Internacionales

Republicanos parecen asegurar votos para confirmar juez

Los republicanos del Senado estadounidense parecen hoy más cerca de su propósito de confirmar a un nuevo juez para la Corte Suprema del país, pese a la proximidad de las elecciones del 3 de noviembre próximo.

El senador Mitt Romney anunció este martes que apoyará una votación en la Cámara Alta sobre la persona que sea propuesta por el presidente Donald Trump para el máximo tribunal del país, lo cual prácticamente garantiza a la fuerza roja el respaldo suficiente para confirmar al nominado del mandatario.

La decisión de Romney es un fuerte golpe para los demócratas, quienes buscan evitar la confirmación de un nuevo magistrado en 2020, luego de que en 2016 fueron los propios republicanos quienes se negaron a considerar un juez para la Corte Suprema en un año electoral.

Tras la muerte del magistrado Antonin Scalia en febrero de 2016, nueve meses antes de los comicios presidenciales, los republicanos argumentaron que el nuevo integrante del tribunal debía seleccionarlo, no el entonces presidente del país, el demócrata Barack Obama, sino el mandatario que resultara vencedor en las urnas.

De ese modo, cuando Obama quiso nominar a Merrick Garland para el órgano de nueve miembros, muchos miembros de la fuerza roja respaldaron la decisión del líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell, de no evaluar esa propuesta.

Trump está hoy en una posición parecida a la de su predecesor hace cuatro años, debido al deceso el viernes último de la reconocida jueza Ruth Bader Ginsburg, y ya el jefe de la Casa Blanca dio a conocer que el sábado divulgará su propuesta para reemplazarla.

A diferencia de lo ocurrido en 2016, este escenario se da a menos de dos meses de los comicios presidenciales, pero los republicanos, que mantienen la mayoría en el Senado, sí están dispuestos ahora a celebrar la votación y confirmar al nominado de Trump.

Dos senadoras del partido rojo, Lisa Murkowski y Susan Collins, dijeron que se oponen a una confirmación este año, pero dada la superioridad de los miembros de su partido en el Senado -53 escaños, frente a 47 demócratas-, el anuncio de Romney parece suficiente para inclinar la balanza a favor de los republicanos.

McConnell esencialmente aseguró el apoyo dentro de su grupo de 53 miembros para mover a un nominado a la Corte Suprema este año, lo cual crea las bases para una pelea explosiva que los críticos advierten que podría conducir a una reforma del Senado, señaló al respecto la publicación The Hill.

Por su parte, el sitio digital Politico sostuvo que los líderes de la fuerza roja todavía están decidiendo si intentan llenar la vacante antes de las elecciones o esperan hasta que pasen los comicios, pero la opinión predominante en el partido es actuar lo más rápido posible.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas