Editorial

Búsqueda de editoriales

Se han encontrado 447 editoriales

Con la disposición de poner la casa en orden

Estando en la mirilla de sectores foráneos, grupos económicos, mediáticos y de sus adversarios políticos, el Partido de la Liberación Dominicana ofrece nuevas muestras de fortaleza como organización política.

Pese al natural desgaste de cuatro periodos gubernamentales consecutivos en los que la atención al gobierno restó vigilancia a la estructura partidaria, el PLD exhibe eficacia y capacidad de renacer.

El PLD es más fuerte de lo que pueden imaginarse quienes lo ven desde fuera o de quienes tienen por objetivo aminorarlo o reducirlo.

Estando literalmente “como la arepa”, un dominicanismo que significa tener fuego por arriba y fuego por abajo, es decir estar entre fuego cruzado, el Partido de la Liberación Dominicana y su dirigencia salen a camino demostrando capacidad para el trabajo político y la aplicación de los métodos para hacerlo.

Recibiendo las embestidas de una campaña descomunal la dirección política peledeísta se reúne, hace un autoanálisis y adopta la decisión de convocar a su Congreso Ordinario, un tema pendiente en la agenda partidaria.

Se conforma una comisión que de inmediato se involucra en los detalles organizativos del más alto organismo de dirección partidaria, mientras comisiones designadas por el Comité Político adelantan las documentaciones que servirán de guía para las amplias discusiones del IX Congreso Ordinario José Joaquín Bidó Medina.

Bidó Medina está en el cuadro de honor del PLD como uno de sus miembros fundadores, integrante del Comité Político desde la fundación del Partido en 1973. Es un referente moral en República Dominicana y un consagrado dirigente político, auténtico discípulo del Profesor Juan Bosch, abanderado de los principios éticos enarbolados por el maestro.

Que a unanimidad se escogiera este nombre para designar tan magno evento obliga a todo el Partido a actuar de forma coherente para así honrar la trayectoria de vida ejemplar de este bastión del peledeísmo.

La disposición mostrada para poner la casa en orden, pasar por una sincera introspección, corregir lo que no ha estado funcionando, de seguro que ofrecerá como resultado una organización con más vigor y fortaleza, con una estructura funcional sobre el fundamento de la dirección colectiva y de la división social del trabajo, uno de los principios fundamentales del PLD.

Por: Redacción | 21 Sep 2020 | En:  Editorial
Una JCE por consenso

El Senado de la República dejó abierta la inscripción de los aspirantes a miembros titulares de la Junta Central Electoral (JCE), tal y como lo dispuso la comisión especial designada con ese propósito.

El plazo de admisión para ser candidato a miembros de la JCE será de siete días hábiles que culminarán el lunes 21, para iniciar las sucesivas fases de entrevistas, informes y finalmente llevar al pleno las recomendaciones.

En la Constitución de la República se establece que la Junta Central Electoral estará integrada por un presidente y cuatro miembros y sus suplentes, elegidos para un período de cuatro años por el Senado de la República, con el voto de las dos terceras partes de los senadores presentes.

La Ley Sustantiva atribuye esas responsabilidades al órgano electoral el cual velará por que los procesos electorales se realicen con sujeción a los principios de libertad y equidad.

Con ese propósito y el de lograr una Junta con credibilidad y la mayor aceptación, el Partido de la Liberación Dominicana sugirió la conformación de una JCE que responda al consenso de la sociedad y de las fuerzas políticas.

El planteamiento del PLD se le presentó al Presidente de la República, Luis Abinader, en el encuentro realizado el 3 de septiembre último, quien se manifestó en total acuerdo.

Para beneficio de la democracia dominicana la elección debe responder al consenso, sostiene el PLD, organización con experiencia acumulada en esa práctica cuando disponía de mayoría en la Cámara Alta.

Más allá de la independencia partidaria, que sugieren entidades de la denominada sociedad civil, el PLD considera que debe imperar el consenso en la elección, como lo han manifestado sus dirigentes, acorde a las decisiones adoptadas.

El consenso traduce, semánticamente, un acuerdo producido por consentimiento entre todos los miembros de un grupo o entre varios grupos, que es a lo que aspira el Partido de la Liberación Dominicana para evitarles al país, a su democracia y al sistema de partidos el daño que generaría una elección de los integrantes de la Junta Central Electoral dejando al margen a algunos de los sujetos políticos del sistema.

Por: Redacción | 13 Sep 2020 | En:  Editorial
PLD ofrece garantías de que situación creada por Covid-19 no se politizará

El botón del pánico se oprimió el jueves 3 de septiembre con la emisión del boletín especial de la Dirección de Epidemiología del Ministerio de Salud Pública en el que se reportaron mil dos nuevos casos de Covid-19 en 24 horas, para así llegar a los 96 mil 629 contagiados durante la pandemia y 36 decesos en un día, con los cuales sumaron en ese momento mil 801.

Los nuevos contagios y fallecimientos alarmaron a la población, lo que motivó las explicaciones del Ministerio de Salud sobre el contenido de las estadísticas de la pandemia, apuntando que en los últimos cinco días hasta esa fecha no se había notificado deceso por el nuevo coronavirus tras aclarar que las 36 muertes reportadas correspondían a las últimas cuatro semanas.

El viernes 4 septiembre no se emitió boletín aunque al día siguiente, sumando dos boletines, se reportaron 39 muertes por COVID-19 y 2,137 nuevos contagios, para un acumulado de 1,840 decesos y 98,776 casos positivos.

La preocupación ciudadana y de las autoridades llevó al presidente de la República, Luis Abinader, a colocar en el primer punto de la agenda del diálogo con los partidos políticos de oposición el tema de la pandemia por el Covid-19 y la situación de crisis en el país y el mundo.

Avanzamos a los seis meses desde que se detectó el primer caso de esta enfermedad, que ha impactado los sistemas de salud, la economía del mundo, creando una nueva realidad en la que se tiene que convivir con muertes, contagios, reducción de las actividades cotidianas entre ellas las productivas y formativas y una convivencia social diferente al comportamiento humano en el que predominan la cercanía y la manifestación de afectos.

De forma dramática el jefe del Estado presentó la situación, que la dirección del PLD no desconoce, en razón de que hace apenas unos días culminó una gestión de Gobierno con grandes esfuerzos por contener el virus y sus efectos en la salud y la economía.

De forma sincera el Partido de la Liberación Dominicana (PLD) manifestó al Presidente de la República la firme voluntad de sus miembros y dirigentes de colaborar con las autoridades para enfrentar la situación de dificultades vividas como consecuencia de la pandemia del Covid-19.

“Cuente con nosotros, Presidente. En lo que se necesite el PLD colaborará”, se le dijo al mandatario quien anotó en sus apuntes y notas las sugerencias e ideas de un experimentado equipo al que le correspondió manejar una situación totalmente desconocida por la ciencia, que tiene de rodilla al mundo.

La dirección política del PLD y el expresidente de la República, Danilo Medina, ofrecieron garantía a la comitiva del Gobierno con la que dialogó el jueves 3 de septiembre en la Oficina del Comité Político peledeísta de que esa situación no se usará para críticas o reproches. Ese tema jamás será politizado por el PLD. Así lo garantizan la madurez política de la organización y de su liderazgo.

Por: Redacción | 07 Sep 2020 | En:  Editorial
Cuidado con el circo

La segunda semana de la nueva gestión de gobierno, iniciada conjuntamente con el impacto de una tormenta tropical en sectores vulnerables y concluida con un aumento considerable de los contagios del nuevo coronavirus Covid-19, se caracterizó por las primeras presentaciones de supuestas irregularidades de la pasada administración.

Desde el mismo palacio presidencial, quizás influenciado por los asesores de la recién concluida campaña electoral, se hace una denuncia que resulta un absurdo tecnológico, desmentida por cualquier bisoño en tecnología.

Pero como la declaración proviene del superior gobierno, se tiene que justificar y ofrecer una explicación a lo expuesto por el mandatario ante un selecto auditorio, compuesto por reputados y experimentados hacedores de opinión.

Se ha captado la señal y desde los ministerios, direcciones y departamentos gubernamentales comienzan a replicarse «revelaciones» de supuestas irregularidades, destrucciones, inoperancia, nóminas abultadas, duplicidades de funciones e infinidades de anomalías, que contrastan con la moderación y respeto con que las anteriores autoridades manejaron la transición y el compás de espera que han dado a los nuevos inquilinos del Gobierno.

A distancia se intuyen directrices de posicionamiento del nuevo gobierno sustentada en el descrédito a pasados funcionarios y a la gestión en general, una maniobra riesgosa por las dificultades que pudieran ocasionar a la gobernabilidad, ahora más necesaria que antes para enfrentar la crisis generada por la pandemia del Covid-19.

No es conveniente al país, a sus instituciones, convertir el espacio político en una pista circense, en cumplimiento de aquello de “Pan y Circo”, práctica con que en la antigua Roma se procuraba retener popularidad y aceptación proporcionando trigo gratis y entradas para los espectáculos en los coliseos como forma de mantener al público distraído de la política.

Por: Redacción | 31 Ago 2020 | En:  Editorial
Para contener el Covid-19 se hace necesaria la colaboración ciudadana

En una comparecencia desde el Palacio Nacional, en los días finales del pasado mes de julio, Gustavo Montalvo, a la sazón ministro de la Presidencia, en su calidad de coordinador de la Comisión de Alto Nivel para la Prevención y el Control del Coronavirus (COVID-19), dio a conocer una serie de medidas para contener la expansión del nuevo coronavirus, causante de la pandemia que ha arrodillado al mundo.

Se avanzaba en la etapa de transición, en los días finales de una excepcional gestión de gobierno, lo que no se constituyó en obstáculo para proseguir protegiendo vidas y trabajar hasta el último día, cumpliendo con responsabilidad las funciones y el compromiso con la ciudadanía.

En una revisión de las medidas anunciadas encontramos: La prórroga hasta el 31 de agosto de las coberturas para los afiliados afectados por el coronavirus que necesitaran atención médica o internamiento en centros de salud; prórroga para que durante los meses de julio y agosto se entregaran los incentivos salariales correspondientes al personal de salud y de seguridad, junto al aumento a nivel nacional de capacidades de unidades de cuidados intensivos (UCI) y de hospitalización del Servicio Nacional de Salud, donde ya incorporaron más de 500 camas hospitalarias, incluyendo 185 camas UCI.

Montalvo anunció el aumento de capacidad diagnóstica de la virosis al pasar de 4,000 pruebas diarias a 5,000 en todo el país. Recordó que a inicios de abril se emitieron dos órdenes de compra por un total de 100,000 reactivos para pruebas diagnósticas gratuitas.

Precisó que se dispuso la toma de muestras para prueba en los hospitales Santo Socorro, Marcelino Vélez, Darío Contreras, Los Girasoles, Ramón de Lara, Central Militar y de la Policía; en San Pedro de Macorís en el Hospital Oliver Pino; en San Cristóbal, en los centros Rafael A. Mañón y el Hospital de Villa Altagracia; en Santiago en el Hospital Estrella Ureña; en Espaillat, en el Toribio Bencosme; y en La Vega, en el Luis Morillo King. En el Hospital Taiwán de Azua y Alejandro Cabral en San Juan de la Maguana.

Lo citado, entre otros detalles, lo escuchamos en el plan para enfrentar la emergencia del Covid-19, anunciado desde el Palacio Nacional por las nuevas autoridades, un explícito reconocimiento a las medidas sanitarias adoptadas por las salientes autoridades, confirmando la continuidad del Estado, una de las reglas fundamentales de la democracia.

