Internacionales

Critican esfuerzos de Trump por desacreditar elecciones en EE.UU.

Los esfuerzos del presidente Donald Trump para desacreditar las elecciones en Estados Unidos acaparan hoy la atención de medios políticos y de prensa en el país.

Quiere retrasar las elecciones porque si tuvieran las elecciones hoy, él perdería. Cuanto más lejos esté del día de hoy, mejor estará… por lo tanto, quiere más tiempo para manipular el sistema y de alguna manera presentarse como ganador, opinó Pete Giangreco, un estratega demócrata que trabajó en nueve campañas presidenciales, citado por el diario Politico.

La sugerencia del gobernante de que podría intentar retrasar las elecciones -o podría no aceptar el resultado- está pasando rápidamente al primer plano de la campaña presidencial, prefigurando una recta final asediada no sólo por el nuevo coronavirus y la economía, sino por los enfrentamientos sobre las normas democráticas más fundamentales de la nación.

Al respecto, puntualiza Politico, el mandatario planteó repetidamente la posibilidad de una «elección amañada» y recientemente declinó decir si aceptará los resultados.

Incluso antes de ser elegido presidente, Trump hizo con frecuencia afirmaciones sin fundamento sobre el fraude generalizado de los votantes y además -recordó- pidió que se volvieran a hacer después de perder las asambleas electorales de Iowa a manos de Ted Cruz, en 2016.

A principios de este mes, en una entrevista con Fox News, Trump se negó a decir si aceptará los resultados de las elecciones, diciendo: «Tengo que ver». Y al plantear la posibilidad de un retraso el jueves, sugirió que lo que estaba viendo hasta ahora no era prometedor, señaló Politico.

«El Presidente Trump está obviamente asustado y está reaccionando de una manera que… es indicativa de cómo trata todo lo demás – buscando la manera más extrema e ilegal de abordar reflexivamente un asunto, en este caso estando lamentablemente atrasado en las encuestas», dijo Wayne Goodwin, presidente del Partido Demócrata en Carolina del Norte.

En el país crece la preocupación de que Trump pueda apelar a los tribunales para que intervengan, arrojando una nube sobre el resultado en las urnas en noviembre.

El jueves, precisó Politico, los republicanos rechazaron rotundamente la idea de mover la elección, marcando una inusualmente clara -yrara – ruptura entre el presidente y los funcionarios de su partido.

En un discurso esta semana el expresidente Barack Obama, al referirse a las elecciones presidenciales de noviembre, afirmó que en el Gobierno, además, se «hace todo lo posible para disuadir a las personas de votar» al cerrar los colegios electorales e imponer «leyes de identificación restrictivas» a las minorías y estudiantes.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas