Hablan los hechos

El ejercicio de la política no es una ficción, invención o cuento

“Gracias a tantos colegas y amigos por sus palabras y mensajes de felicitación a raíz de nuestro diseño estratégico de campaña del hoy presidente electo de República Dominicana”, el entrecomillado que abre este escrito y que corresponde al coordinador del equipo de estrategia del presidente electo llena a cualquier ciudadano de incertidumbre y pánico.

Las preocupaciones surgen al deducir que ha ganado una estrategia de campaña, no un dirigente político o un partido político, que en el esquema democrático es quien se prepara para dirigir el Estado.

Unas declaraciones de los integrantes de dicho equipo, a todas luces exitosos en sus especialidades y negocios, hacen ver que más allá de las bondades del candidato o su propuesta de gobierno ha triunfado el marketing político.

Y el ejercicio de la política no es solo marketing, sobre todo cuando se va al gobierno a trazar políticas públicas, a escuchar el clamor ciudadano y administrar recursos estatales.

Lo que se deduce de una entrevista concedida al Listín Diario por el equipo de estrategia del candidato ganador es que lograron imponerse a las debilidades y limitaciones de un ser humano que el próximo 16 de agosto ascenderá a la Presidencia de la República.

En el reportaje se dice que una consultora mexicana vino al país “se metió en el closet del candidato, le cambió totalmente la imagen física y cómo debía parecer”.

Es como para reconectar con el viejo refrán de que el “hábito no hace al monje”, en clara referencia a que las personas no deben ser juzgadas por su apariencia, sino que es necesario distinguir su comportamiento y los valores con que se orientan.

El coordinador de la estrategia apuntó en el reportaje que la idea era posicionar al candidato sobre el concepto de “cambio” y convertirlo en el candidato nacional, no en la figura del Partido Revolucionario Moderno.

Una ofensa a la dirigencia y militancia de esa agrupación, que son los que aportan su sudor, tiempo y recursos en procura de conquistar el voto ciudadano.

Como lo expresara el Profesor Juan Bosch “El partido hace a sus líderes en la misma medida en que estos hacen el partido y líderes y partido se hacen como una unidad al mismo tiempo y mientras llevan cabo la tarea de crearse a sí mismos” (Juan Bosch. Artículo “La función del líder”, 1972).

Es la forma de pensar de los llamados especialistas en marketing e imagen, quienes forman parte de un conglomerado que se hace llamar sociedad civil, que tienen como meta destronar a los políticos, sin el mayor de los esfuerzos.

El ejercicio de la política no es una ficción, invención o cuento, que da como resultado un libro o un audiovisual.

La política no es tan mecánica; los acontecimientos no pueden ser predeterminados con tanta rigurosidad como se hace un libreto para una obra teatral o una película.

Es cierto que en las campañas electorales se recurre al asesor, al conocedor de áreas que tienen que ver con la percepción de la gente, pero eso constituye una parte del todo en la que la labor del militante es determinante.

La estrategia del ganador resultó exitosa desde el mismo momento en que asociados a sectores económicos y mediáticos lograron dividir al PLD y encontrar un campo abierto para una campaña negativa en contra del gobierno de mayores realizaciones en la historia política reciente.

El Partido de la Liberación Dominicana se adentrará en un proceso de revisión interna, como ha sido la tradición, en su condición de entidad partidaria que se rige por el principio de “la promoción del debate interno como medio que permite la aportación de ideas y nuevas perspectivas que pueden enriquecer la organización”.

El PLD está obligado a afrontar el reto de la desconfianza creada en la población, que ha originado el descontento y el rechazo momentáneo de menos de un tercio de la población de electores que respaldó a los ganadores.

Como objetivo, en el Partido de la Liberación Dominicana se debe procurar un cambio de visión a la mala imagen que de él y sus dirigentes vendió la oposición, por una visión positiva del militante disciplinado, organizado, sencillo.

Se espera que a partir de las reflexiones e introspección que se hagan en el próximo congreso del Partido se superen las debilidades que sirvieron de pretexto a la oposición para desnaturalizar la imagen de nuestra organización, y, lo más importante, se desarrolle un dirigente más apegado a la mística que siempre ha caracterizado a los discípulos de Juan Bosch que militamos en su obra maestra: el Partido de la Liberación Dominicana.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas