Editorial

Separar la reforma tributaria del Presupuesto, un clamor nacional

“Separar el trigo de la paja con su rastrillo. Luego limpiará la zona donde se trilla y juntará el trigo en su granero”.

Es una cita de la Biblia, el libro sagrado del cristianismo, que guardando la diferencia, sirve para interpretar la situación de malestar creada con la introducción de nuevos impuestos dentro del proyecto de presupuesto del Estado para el año 2021.

Conforme los medios de prensa, es una situación que mantiene en jaque al gobierno y se convirtió en centro de polémicas y de reacciones airadas de personas afectas a la actual Administración.

Tal fue la reacción que el sábado en la noche el Jefe del Estado se vio obligado a ofrecer una rueda de prensa sobre el tema, en la que se comprometió a consensuar con la población estos aspectos.

Partiendo de que nadie quiere que le pongan más peso a su pesada carga, se duda de la efectividad de este consenso, pero por lo menos se da a conocer la intención y no de forma subrepticia, como se ha pretendido introducir nuevos tributos.

Entre los gravámenes introducidos en el presupuesto del próximo año y que más discordia trajo sobresalen el del salario de Navidad o sueldo 13, el cual desde siempre ha estado libre de impuestos, y el de aplicar una tasa del tres por ciento sobre las compras en moneda extranjera, lo cual afectaría el comercio electrónico y los servicios de internet y otros tantos detalles que se desconocen, porque la pieza ni siquiera se ha colocado en los portales y la copia impresa, hasta el inicio de la semana, no había sido distribuida.

El Partido de la Liberación Dominicana (PLD), que ha dicho que respeta la tradicional tregua de los cien días a los nuevos gobiernos, tras deducir que en el proyecto de Presupuesto del Estado para el próximo año subyace una Reforma Tributaria, considera que dicha reforma debe ser desvinculada del Proyecto de Ley presentado.

No es prudente que un tema tan vital para el país, para su economía, se coloque subrepticiamente en otro proyecto de Ley, también importante como el Presupuesto. Reforma Tributaria por un lado y Presupuesto por otro lado, es separar la paja del grano, como recomienda la Biblia.

El PLD tiene ya sus técnicos y especialistas analizando las particularidades del proyecto presentado, y vía sus congresistas, opinará en el hemiciclo o en las diferentes comisiones que lo analicen, pero, en procura de mayor claridad, considera oportuno separar de él el tema tributario. Si el Gobierno quiere hacer una Reforma Tributaria, que proceda en esa dirección.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas