Editorial

Rebrote demuestra que pandemia no es un relajo

En la semana en curso República Dominicana inicia el tránsito de un nuevo periodo en estado de emergencia, decretado por el Poder Ejecutivo, luego de la aprobación otorgada por el Congreso Nacional.

Es el tiempo más prolongado en las declaratorias de emergencia, recordando que en una primera ocasión fue de 25 días; la segunda y la tercera de 17, la siguiente de 15 días, luego de 12 y finalmente de 17 de nuevo. En esta oportunidad es por 45 días, justificados porque las circunstancias así lo imponen.

El sábado último República Dominicana registró un nuevo récord de fallecimientos por causa de COVID-19 en un día, contabilizándose 29 muertes en 24 horas. Los casos de contagios se han elevado al promedio de un mil por día.

El Covid-19 tiene de rodillas al mundo. En nuestro país se ha registrado un rebrote, surgido a partir de la reapertura económica, el proceso electoral que concluyó el pasado 5 de julio y la indisciplina social.

Son abundantes los reportes periodísticos con denuncia de aglomeraciones humanas, en desobediencia del recomendado distanciamiento y el uso de mascarillas, que son las acciones preventivas que evitan el contagio, mientras se avanza en la obtención de la vacuna.

Ante esta situación el gobierno decidió solicitar de nuevo al Congreso de la República el estado de emergencia, en procura de detener la propagación del virus.

El resurgimiento de los efectos catastróficos ocasionados por el poder patógeno del nuevo coronavirus (Covid-19) representa una seria amenaza a la capacidad del sistema hospitalario, público y privado, para dar respuestas a la demanda de atención médica a los afectados, lo que ha motivado que el presidente Danilo Medina haya solicitado, de manera responsable, la declaración de emergencia pese a hallarse en los días finales de su mandato.

Es una situación complicada y delicada la que se vive en República Dominicana por la rápida multiplicación de los contagios, razonó el mandatario en el acto inaugural de un hospital en Bonao, Monseñor Nouel.

Enfrentar la emergencia sanitaria es la principal prioridad. Si no se contiene el contagio no habrá manera de propiciar la recuperación económica, que es una necesidad para el país.

Desde el Congreso Nacional, desde el Ejecutivo y su Dirección Política, el Partido de la Liberación Dominicana respalda las acciones adoptadas para enfrentar como prioridad la crisis sanitaria. Exhorta, además, a sus dirigentes, miembros y al pueblo en general a que se asuma con seriedad la situación generada por la pandemia, porque como ha quedado demostrado, el Covid.19 no es un relajo.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas