Opinión

TIEMPO DE PETRÓLEO

La rueda del desarrollo histórico-social de la humanidad siguió su agitado curso y al transitar por la segunda década del siglo XXI el uso del petróleo seguía siendo la principal fuente energética de la sociedad.

El energético que ha movido el mundo en los últimos 150 años dejará de ser su motor económico…pero ¿para cuándo? “Ya ha dejado de serlo”, matiza el investigador español Daniel Lacalle, autor del libro “La Madre de todas las batallas: la energía, árbitro del nuevo orden mundial” (2014).

El analista Lacalle afirma que “va desapareciendo como elemento protagonista de energía primaria, es inexorable. Es una tendencia similar a la del carbón, que fue la base de la industria y del crecimiento hasta que aparecieron alternativas”.

Pero algunos juicios sobre el adiós del petróleo lucen simplistas. Olvidan que las innovaciones, los cambios en la base industrial, en los medios de transporte, y otras fuentes de energía parecen levantar alas tecnológicas. Esos cambios toman su tiempo.

El uso histórico de las fuentes de energía más baratas y concentradas como el petróleo constituye una de las causas más directa del crecimiento económico unido al mejoramiento de la calidad de vida de la población.

En pocas palabras: mejores fuentes de energía aumentan la productividad. Este efecto es enorme, la energía generada a bajo costo y de manera abundante ayuda a levantar a las naciones de la pobreza, mientras que limitar el suministro las condena a colapsar.

Cuando en los inicios del siglo XVIII el inventor inglés Thomas Newcomen (1663-1729) dio pasos concretos en la invención de una máquina de vapor que posteriormente fue superada en sus aportes tecnológicos de James Watt (1736-1819) se avanzó en la invención de la máquina de vapor aplicaba a medios de transporte, la cual fue patentizada en 1769.

La revolución industrial avanzaba dentro de la economía inglesa colocándola como principal potencia del naciente capitalismo. Hasta entonces el carbón, la leña y otros combustibles no eran más que fuentes de calor, pues la energía química se transformaba en calorífica que se usaba para trabajos del hogar.

Pero la máquina de Newcomen fue innovadora debido a que era energía calorífica que se convirtió en energía física o extracción mecánica. La capacidad de trabajo de la persona y hasta de los animales (caballos y bueyes) se hizo más humano gracias al uso del carbón,

Entonces el consumo de carbón, según avanzaba en Gran Bretaña, se mostraba como los inicios de una transformadora revolución industrial.

Las posibilidades de la máquina de vapor alimentada con carbón parecían ilimitadas. Sin embargo, a mediados del siglo XX el crecimiento de la demanda se ha frenado bastante debido en gran medida al efecto ahorrador e innovador que tuvieron las crisis energética y económica de los años setenta y ochenta. El incremento de la demanda ha sido sólo de un 50 por ciento.

La economía petrolera es responsable del 2,5 por ciento de la producción de bienes y servicios (PIB) mundial, lo que representa un tercio del suministro de energía primaria. Debido a que el petróleo es tan importante, el mundo entero se ve afectado por lo que ocurre con este producto vital.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas