Hablan los hechos

Vulnerable Seguridad en Haiti

Por Anelí Ruiz García

Al menos una decena de personas fueron asesinadas en Puerto Príncipe en menos de una semana, entre ellos Monferrier Dorval, presidente del Colegio de Abogados, quien, horas antes de su muerte, criticó en la radio la ingobernabilidad en Haití.

También fallecieron de forma violenta dos empresarios, un periodista y otras cinco personas anónimas, todos en circunstancias que aún se investigan.

Los homicidios, que ganaron eco en la prensa nacional e internacional, son solo la punta del iceberg de un fenómeno más complejo.

El 31 de agosto la polémica federación de bandas atacó la zona de Bel Air, en las inmediaciones de la sede gubernamental, incendió viviendas y obligó a los residentes a huir hacia la principal plaza pública del país.

Según declaró el economista y activista Camille Chalmers, la agudización de la violencia contra sectores populares, en especial en los barrios vulnerables de la capital, forma parte del proyecto político del partido gobernante, junto a la administración estadounidense

.El plan es reinstaurar “un régimen autoritario controlado por la oligarquía” que elimine las conquistas democráticas alcanzadas por Haití, subrayó el también integrante del Foro Patriótico.

Sugerencia del Gobierno o no, la articulación de las pandillas radicalizó el crimen en varias zonas de la nación, “incluyendo masacres, quema de casas, violación masiva contra mujeres y niñas e instaurando el terror para obstaculizar toda movilización”, aseguró Chalmers.

Informes de organizaciones locales de derechos humanos revelaron que casi 250 personas fueron asesinadas en Puerto Príncipe de enero a junio, a los que se le suman otros 50 en julio solo en la barriada de Cité Soleil

.En ese mismo periodo, la Oficina de Naciones Unidas en Haití señaló que 159 ciudadanos perecieron y casi un centenar resultaron heridos, entre ellos niños, como consecuencia de las acciones de las bandas armadas.

Mientras se multiplican las movilizaciones contra la inseguridad y la principal universidad del país cierra sus puertas en protesta contra el fenómeno, aún las zonas desfavorecidas están bajo el control de las cuadrillas que operan sin resistencia en áreas carentes de ley.

* De Prensa latina

últimas Noticias
Noticias Relacionadas