Hablan los hechos

Fricciones políticas complica panorama electoral de Haití

Por Aneli Ruiz Garcia

Mientras se agudiza hoy la crisis sociopolítica en Haití con la multiplicación de protestas y se avecina un complejo proceso electoral, en el seno de la oposición comienzan a surgir fricciones.

El martes ultimo se conoció que varios representantes en el departamento Norte del Sector Democrático y Popular (SDP), abandonaron la organización conocida por la lucha frontal contra el jefe de Estado, Jovenel Moise.

En esa región se encuentra Cabo Haitiano, la capital colonial de Haití y la segunda urbe del país.

Según explicaron la renuncia es una señal de solidaridad con el exsenador Kély Clédor Bastien, cuya polémica ruptura con el SDP provocó declaraciones contradictorias entre sus dirigentes.

Presuntamente Bastien participó de una reunión ‘no autorizada’ con el gobernante Partido Haitiano Tek Kale (PHTK), su principal oponente político, y cuando esta salió a la luz recibió críticas de otras franjas opositoras.

El ex parlamentario, por su parte, aseguró que el encuentro fue programado por los propios líderes del Sector Democrático y anunció su dimisión, aunque sostuvo que mantendrá su lucha contra el Gobierno.

Además de las fricciones en una de las más amplias plataformas de la oposición, la reciente formación de varios partidos políticos, poco antes del criticado plan electoral de Moïse, sugiere que algunas estructuras podrían presentarse a elecciones.

Solo en el último fin de semana surgieron al menos tres partidos, liderados por ex legisladores y parlamentarios en activo. Por su parte, otras organizaciones comenzaron nuevamente a mover los hilos de la política.

Hasta la fecha la mayoría mantiene el discurso de la inconstitucionalidad del Consejo Electoral Provisional, instalado por el mandatario a finales de septiembre, y aseguran que no participarán en unos sufragios porque los resultados se conocen de antemano.

El Gobierno, por su parte, ya destinó en la nueva Ley de Finanzas unos tres mil 100 millones de gourdes (poco más de 49 millones de dólares) a ‘actividades electorales’ y 500 millones de gourdes (casi ocho millones de dólares) de ‘apoyo a los partidos políticos’.

Mientras tanto, organismos internacionales como Naciones Unidas alertaron de un incremento de la violencia en los últimos meses, con bandas que desafían la autoridad del Estado y divisiones políticas que impiden avanzar hacia elecciones legislativas.

Noticias Relacionadas