Editorial

Tareas del momento en el PLD

La misma noche del domingo 5 de julio, día de las votaciones generales para escoger las autoridades nacionales que se instalarán el próximo 16 de agosto, el Partido de la Liberación Dominicana (PLD) reconoció el triunfo de su competidor.

El candidato presidencial de nuestro Partido, con gallardía y responsabilidad, tal y como lo predicó en la campaña, al proyectar los resultados parciales de la consulta a cargo de la Junta Central Electoral (JCE) y confrontarlos con los datos internos, confirmó una tendencia irreversible que favorecía a su competidor.

“Le deseamos que Dios lo guíe, le dé salud y energía para que pueda administrar sabiamente nuestro país y continuar las sendas de bienestar y la prosperidad para todos los dominicanos y dominicanas”, manifestó Gonzalo Castillo en una expresión que ha quedado sellada en la historia electoral y que no vio el Presidente Danilo Medina en el 2016, pese a haber obtenido un 62 por ciento de los votos válidos.

Sin tomar en cuenta ese lamentable episodio de la historia reciente, el propio Presidente Danilo Medina fue el primero en felicitar al electo jefe de Estado: “Extendemos por esta vía nuestra felicitación al nuevo presidente electo Luis Abinader, con quien conversamos y (a quien) auguramos el mayor de los éxitos. ¡Qué viva RD!”, escribió.

Para completar el trípode de reacciones que consolidan el carácter democrático del Partido de la Liberación Dominicana, se pronunció la Dirección Política, felicitando al Partido ganador y al candidato que contó con el favor popular.

De manera especial el PLD expresó gratitud al pueblo dominicano, quien en esta oportunidad le favoreció con el 38 por ciento de los votos válidos emitidos y por haberle otorgado el triunfo en cuatro períodos electorales consecutivos.

Sin duda alguna el sistema democrático ha salido enaltecido, consolidado y fortalecido, con la aplicación del principio boschista de no dejar perecer la democracia.

Como ha sido la tradición, favorecido o no en la competencia electoral, en el PLD ha llegado la hora de entrar en un proceso reflexivo, de evaluación de las faltas en que pudo haberse incurrido y emprender el camino de la introspección, de la crítica y autocrítica, como se aprendió en los Círculos de Estudios, hasta llegar a la renovación de los organismos, compactar la fuerza y fortalecer la institucionalidad para contar con un mejor instrumento de lucha que permita la recuperación del favor del pueblo y servirle como siempre lo hemos hecho desde el gobierno: de la mejor manera.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas