Opinión

Otro abuso

El trabajador dominicano cuando llega a la edad de retiro luego de una intensa y prolongada labor productiva en el sector público o privado, inicia una nueva etapa de sufrimiento y amargura que no termina para obtener una pensión digna y merecida.

Es increíble como miles de ciudadanos y ciudadanas en edad de ser pensionado se hacen reo de las inequidades de unas legislaciones que los coloca en una situación de desesperación y humillación.

No puede ser posible que en pleno siglo XXI en la República Dominicana las leyes (379-81) que establece el Régimen de Jubilaciones y Pensiones y la (87-01) que crea el Sistema de Dominicano de Seguridad Social, contemplen en sus articulados tantas situaciones desfavorables hacia el trabajador nuestro.

Señores, es insólito, esas leyes hay que revisarlas urgentes, hay encaminarlas hacia un sendero de equidad y justicia, no se puede seguir tolerando tantos abusos e incomodidades hacia los afiliados de esos esos sistemas.

Por ejemplo, para que ustedes tengan una idea de lo que está sucediendo, un dominicano que haya entrado al sistema después de los 45 años, alcanzado los 20 años servicios, 60 de edad y 15 años cotizando, según la ley este servidor podrá optar por una pensión del Estado dominicano.

Ahora bien, pero que sucede, pasa y acontece; -y ahí es que esta el abuso – luego del trabajador completar todos esos requerimientos arriba mencionados, ya cansado, enfermo y lleno de necesidades, ese criminal sistema no le devuelve de inmediato sus fondos acumulados en la Administradoras de Fondos de Pensiones(AFP).

Lo que hace es de una manera insólita y abusiva transferir esos fondos al Ministerio de Hacienda vía la Dirección de Defensa al Afiliado (DIDA) para en un plazo aproximado de 9 meses poder retirarlo. Díganme ustedes, como se le puede llamar a esto?.

Esas legislaciones vigentes que regulan el Sistema Dominicano de la Seguridad Social y el Régimen de Jubilaciones y Pensiones, deben de ser revisadas y transformadas de arriba abajo. Hay que lograr de manera urgente que el trabajador dominicano sea remunerado y tratado dignamente por los insaciables propietarios de las AFP y el propio Estado.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas