Opinión

Vámonos con Dios

Esa frase que es una petición de solidaridad la aprendió el autor de esta columna, como lo he señalado en ocasiones anteriores, en la cárcel de La Victoria hace más de 50 años, cuando estuvimos en ella por cinco largos meses, acusados de complicidad en el desembarco por Playa Caracoles de Francisco Caamaño Deñó, Héroe de abril de 1965 y Prócer de la república.

La escuchamos muchas veces pronunciada por los presos, protagonistas de todos los delitos, que pasaban por el frente de nuestra celda. Un día preguntamos a dos de esos presos que, quería decir ¨Vámonos con Dios¨ y nos dijeron simplemente, ¨queremos que nos acompañe¨.

Bueno, ahora cuando decimos ¨Vámonos con Dios¨, es porque aun dentro de nuestro concepto tradicional de incredulidad religiosa, creemos que Dios debe acompañarnos en este proceso electoral que se supone finalizara en el mes de Julio de este año.

Y lo hacemos preocupados, profundamente preocupados, por el escenario electoral que hemos comenzado a caminar, repleto de insensateces, incongruencias, ignorancias, mentiras, calumnias y difamaciones. No creemos que falten calificativos, aunque sabemos que los motores de todas esas infamias las inventa una caballería, indomable e indetenible, que es descendiente de aquella famosa ¨caballería de Atila¨ que por donde pisaba no crecía la yerba.

Es increíble, lo que dicen los dirigentes de las organizaciones políticas que se oponen al Partido de la Liberación Dominicana; al actual Presidente de la República del gobierno del PLD, compañero Danilo Medina Sánchez, y al candidato presidencial, compañero también, de muchos años de militancia, Gonzalo Castillo Terrero; organizado en las filas del PLD, lo afirma el autor desde que era un adolescente, a cuyo padre llamado por el apodo de ¨Macorís¨, barbero, a quien iba a saludar a su barbería, en Barahona, Juan Bosch el Gran Maestro Político Dominicano y de América, cuando visitaba esa ciudad del sur.

Uno de los disparates que nos llama profundamente la atención y vamos a explicar por qué, es cuando escuchamos al candidato que tiene más posibilidades de hacer un buen papel en las elecciones venideras, repetir de manera constante que su gobierno dispondrá de un Fiscal independiente.

El autor de esta columna graduado, de Doctor en Derecho el 28 de octubre de 1960, ha ejercido la profesión por más de cuarenta años, en una estructura jurídica nacional, ó sea la estructura del Estado dominicano, dividida en tres poderes: Poder Legislativo, Poder Ejecutivo, Poder Judicial.

Conformación burocrática administrativa, del Estado dominicano que es una copia de la conformación del Estado francés, impuesta por la revolución iniciada a finales del siglo XVIII y consolidada en Francia por el Imperio que encabezo Napoleón Bonaparte, y copiada en otros países de Europa y del Mundo.

El Procurador General de la República en nuestro país, es el representante personal del Presidente de la República en el Poder Judicial; porque la expresión autentica y legitima del pueblo dominicano, quiere decir de la Nación y el Estado dominicano, es el Presidente elegido por mayoría de votos en los procesos electorales.

No importa ¡Vámonos con Dios!, que vengan detrás de esos disparates, todos los demás que puedan inventarse, ¨esas veletas sin rumbo¨ que no tienen experiencia política, con algunas excepciones, para gobernar a este país que por sus esfuerzos y desde su génesis como nación, tiene derecho a un futuro mejor.

Otras del Comité Político
últimas Noticias
Noticias Relacionadas