Editorial

Es torpeza pretender desacreditar las visitas sorpresa

Dos funcionarios de la presente gestión de gobierno a los que les asienta con propiedad el título de sabelotodo, en sendas declaraciones a los medios de comunicación procuraron estigmatizar el exitoso programa de las visitas sorpresa implementado por el presidente Danilo Medina en sus dos períodos de gobierno.

El primero de los funcionarios afirmó que se formatearon los discos de las computadoras, aprovechando el período de transición, borrando así las informaciones relativas a los proyectos acometidos por las visitas sorpresa.

Es el mismo denunciante quien más adelante dijo que, “por suerte”, encontraron una memoria USB con “parte de la información”.

El segundo de los burócratas que aludimos incurre el tremendismo de denunciar que 200 vehículos del Instituto Agrario Dominicano fueron “repartidos” y “no se sabe dónde están”, señalando que una parte de ellos fueron “repartidos en las visitas sorpresa”, en beneficio de particulares y asociaciones de agricultores.

Mediante documentaciones e informes que se publicaban de forma constante, con los que se confeccionaron impresos y se colocaron en línea, se explicó que por intermedio de diversas instituciones del Estado, entre ellas el Fondo Especial para el Desarrollo Agropecuario y el Instituto Agrario Dominicano, el Gobierno asumió la responsabilidad de 2,461 proyectos, según un corte realizado en julio último.

Con el empleo del término ‘reparto’, desde el IAD se está consumando el atropello de asaltar asociaciones campesinas e incautar maquinarias agrícolas, empleadas por los núcleos de labriegos y pequeños productores para producir y hacer sus aportes a la economía y al suministro de alimentos.

Desarrollándose al margen de la politiquería, el programa de las visitas sorpresa permitió a numerosas comunidades tener acceso al Presidente de la República y expresarle necesidades puntuales para impulsar proyectos de desarrollo, que se convirtieron en realidad.

Porque se conoce que las cuentas de esos proyectos están claras y que sus resultados han sido beneficiosos para los productores a los que se les ha destinado, sectores de la opinión pública están reclamando respeto para con este programa, y en lugar de torpedearlo o intentar desacreditarlo recomiendan seguir acompañándolo.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas