Editorial

El orgullo del deber cumplido

Amparado por la Ley Sustantiva de la nación y los principios de la legalidad que rigen los actos del Estado, el Presidente de la República, Danilo Medina, ha desarrollado en los últimos días de su mandato una intensa labor a favor de la población, cumpliendo así los compromisos asumidos como jefe de Estado.

Junto al intenso trabajo de traspaso de mando, la lucha contra el coronavirus COVID-19, el Gobierno se ha mantenido entregando múltiples obras físicas que garantizarán mejores servicios públicos para la población.

Con la determinación de entregar lo construido o dejar en funcionamiento nuevos servicios gubernamentales, el mandatario demuestra que el bienestar ciudadano siempre ha estado en los objetivos fundamentales de su gestión desde 16 de agosto de 2012.

En el último mes se inauguraron escuelas, estancias infantiles, hospitales, carreteras, facilidades de almacenamiento de derivados del petróleo, generadores eléctricos, presas, terminales de autobuses junto a la realización de sus habituales Visitas Sorpresa en todo el territorio nacional.

Se despide Danilo Medina dejando una gran cantidad de obras de infraestructuras que desempeñan un papel de principalía en el impulso que demanda el país en su ruta al desarrollo y la consolidación de su crecimiento.

Con trabajo tan intenso, en lugar de acomodarse al echarse la paloma, como se expresa en buen dominicano, Danilo Medina da muestras del compromiso asumido al juramentarse de realizar un gobierno en beneficio de todos los sectores nacionales y habilitar obras que se traduzcan en calidad de vida y mayores oportunidades para los dominicanos y las dominicanas.

Con la frente en alto y el orgullo del deber cumplido concluye un presidente por el Partido de la Liberación Dominicana una gestión de gobierno caracterizada por la eficiencia, la modernización del Estado y el desarrollo del país cuya valoración corresponde ahora a sus conciudadanos y conciudadanas.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas