Hablan los hechos

Danilo Medina: Ocho años con el oído en el corazón del pueblo

Este próximo 16 de agosto concluye 8 años de gobierno del Presidente Danilo Medina. 8 años de corregir lo que estaba mal, continuar lo que estaba bien y hacer lo que nunca se hizo.

Hoy República Dominicana es distinta a la del 2012. Danilo Medina, tuvo una gestión de gobierno digno del Partido de la Liberación Dominicana y de las enseñanzas del Profesor Juan Bosch.

Durante 8 años nuestra nación ha tenido a un estadista, que, como tal, siempre lo motivó el compromiso responsable de trabajar por un país mejor. Un Gobierno que ha sido exitoso en lo que se propuso, que logró mantener la estabilidad del crecimiento económico al mismo tiempo que creaba las condiciones para que las familias más vulnerables e ignoradas históricamente pudieran superar el circulo de la pobreza.

A pesar de los esfuerzos de una oposición feroz desde distintos sectores, apostando a la ingobernabilidad y al descredito, no pudieron ocultar la verdad: El Gobierno ha sido bueno y responsable con sus políticas y decisiones para manejar el Estado. Así lo demuestran los datos objetivos como lo siente el pueblo dominicano, basta ver el alto porcentaje de valoración que tiene el Gobierno y el Presidente Medina. Incluso el gobierno entrante ha hablado de continuar lo que ya se estaba haciendo, porque saben que es lo correcto y funcional.

8 años de decisiones difíciles, pero de cumplimientos. Un Presidente cercano a su gente, que con su visión política logró un Gobierno transformador y verdaderamente peledeista.

Hay grandes logros en esta gestión que hoy muchos dan por sentado y se sienten como que han estado siempre, cuando la realidad es que solo tienen 8 años o menos. Se necesitarían mucho más que unas simples páginas para contarlos todo pero que por motivo de espacio enfocaremos en los hitos más relevantes y conocidos.

Son los datos nuestra mejor evidencia de las enormes transformaciones impulsadas en tan solo ocho años de intenso trabajo, cuyos frutos para todos los dominicanos dan la ilusión de haber transcurrido mucho más tiempo entre agosto de 2012 y agosto de 2020.

¿Es todo esto producto del azar y la suerte? No, fue producto de una visión política con vocación de poder que siempre priorizó a su gente, a su pueblo. Una visión política de una sociedad más justa, donde la pobreza tenía nombre y desde donde se impulsó todas las políticas rigurosas posibles para su disminución. Una visión política que estudió para entender y para buscar soluciones. Y sobre todo una visión política que actuó con la mayor responsabilidad, transparencia y comunicación en beneficio de su país.

Empecemos por la Educación. Como un real compromiso asumido por el gobierno que sale, el Presidente Medina mantuvo y garantizó desde 2012 la inversión de recursos equivalentes al 4% del producto interno bruto (PIB) en la formación preuniversitaria de las niños, niños y adolescentes.

Pero no bastaba con la inversión del 4 %, fue necesario la responsabilidad de cómo y en qué se utilizarían estos fondos. ¿A qué se apostó? Se apostó a garantizar mayor acceso de los niños a la escuela y alimentos de calidad; a la protección infantil y su desarrollo psicomotoras; a una juventud técnica y preparada.

Los recursos destinados a educación se invirtieron en todo el trayecto de la vida de un estudiante.

Iniciando por la Primera infancia que es donde se empieza a romper el círculo de la exclusión y la carencia.

En 2012 apenas 18,000 niños y niñas menores de 4 años recibían atención integral, mientras que hoy los programas de Estancias Infantiles y los Centros de Atención a la Infancia y la Familia ofrecen protección a más de 193,500 niños.

Estos niños y niñas de entre 45 días y 4 años reciben diariamente protección, nutrición, estimulación temprana y cuidados de salud de mano de profesionales bien preparados y de manera completamente gratuita.

Y para que esta cobertura llegue a todos sin excepciones se crearon tres Centros de Atención Integral a la Discapacidad (CAID) que ya han realizado intervenciones terapéuticas y servicios clínicos a más de 5,452 niños y niñas con discapacidad.

Para la educación ya formal, se construyó cerca de 33,000 nuevas aulas cómodas, amplias y equipadas para los estudiantes dominicanos. Se estableció la Jornada Escolar Extendida que incrementó sustancialmente la cantidad de horas diarias de clases que los estudiantes reciben, incorporándose a este modelo 1.6 millones de alumnos.

No es banal el aumento de las horas diarias de clases, en el modelo de dos tandas los estudiantes recibían en promedio dos horas y media diarias de docencia, mientras que hoy disfrutan de una jornada de ocho horas que les garantiza mayores oportunidades para el aprendizaje, además de la diversificación en distintas áreas del currículo escolar.

Un niño mal alimentado o con hambre, es un niño que no podrá usar todas sus capacidades para aprender. Es un niño que no solo se verá afectado físicamente sino también cognitivamente.

En cuanto a educación superior, desde 2012 se han otorgado 350,000 becas repartidas entre 236 mil becas nacionales, internacionales, de inglés por Inmersión, de República Digital otorgadas por el Ministerio de Educación Superior Ciencia y Tecnología (Mescyt) y otras 98 mil becas por el Ministerio de la Juventud.

El apoyo a la educación superior ha sido de tal magnitud, que solo a la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD) se le ha incrementado su presupuesto de 5,271 millones en 2012 a 9,481 millones en 2020, prácticamente duplicándose durante este período.

Además, que se puso énfasis en la capacitación del capital humano dominicano especialmente de nuestros jóvenes, para garantizar su acceso al mercado de trabajo, por ello el Instituto de Formación Técnico Profesional (Infotep) ha ampliado su oferta académica de 591 opciones de cursos que tenía en 2012 a más de 1,000; ofreciendo más de 283 mil cursos y desplegado 56 talleres móviles en todo el país.

Asimismo, como parte de aumentar la calidad educativa y dignificar la labor de los maestros se hicieron subidas salariales importante: el sueldo promedio de los docentes de educación inicial y básica aumentó un 97 % y 103 % el de los profesores de educación media, además de un aumento de sus pensiones de jubilación y una mayor cobertura de salud.

En cuanto a la inversión en formación de los educadores, esta pasó de 1,383 millones de pesos en 2012 hasta llegar a 4,575 millones de pesos en el año 2019, es decir, que se han triplicado los recursos que el Estado invierte en beneficio del fortalecimiento de las capacidades de los maestros, pieza clave para mejorar la calidad académica.

¿Cómo rompe esto con el circulo de la pobreza? Tenemos que verlo como un todo.

Un niño de un hogar de escasos recursos, con una madre soltera que no pudo finalizar sus estudios y con un salario precario, va a una estancia infantil, allí tiene una dieta alimenticia saludable, acompañamiento para su desarrollo psicomotor y atención pediátrica, hasta que cumple los 5 años. ´

Ese mismo niño, que salió con todas sus capacidades desarrolladas, pasará a tanda extendida donde mantendrá la seguridad alimenticia (ahorro económico para su madre), más tiempo en la escuela (evitando que estén expuestos a la calle) y mejor aprendizaje. Al salir del bachillerato, el niño ya joven, podrá asistir a la universidad o a un curso técnico profesional, al mismo tiempo que podrá aprender inglés como segunda lengua, abriendo así sus oportunidades a un trabajo mejor y mayor remunerado que el que tuvo su madre.

Esa es la visión que acompañó a este gobierno que sale y que se seguirá defendiendo desde el PLD.

Otro proyecto importante, y que buscó cumplir con una deuda histórica fue el de la Alfabetización. En este gobierno que fue para todos, se creyó en que sin importar la edad todos podían aprender a leer y a escribir.

Con la ayuda de más de 25,000 voluntarios, en 2012 el Gobierno emprendió el Plan Nacional de Alfabetización Quisqueya Aprende Contigo enseñando a leer y escribir a 685,482 dominicanos y dominicanas, reduciendo el índice de analfabetismo que era de un 12.83 % a un 5.5 %.

El esfuerzo, amor y dedicación a este proyecto de profesionales dominicanos, nos hizo merecedores del reconocimiento de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).

Otro pilar de las políticas públicas, y deuda histórica con el país es el acceso y la calidad en el sector Salud.

La salud ha estado en el centro de las políticas públicas por su alta incidencia en la protección social y la vulnerabilidad, por ello llevó a cabo la mayor reforma de infraestructura hospitalaria de la historia dominicana, con el fin de garantizar el acceso a servicios sanitarios de calidad para todos los dominicanos, sin distinción de su clase social o lugar de residencia.

Se han intervenido 56 hospitales de todo el territorio nacional, de los cuales ya se han entregado más de 44 centros completamente equipados, con personal suficiente y capacitado para dar las mejores atenciones a toda la población, sobre todo para los dominicanos de menores ingresos.

Además, desde 2012 se ha incrementado sustancialmente el número de médicos y enfermeras, pasando de 15 por cada 10,000 habitantes a 28.

Se dignificó la profesión de los médicos, quienes antes devengaban ingresos por 36 mil pesos mientras que hoy reciben 50 mil pesos, contando además con protocolos más actualizados y mejor repartidos en el territorio gracias al fortalecimiento de la red de atención primaria con 50 Centros de Diagnóstico y Atención Primaria.

En cuanto a la cobertura sanitaria, ocho de cada 10 dominicanos están afiliados al Seguro Familiar de Salud, es decir, que más de 2 millones 88 mil personas que no tenían seguro de salud, ahora ya lo tienen.

Por su parte, el régimen subsidiado de Seguro Nacional de Salud (SeNaSa) ha incrementado su cobertura hasta el punto que 9 de cada 10 dominicanos de escasos recursos cuenta ya con salud gratuita, algo que era inconcebible antes del 2012.

En 2019 se creó el Plan Especial de Salud, SeNaSa Cuida de Ti, que inicialmente dio cobertura a 116 mil pensionados y jubilados del sistema público, cubriendo las atenciones médicas de los adultos mayores.

La red de Farmacias del Pueblo, que cuenta ya con 535, 92 más en el 2012, ha hecho posible un ahorro anual de 6,265 millones de pesos para las familias, gracias a los subsidios en medicamentos.

De igual forma, la recientemente modificada Ley de Seguridad Social facilitará que miles de empresas y entidades públicas se pongan al día con sus obligaciones, contribuyendo a la re-afiliación de más de 400 mil trabajadores y sus dependientes, que hasta ahora no habían recibido los beneficios de la seguridad social.

Otro de los proyectos insignia de esta administración es el Sistema Nacional de Atención a Emergencias 9-1-1, lo que ha significado un paso de avance importante, uniendo en un solo número el contacto con todos los servicios de emergencia, facilitando la atención oportuna.

El 9-1-1 ha servido para reducir de manera significativa los niveles de criminalidad, además provee una asistencia efectiva en caso de eventos de salud, accidentes o de otro tipo, de ahí que obtenga más del 90 % de satisfacción en la población.

El sistema tiene más de 4,000 cámaras instaladas en diferentes puntos del país. En la actualidad la cobertura alcanza 19 provincias, 90 municipios y 233 distritos municipales donde viven cerca de 8.6 millones de dominicanos, el 84.5% de la población.

También se avanzó y trabajó la institucionalidad, transparencia y combate a la corrupción, el Gobierno implementó importantes reformas destinadas al establecimiento de un Estado de derecho y la optimización de los recursos públicos.

Aún ante la negativa, distorsión y mentiras de ciertos sectores, los hechos hablan por sí solos.  Por ejemplo, se instauró el sistema de sorteo de obras públicas que ya ha adjudicado proyectos por 91,725 millones de pesos, al tiempo que se establecieron las subastas agropecuarias, que además de ser una garantía de limpieza en el proceso, ha supuesto un mayor beneficio para los productores locales y para el propio Estado dominicano.

Al mismo tiempo, se crearon las comisiones de veeduría, el Portal Transaccional, el Portal de Transparencia Fiscal y el Portal Único de Solicitud de Acceso a la Información Pública. Todo esto para que los ciudadanos puedan dar seguimiento al uso de los recursos públicos para que sepan cómo, cuándo y en qué se emplea hasta el último centavo del presupuesto nacional.

No es casualidad que la Oficina Internacional de Presupuesto Abierto en su publicación de enero de 2020, destacara que la República Dominicana ha avanzado 51 posiciones desde 2012, en el ranking global que evalúa a 115 países, ubicándose en la posición 17 en el mundo y la 4 de América Latina.

La Cuenta Única del Tesoro ha permitido unificar 3,549 cuentas que antes tenían un manejo discrecional por parte de 281 instituciones, lo que supone la gestión transparente de los recursos.

Nada más llegar a la presidencia el presidente Medina renegoció el contrato con Barrick Gold según el que en los primeros años, de cada 100 dólares de ingresos de la exportación de oro y otros metales, la Barrick recibiría 97 y el pueblo dominicano tres. El resultado tras la renegociación fue que más de la mitad de los beneficios de la explotación del oro ahora son para los dominicanos y dominicanas.

Igualmente, recuperó la gestión de la mayor parte de las autopistas nacionales, lo que ha supuesto la liberación de cerca de 70 millones de dólares al año, que ahora se invierten en mejores servicios para la gente.

Se llevó a la Suprema Corte de Justicia el caso Bahía de las Águilas, cuyo fallo positivo representa un logro histórico para el pueblo dominicano tras 20 años de lucha.

Se mejoró el presupuesto del Poder Judicial de 3,766 millones en 2012 a 8,170 millones en 2020, es decir más del doble. Y se impulsó la renovación del Tribunal Superior Electoral, el Tribunal Constitucional y de los magistrados de la Suprema Corte de Justicia, acogiendo las voces de las instituciones empresariales, sindicales, ciudadanas y de los partidos políticos, con el fin de fortalecer la democracia y el Estado de derecho.

Se ha mantenido siempre el mayor respeto a la independencia de la prensa, como lo muestra el hecho de que entre 2012 y 2019, la República Dominicana haya avanzado 26 puestos en la clasificación mundial de la libertad de prensa, que elabora la organización internacional Reporteros Sin Fronteras.

Otro de los sectores más beneficiados del apoyo del actual gobierno es el agropecuario. Si se habla de agricultura durante estos ocho años hay que mencionar las Visitas Sorpresa, una iniciativa cercana, efectiva y humana del presidente Danilo Medina para ir en auxilio de las familias campesinas.

A través de las 288 Visitas Sorpresa realizadas se financiaron 2,464 proyectos, con una inversión de más de 64,157 millones de pesos, generando 170 mil empleos directos y otros 300 mil indirectos, que han permitido que miles de familias encuentren trabajo en sus propias comunidades, sin necesidad de emigrar a las ciudades.

También en 2012 el crédito agropecuario se ubicaba a una tasa de interés de un 18 %, muy por encima de las posibilidades de la mayoría de los productores del campo, por lo cual la producción agrícola estaba estancada. El Gobierno logró reducir la tasa de interés a un 8 %, lo que ha permitido que el crédito al campo haya pasado de RD$6,870 millones de pesos a RD$30,000 millones de pesos a través del Banco Agrícola.

El Gobierno también se aseguró de que las personas que trabajan el campo tengan una mayor seguridad jurídica, que sean los dueños de las tierras en las que trabajan, recibiendo más de 71,000 títulos, beneficiando a más de 279 mil personas, con una inversión por parte del Estado de 660 millones de pesos.

Esto ha permitido la consolidación de la seguridad alimentaria, ya que el país es capaz de producir el 85 % de los alimentos que consume.

El producto final es que la producción agrícola pasó de 140.73 millones de quintales de alimentos en 2012 a 208.5 millones de quintales de alimentos, para un incremento total de 67.77 millones de quintales de alimentos.

Hoy el país es uno de los primeros de América Latina y del Caribe donde más se ha reducido el hambre, según datos de la FAO.

Como parte de la estrategia de impulso a la economía y apoyo a la consolidación de la clase media, el Gobierno puso en marcha iniciativas como Banca Solidaria, que prestó más de 33 mil millones de pesos a unos 683 mil micro y pequeños empresarios.

Cabe destacar que los clientes de Banca Solidaria no solo han creado miles de puestos de trabajo con sus emprendimientos, sino que además lo han hecho con una tasa de morosidad del 0.83 %, muy por debajo del promedio del sistema bancario nacional.

Si se suman los préstamos otorgados por Banca Solidaria, el Fondo Especial para el Desarrollo Agropecuario (FEDA), el Banco Agrícola y la Fundación Reservas del País, las Mipymes han recibido más de 200 mil millones de pesos en créditos.

República Digital ha formado también a 67,403 Mipymes en el uso de nuevas tecnologías y comercio electrónico.

También 84,729 empresas han accedido a 513,027 contrataciones estatales, 87 % de estas son Mipymes, buena parte de ellas dirigidas por mujeres.

También, se implementaron dos medidas que las Mipymes llevaban tiempo solicitando, como la instauración del Régimen Simplificado de Tributación o monotributo, y por otro se eliminó el anticipo del impuesto sobre la renta.

Todo esto ha permitido que este sector genere 2.7 millones de empleos y que su aporte al Producto Interno Bruto (PIB) ronde el 40 %, que era del 27 % en 2012.

Siendo conocedores de la importancia del Turismo para la economía de nuestro país, el Gobierno estableció la ambiciosa meta de que, en un periodo de 10 años, el país recibiera 10 millones de turistas anuales, la cual está bastante encaminada, gracias a las políticas de impulso al sector.

En 2012 visitaban el país 4.5 millones de turistas al año, lo que generaba un ingreso de 4 mil 600 millones de dólares.

En 2019, la República Dominicana recibió 7.5 millones, entre turistas que ingresaron vía aérea y cruceristas, generando más de 7 mil 600 millones de dólares.

En concreto, la República Dominicana ha recibido más de 40 millones de visitantes extranjeros en los últimos ocho años, ubicándose como líder no solo en el Caribe, sino de Centroamérica y otros destinos.

Según el ranking mundial de la Organización Mundial de Turismo (OMT), el cual señala que, entre 220 destinos, República Dominicana ocupó el cuarto lugar con la posición 50 en cuanto a llegadas de turistas y la número 41 en cuanto a ingresos generados por esos visitantes.

Asimismo, en la región Centroamericana, con 37 destinos evaluados, la OMT indica que RD ocupa el primer lugar en cuanto a llegadas, ingresos de divisas y oferta hotelera de calidad mundial.

Todo el empeño que puso el Gobierno del Presidente Medina en los sectores productivos podemos ver sus resultados en distintos indicadores de la Economía: el país ocupa uno de los primeros lugares en el ranking regional de crecimiento del PIB, de ingresos disponibles, de Inversión Extranjera Directa y de reducción del desempleo y la pobreza.

Atrás quedaron el déficit que llegó a ser cerca del 7 % del Producto Interno Bruto, el crecimiento por debajo del 3.9 % y las recaudaciones que estaban por debajo de lo estimado.

Durante el 2019, la economía dominicana continuó transitando el camino del crecimiento económico con estabilidad de precios, alcanzando una expansión del 5.1 %, el crecimiento más alto de América Latina y el Caribe, región que promedió 0.1 %.

Mientras que, en los últimos 7 años, la República Dominicana ha crecido en promedio 6.0 % anual.

Un punto a destacar en el marco de este crecimiento económico extraordinario es el rol del pujante y emprendedor sector privado de la República Dominicana. La inversión y el consumo de origen privado explican más del 85 % de la demanda interna.

En otras palabras, la gestión y orientación de Presidente Medina lograron que el sector público sentara las bases de confianza y certidumbre y la iniciativa privada se ha desarrollado a plenitud.

Cabe resaltar que el crecimiento se muestra en prácticamente todas las actividades productivas desde la Construcción, Finanzas, Energía y Agua, Transporte, Actividades Inmobiliarias, Salud, Agropecuario, entre otras.

Los logros alcanzados en término de la economía nacional y a nivel de los hogares, se han complementado con un excelente desempeño del sector externo, cerrando el 2019 el saldo de la cuenta corriente de la balanza de pago con un déficit de apenas 1.4 % del PIB.

A su vez, la depreciación del tipo de cambio, entre el – 4 y el -9 %, se encuentra por debajo del promedio de las economías regionales y la inflación acumulada en 2019 se situó en 3.66 %, es decir, se mantiene por debajo de la meta de inflación de 4.0 %, ±1 %.

La inflación promedio para toda la gestión fue de 2.65 %, la más baja en los últimos 7 años.

Esta mejoría en las cuentas externas ha permitido la acumulación de Reservas Internacionales a los niveles más altos de la historia del Banco Central superiores a los US$8,000 millones de dólares lo que representa alrededor de 10 % del PIB, valor considerado como óptimo por el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Todo esto ha permitido que desde 2012 el país haya sido capaz de generar 889,986 empleos netos, para un ritmo promedio de creación de empleos anuales de 127,141 empleo por año, superando con creces la meta de 100,000 empleos del programa de gobierno.

Así el número de dominicanos y dominicanas empleados en el 2012 era de 3,825,893, mientras que a finales de 2019 estaban empleados 4,715,879 dominicanos y dominicanas.

Todo esto se ha traducido en una reducción sin precedentes de la pobreza monetaria, que pasó de 39.7 % en 2012 a 20.6 % en 2019, lo que significa que 1 millón 800 mil dominicanos lograron superar el umbral de la pobreza en siete años y medio.

Además, el porcentaje de personas en situación de pobreza extrema descendió de 9.9 % a 2.4 % durante el mismo período, lo que significa que 700 mil dominicanos salieron de la pobreza extrema.

Para enfrentar el histórico problema eléctrico, se aumentó la capacidad instalada de generación de 2,998 megavatios a 4,850 megavatios, lo que implica que ahora hay un millón 875 mil familias que reciben energía eléctrica las 24 horas, o sea, un 130 % más hogares que en 2012.

Solo la construcción de Punta Catalina aporta 756 megavatios diarios con la tecnología fósil más limpia y eficiente del país. Además de contribuir a la disminución del endeudamiento, esta planta va a reducir la factura eléctrica de las familias dominicanas y está atrayendo ya nuevas inversiones.

También se puso en marcha el gasoducto de 50 kilómetros instalado en el Este del país, desde Boca Chica hasta San Pedro de Macorís por la firma AES Dominicana y que está permitiendo convertir a gas natural las unidades Quisqueya I y II, CESPM, Sultana del Este y de ser posible Los Orígenes, con una capacidad conjunta de 940 megavatios.

Cabe destacar que antes de 2012 solamente se generaban 33 megavatios a través de energías renovables, mientras que se han sumado con 604 megavatios. Si se añaden los 626.5 megavatios que aportan las hidroeléctricas, esto suma en total 1,230.5 megavatios de capacidad instalada, que equivale a más del 25 por ciento de generación de energía renovable.

En cuanto a obras públicas e infraestructura, el Gobierno ha logrado modernizar la red vial con infraestructuras de primer nivel e incrementar su seguridad con el establecimiento de un eficiente sistema de asistencia en las carreteras, que las ha colocado entre las más seguras de América Latina.

Es justo destacar la Circunvalación del Gran Santo Domingo, la Avenida Ecológica, la carretera Puerto Plata-Navarrete, la carretera turística Santiago-Puerto Plata, la Circunvalación de San Juan de La Maguana, la Circunvalación de Azua, la circunvalación de San Francisco de Macorís, entre otras.

En paralelo con este esfuerzo, también se ha prestado gran atención a mejorar el servicio de transporte dentro de las ciudades.

El Gobierno ha impulsado una transformación y modernización radical de la situación actual de la red de transporte, para garantizar a los ciudadanos una movilidad segura, confiable y asequible, así como puestos de trabajo dignos para los trabajadores del sector.

A través del Instituto Nacional de Tránsito y Transporte Terrestre (Intrant) se han dado pasos importantes, gracias a la promulgación de la Ley 63-17 de movilidad, transporte terrestre, tránsito y seguridad vial, como la licitación de rutas de transporte.

Además, está la ampliación del Metro de Santo Domingo con finalización de la línea 2, la construcción y puesta en marcha del teleférico de Santo Domingo, que ha unido 30 barrios de Santo Domingo Norte y Este, así como el inicio de los trabajos de construcción de la línea dos del teleférico de Santo Domingo, que contará con 8 estaciones, beneficiando los barrios al Distrito Nacional con los municipios de Santo Domingo Oeste y Los Alcarrizos.

La capacidad de la OMSA también ha sido ampliada con la integración de 488 autobuses desde el 2012.

Aunque muchos quieran negarlo, ningún Gobierno había asumido con mayor seriedad la protección y rescate de los recursos naturales como la actual gestión, en la que se han plantado más de 57 millones de árboles en los proyectos agrícolas y forestales.

Por eso, se emprendieron siete grandes proyectos de reforestación para el Desarrollo Sostenible de las Cuencas Hidrográficas de la Región Sur del País, reforestando más de 532 mil tareas, lo que representa un avance del 69 % de la meta total, que era de 767,000 tareas.

También se ha empezado el rescate a largo plazo de la cuenca del río Ozama, el desalojo de las plantaciones agrícolas del Parque Nacional Juan Bautista Pérez Rancier (Valle Nuevo), el desalojo de las ocupaciones del área de amortiguamiento del Parque Nacional Los Haitises, entre muchas otras iniciativas de conservación de los ecosistemas y la preservación de las fuentes generadoras de agua.

Y no olvidar como el Gobierno creó el Plan Nacional de Regularización para subsanar los efectos de la Sentencia 168-13 del Tribunal Constitucional que despojo a ciudadanos de su identidad y nacionalidad, violentando derechos y que además colocó al país en una difícil situación internacional enfrentando serias acusaciones.

Como partido nos sentimos profundamente orgullosos de todo lo que hemos logrado a través del Gobierno liderado por el Presidente Danilo Medina. El Partido de la Liberación Dominicana siente la satisfacción de haber dado uno de los mejores gobiernos que ha tenido el país y la región.

Sin embargo, reconocemos que hay un mensaje para el PLD en el resultado de las pasadas elecciones. No fue un rechazo al Gobierno ni al Presidente Medina, que los estudios indican que tienen alto nivel de favorabilidad, ni siquiera al PLD per se, que aún es el partido con la mayor militancia y simpatías en el país.

Sabemos que hay un pedido de que ya demostrado que podemos hacerlo bien hay otras cosas por hacer mejor. Nos despedimos de 8 años de éxitos contribuyendo al país para seguir trabajando por el país y trabajar en ser de partido que hoy por hoy sigue siendo en quien más se confía para gobernar el país.

Las transformaciones y el impacto en la vida de los ciudadanos de distintos sectores plantaron la semilla de la esperanza de que otra realidad es posible. Y tanto el Presidente Medina como en el PLD estaremos trabajando vigilantes y sin descanso porque todo lo conseguido permanezca y por qué se continúe con el sendero del progreso. En honor a nuestro lema: servir al partido para servir al pueblo.

 

últimas Noticias
Noticias Relacionadas