situaciones no propias para la integridad familiar, especialmente la familia dominicana de alta espiritualidad cristiana. Además, la República podría caer bajo las alas del crimen organizado con su impacto destructor, para el sosiego y La Paz nacional. Y lo peor, nos amenaza un cambio en la política migratoria que alteraría el balance adecuado para el sostenimiento como nación.

Las fuerzas progresistas que han defendido la integridad de la nación sin caer en los extremos, ante la seria amenaza de imponer un poder extraño, los discípulos más aventajados de Juan Bosch, Danilo y Leonel deben llegar a un gran pacto político-electoral que implique un apoyo recíproco entre Gonzalo y Leonel, para evitar lo peor. Sea la unidad la antesala de una gran victoria por el bienestar de la Patria.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas