Editorial

Con la disposición de poner la casa en orden

Estando en la mirilla de sectores foráneos, grupos económicos, mediáticos y de sus adversarios políticos, el Partido de la Liberación Dominicana ofrece nuevas muestras de fortaleza como organización política.

Pese al natural desgaste de cuatro periodos gubernamentales consecutivos en los que la atención al gobierno restó vigilancia a la estructura partidaria, el PLD exhibe eficacia y capacidad de renacer.

El PLD es más fuerte de lo que pueden imaginarse quienes lo ven desde fuera o de quienes tienen por objetivo aminorarlo o reducirlo.

Estando literalmente “como la arepa”, un dominicanismo que significa tener fuego por arriba y fuego por abajo, es decir estar entre fuego cruzado, el Partido de la Liberación Dominicana y su dirigencia salen a camino demostrando capacidad para el trabajo político y la aplicación de los métodos para hacerlo.

Recibiendo las embestidas de una campaña descomunal la dirección política peledeísta se reúne, hace un autoanálisis y adopta la decisión de convocar a su Congreso Ordinario, un tema pendiente en la agenda partidaria.

Se conforma una comisión que de inmediato se involucra en los detalles organizativos del más alto organismo de dirección partidaria, mientras comisiones designadas por el Comité Político adelantan las documentaciones que servirán de guía para las amplias discusiones del IX Congreso Ordinario José Joaquín Bidó Medina.

Bidó Medina está en el cuadro de honor del PLD como uno de sus miembros fundadores, integrante del Comité Político desde la fundación del Partido en 1973. Es un referente moral en República Dominicana y un consagrado dirigente político, auténtico discípulo del Profesor Juan Bosch, abanderado de los principios éticos enarbolados por el maestro.

Que a unanimidad se escogiera este nombre para designar tan magno evento obliga a todo el Partido a actuar de forma coherente para así honrar la trayectoria de vida ejemplar de este bastión del peledeísmo.

La disposición mostrada para poner la casa en orden, pasar por una sincera introspección, corregir lo que no ha estado funcionando, de seguro que ofrecerá como resultado una organización con más vigor y fortaleza, con una estructura funcional sobre el fundamento de la dirección colectiva y de la división social del trabajo, uno de los principios fundamentales del PLD.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas