Opinión

El Mercado de pulgas y su activismo dentro de la economía informal

El mercado de las pulgas ha cobrado notoriedad no solo a nivel de la República Dominicana sino en muchas grandes ciudades del mundo por la variedad de mercancías que se pueden conseguir originales, nuevas y usadas a bajo costo.

Desde hace 18 años, en nuestro país, se ha desarrollado este tipo de economía informal aprovechada por pobres, y no tanto, como una forma de rendir el presupuesto de sus hogares.

Estos tipos de negocios pueden ser una motivación para muchos turistas que nos visitan, como sucede en otros países, donde se les ofrecen facilidades a los comerciantes para que se esmeren en poner hermoso su negocio, con grandes variedades de artículos multicolor y útiles objetos.

Los artesanos producen piezas específicas y características del folklor del país para vender a buenos precios en esas plazas que también son aprovechadas para exhibir artículos del hogar, belleza, accesorios, perfumes, artículos de cocina, comida de distintas variedades, Pizzas, televisores, radios, calzados, piezas de vehículos, alfombras, cortinas, ropas nuevas y usadas, juegos de niños, gorras, correas, carteras, patines y patinetas, baterías de celulares, libros, mochilas y otros.

Los mejores mercados de pulgas del mundo se encuentran en Pasadena, California; Buenos Aires, en Argentina; Londres, Inglaterra, París, Francia; Tel Aviv, Israel; Bagdad, en Irak; Nairobi, Kenia; Tokio, en Japón y en Gran Bazar de Estambul, en Turquía, entre otras naciones.

Estos mercados son famosos, no solamente por su tamaño, sino por la gran variedad de mercancías que venden como son, tesoros artísticos invaluables, atuendos antiguos, lámparas, especias, amuletos, cerámicas, dulces y joyas entre otras variedades.

El mercado de las pulgas, en nuestro país, pasa por un momento de crisis en donde se discute el lugar en que deben ser ubicados los comerciantes que, cada domingo, realizaban sus masivas ventas hasta que fueron desalojados por las autoridades municipales.

Se cree que estos vendedores pudieran ser reubicados en un solar baldío que se encuentra entre las avenidas Luperón e Isabel Aguiar, en la zona Industrial de Herrera.

En vista de que faltan apenas dos meses para las navidades, tiempo en el que este tipo de ventas se incrementan, y de que muchos han hecho su inversión en grandes cantidades de mercancías, las autoridades deberían esperar a enero para reubicarlos en otro lugar, mientras se les permite sacar el dinero que han invertido y llevar el sustento a sus hogares, con la promesa de que conjuntamente con el ayuntamiento dejarán totalmente limpia la zona que habitualmente ocupan en la avenida Independencia con Luperón, debajo del elevado

Noticias Relacionadas