Medio Ambiente

Mueren los bosques en el vecino Haití

Haití inauguró un nuevo Centro de Germoplasma Forestal y Frutal, el cuarto de su tipo en el país para combatir la crónica deforestación que afecta a casi el 98 por ciento del territorio nacional.

La instalación, situada en Port de Paix, al noroeste de Puerto Príncipe, la capital, tiene una capacidad de producción 4,5 millones de posturas de árboles anuales y forma parte de una iniciativa gubernamental impulsada desde 2018.

El proyecto exhibe otras tres instituciones en Grand Anse, Sur y Nippes para un total de 18 millones de plántulas cada año, aunque las autoridades prevén triplicar esta cifra.

La cobertura vegetal de Haití ocupa entre el uno y el dos por ciento de su superficie terrestre, y expertos estiman que al ritmo actual podría descender aún más.

La poca área boscosa provoca la ocurrencia de considerables deslizamientos de tierra e inundaciones en los períodos lluviosos, así como la pérdida de cultivos, propiedades y vidas humanas.

Un estudio de 2018 alertó que junto a los árboles también desaparece la mayoría de especies de reptiles, anfibios y otros vertebrados.

La investigación, realizada por la Universidad Estatal de Oregón, Estados Unidos, reveló que 42 de las 50 montañas más grandes de toda la nación perdieron todo su bosque primario, y sugiere que en las próximas dos décadas desaparecerá la cubierta forestal primaria restante.

La tala ilegal y el comercio de carbón vegetal, principal combustible de las cocinas haitianas, además de la expansión del suelo cultivable en las laderas de las montañas, se encuentran en el epicentro de esta tragedia medioambiental.

Además, los últimos huracanes que azotaron al país, Sandy (2012), Mathew (2016) o la reciente tormenta tropical Laura (2020) costaron aproximadamente un millar de vidas y algunas zonas permanecieron inundadas por varias semanas.

Noticias Relacionadas