Opinión

¿Judas o Pedro?

Cuando Juan Bosch anunció su salida del PRD, noviembre de 1973, él era el presidente y líder indiscutible de esa organización y nadie le disputaba la candidatura presidencial. Indiscutiblemente,hubiera sido el candidato de su partido y de las diferentes entidades o grupos que tramaban la conformación del Acuerdo de la Dignidad Nacional con miras a las elecciones de mayo de 1974.

Al renunciar al PRD, en el contexto en que lo hizo, demostró que no buscaba el poder por el poder. Sus objetivos se orientaban en la dirección de construir una sociedad que les garantizara a los dominicanos una vida digna y libre, sustentaba en valores.

Bosch era un líder con visión; con sentido de misión. Renunció a la creatura que había fundado cuando tuvo la convicción de que en y con el PRD era imposible lograr la transformación de la sociedad dominicana. Y lo hizo de forma ejemplar, con respeto y con decencia. No incitó ni acosó ni enchinchó a persona alguna para que lo siguieran en su decisión. Quienes lo seguimos, lo hicimos de manera espontánea, persuadidos por su visión, atraídos por su mensaje.

Cuando meses después de su salida se dedicó a construir el PLD, nunca intentó sonsacar a los que se quedaron en el PRD para que vinieran al PLD. Sus esfuerzos se enfocaron en la construcción de algo nuevo, con personas no contaminadas con actitudes y comportamientos viejos.

Cuando en octubre de 2019, Leonel Fernández renunció a las filas del PLD y a la presidencia de la organización, función que había ejercido por más de 17 años, dejaba escrito un prontuario de loas y alabanzas al partido que lo hizo presidente de la República por tres períodos. ¡Nadie jamás alabó ni se benefició tanto del PLD por tanto tiempo!
El motivo de la renuncia es cosa sabida.

En primaria libre, democrática, transparente, organizada por la Junta Central Electoral, los peledeistas eligieron a otro compañero como candidato a la presidencia de la República para las elecciones de 2020. Eso no lo soportó Fernández, quien no se preparó para la derrota. Por eso renunció, y a partir de entonces, para él, el PLD pasó a ser lo peor de lo peor.

Entonces, obsesionado con ser candidato, Fernández decide buscar la candidatura por otro partido. Mas, no funda una nueva organización política, como hizo Juan Bosch; según el rumor público,compró un partido de carpeta que transformó en la denominada Fuerza del Pueblo (Leonel Fernández Presidente), con la que participó en las elecciones presidenciales.

Los resultados de su participación son de todos conocidos. No logró obtener los votos suficientes para ser considerado partido mayoritario; y ahora, sobre la base de maniobras, quiere que se le dé esa categoría.

Asimismo, además, se dedica a tentar, sonsacar y hasta tratar de comprar a dirigentes del PLD.

Simplemente, en la práctica: ¿una negación, o una traición a la manera y a la esencia de Juan Bosch?

Ambas cosas.

Otras del Comité Político
últimas Noticias
Noticias Relacionadas