El Plan esbozado ha sido recibido con aceptación por los sectores nacionales entre los se encuentra el Partido de la Liberación Dominicana, que por experiencia recuerda que se requiere de la colaboración de la población para que las previsiones fructifiquen.

Junto a las acciones médicas y procedimentales se requiere de motivaciones para lograr la mayor colaboración posible de ciudadanos y ciudadanas. Y es que como se ha dicho en otras ocasiones: la lucha contra el Covi-19 es una lucha de todos.

Por: Redacción | 24 Ago 2020 | En:  Editorial
Una obra de ocho años a favor del pueblo

El trabajo sin descanso del Presidente Danilo Medina en la etapa de transición a un nuevo Gobierno, de un partido político opositor al PLD, es una clara señal de una obra realizada a favor del bienestar del pueblo dominicano.

La frase “no es como se comienza, sino como se termina”, cae perfectamente al momento de la culminación de una labor de ocho años de dedicación y trabajo constante que tuvo tambien el acierto de empezar bien.

Se despide el Presidente cercano a la gente con la satisfacción del deber cumplido. Deja una obra extraordinaria como activo importante, que desde ya valora y aquilata en su justa dimensión gran parte del país.

Y bien lo dijo al entregar un anhelado centro hospitalario en Neyba: “No hay un rincón del país donde la mano solidaria del Gobierno no haya llegado”.

La mano amiga del Gobierno llegó a la gente, a los más vulnerables, sin importar banderías políticas.

Junto a la solidaridad y a la consolidación de las instituciones se encuentra, por donde quiera que se transite, una obra material manifiesta en autopistas, carreteras, puentes, calles y caminos vecinales; escuelas, hospitales y una mejorada calidad de los servicios de salud, electricidad, transporte de carga y de personas, entre otros.

Nunca como ahora los servicios públicos han tenido la dimensión y la cobertura con que los deja como legado el gobierno que ha culminado.

Durante ocho años se impulsaron políticas públicas para beneficiar a la población, cumpliendo así el compromiso de colocar como prioridad el bienestar colectivo, en especial de los más vulnerables.

Y es que como ha sido dicho, en el cumplimiento del deber está la verdadera gloria.

Danilo Medina se despide con la frente en alto dejando un legado de importantes obras que han transformado el país, impactando directamente de manera positiva en el bienestar de la gente.

Lo vivido en los últimos días motiva se dirija una mirada a José Martí, quien trabajó siempre por el enaltecimiento del hombre, cuando escribió la célebre reflexión que ha trascendido en el tiempo: “El sol quema con la misma luz con que calienta. El sol tiene manchas. Los desagradecidos no hablan más que de las manchas. Los agradecidos hablan de la luz».

Por: Redacción | 17 Ago 2020 | En:  Editorial
Una obra de ocho años a favor del pueblo

El trabajo sin descanso del Presidente Danilo Medina en la etapa de transición a un nuevo Gobierno, de un partido político opositor al PLD, es una clara señal de una obra realizada a favor del bienestar del pueblo dominicano.

La frase “no es como se comienza, sino como se termina”, cae perfectamente al momento de la culminación de una labor de ocho años de dedicación y trabajo constante que tuvo tambien el acierto de empezar bien.

Se despide el Presidente cercano a la gente con la satisfacción del deber cumplido. Deja una obra extraordinaria como activo importante, que desde ya valora y aquilata en su justa dimensión gran parte del país.

Y bien lo dijo al entregar un anhelado centro hospitalario en Neyba: “No hay un rincón del país donde la mano solidaria del Gobierno no haya llegado”.

La mano amiga del Gobierno llegó a la gente, a los más vulnerables, sin importar banderías políticas.

Junto a la solidaridad y a la consolidación de las instituciones se encuentra, por donde quiera que se transite, una obra material manifiesta en autopistas, carreteras, puentes, calles y caminos vecinales; escuelas, hospitales y una mejorada calidad de los servicios de salud, electricidad, transporte de carga y de personas, entre otros.

Nunca como ahora los servicios públicos han tenido la dimensión y la cobertura con que los deja como legado el gobierno que ha culminado.

Durante ocho años se impulsaron políticas públicas para beneficiar a la población, cumpliendo así el compromiso de colocar como prioridad el bienestar colectivo, en especial de los más vulnerables.

Y es que como ha sido dicho, en el cumplimiento del deber está la verdadera gloria.

Danilo Medina se despide con la frente en alto dejando un legado de importantes obras que han transformado el país, impactando directamente de manera positiva en el bienestar de la gente.

Lo vivido en los últimos días motiva se dirija una mirada a José Martí, quien trabajó siempre por el enaltecimiento del hombre, cuando escribió la célebre reflexión que ha trascendido en el tiempo: “El sol quema con la misma luz con que calienta. El sol tiene manchas. Los desagradecidos no hablan más que de las manchas. Los agradecidos hablan de la luz».

Por: Redacción | 17 Ago 2020 | En:  Editorial
El orgullo del deber cumplido

Amparado por la Ley Sustantiva de la nación y los principios de la legalidad que rigen los actos del Estado, el Presidente de la República, Danilo Medina, ha desarrollado en los últimos días de su mandato una intensa labor a favor de la población, cumpliendo así los compromisos asumidos como jefe de Estado.

Junto al intenso trabajo de traspaso de mando, la lucha contra el coronavirus COVID-19, el Gobierno se ha mantenido entregando múltiples obras físicas que garantizarán mejores servicios públicos para la población.

Con la determinación de entregar lo construido o dejar en funcionamiento nuevos servicios gubernamentales, el mandatario demuestra que el bienestar ciudadano siempre ha estado en los objetivos fundamentales de su gestión desde 16 de agosto de 2012.

En el último mes se inauguraron escuelas, estancias infantiles, hospitales, carreteras, facilidades de almacenamiento de derivados del petróleo, generadores eléctricos, presas, terminales de autobuses junto a la realización de sus habituales Visitas Sorpresa en todo el territorio nacional.

Se despide Danilo Medina dejando una gran cantidad de obras de infraestructuras que desempeñan un papel de principalía en el impulso que demanda el país en su ruta al desarrollo y la consolidación de su crecimiento.

Con trabajo tan intenso, en lugar de acomodarse al echarse la paloma, como se expresa en buen dominicano, Danilo Medina da muestras del compromiso asumido al juramentarse de realizar un gobierno en beneficio de todos los sectores nacionales y habilitar obras que se traduzcan en calidad de vida y mayores oportunidades para los dominicanos y las dominicanas.

Con la frente en alto y el orgullo del deber cumplido concluye un presidente por el Partido de la Liberación Dominicana una gestión de gobierno caracterizada por la eficiencia, la modernización del Estado y el desarrollo del país cuya valoración corresponde ahora a sus conciudadanos y conciudadanas.

Por: Redacción | 10 Ago 2020 | En:  Editorial
De las atribuciones del Presidente de la República

“El Presidente y el Vicepresidente de la República elegidos en los comicios generales, prestarán juramento a sus cargos el día 16 de agosto siguiente a su elección, fecha en que termina el período de las autoridades salientes”.

La cita es del artículo 126 de la Constitución de la República que se completa con el 128, que detalla las atribuciones del presidente en su condición de jefe de Estado, entre las que se cita promulgar y hacer publicar las leyes y resoluciones del Congreso Nacional y cuidar de su fiel ejecución, expedir decretos, reglamentos e instrucciones cuando fuere necesario.

Como se aprecia, hasta el 16 de agosto, Danilo Medina es el presidente de la República y en tal virtud puede tomar todas las decisiones inherentes a su cargo, por lo que se aprecia como excesivas declaraciones de dirigentes políticos cuestionando las decisiones adoptadas apegadas a los mandatos legales.

El Gobierno tiene que seguir funcionando, sobre todo en una etapa tan delicada como la actual caracterizada por constreñimiento económico, limitaciones de mercado y una emergencia sanitaria.

Las medidas adoptadas por el Gobierno se enmarcan dentro de lo razonable, actuando con prudencia y moderación. Ha sido el Gobierno saliente el que primero designó una comisión de transición e invitó a las autoridades electas a hacer lo mismo. Han sido las autoridades vigentes las que abrieron las puertas del Palacio Nacional a las electas, donde fueron recibidas con los honores correspondientes a jefe de Estado, con lo que se manifiesta el apego a la democracia y la buena convivencia.

Las pasos dados por el Ejecutivo están amparados por la Ley Sustantiva y los principios de la legalidad que rigen los actos del Estado.

Tiene que entenderse que ya la campaña electoral pasó y que se transita por una situación delicada, que no ha surgido de actuaciones locales ni gubernamentales, sino originadas en un fenómeno biológico que ha estremecido el mundo y coloca en las agendas gubernamentales tareas urgentes en el campo de la salud y de la economía.

Por: Redacción | 02 Ago 2020 | En:  Editorial
Entender la emergencia

Es comprensible la atención que los dominicanos y las dominicanas han puesto a las acciones contra la pandemia del coronavirus en la etapa de transición del gobierno actual al que se instalará el próximo 16 de agosto, que origina comentarios y reacciones de políticos, medios de comunicación y los llamados hacedores de opinión.

Se entiende el papel que desempeñan asesores y especialistas en comunicación estratégica para ir posicionando a una gestión antes de su instalación, a los fines de que las nuevas autoridades puedan navegar en aguas tranquilas en sus inicios.

No obstante esa situación, comprensible desde esos ángulos, la sociedad no puede perder de vista la situación vivida con la pandemia ocasionada por el nuevo coronavirus (Covid-19), el cual aunque ha sido debidamente identificado, se desconoce cómo se multiplica, su tratamiento y fármaco preventivo.

Los datos de nuevos contagios y de fallecidos aumentan cada día y han llegado al nivel de la alarma, lo que motiva el que se asuma una postura responsable ante esta situación.

Cada 24 horas tenemos más personas infectadas, incluso ya contamos con amigos, relacionados, vecinos, parientes o personalidades que a diario se reportan contagiados y en algunos casos resultan incluidos en la lista de los decesos.

Como ha sido dispuesto por decreto, estamos en una situación de emergencia que debe imponer el compromiso de luchar contra el virus, unir criterios y voluntades de colaboración con las autoridades.

Independiente de su impacto económico, en principio la pandemia es una crisis sanitaria que impone el desempeño de los especialistas en salud para contener su propagación y evitar consecuencias mayores.

Por suerte la campaña electoral concluyó, lo que en principio evita la incidencia de la política en el tratamiento de tan delicado asunto, cuya existencia se puso en un momento en entredicho con la insinuación de que era un tema para atemorizar al electorado.

En realidad, con el Covid-19 están en juego la salud, la vida de millares de ciudadanos, el futuro de la economía del país y del mundo, lo que amerita que la situación se aprecie en su justa dimensión y que cada quien colabore con un correcto comportamiento y la disposición de dejarse orientar por los profesionales preparados para enfrentar enfermedades y crisis como las que abaten al país y al resto de las naciones en este momento.

Por: Redacción | 25 Jul 2020 | En:  Editorial
Rebrote demuestra que pandemia no es un relajo

En la semana en curso República Dominicana inicia el tránsito de un nuevo periodo en estado de emergencia, decretado por el Poder Ejecutivo, luego de la aprobación otorgada por el Congreso Nacional.

Es el tiempo más prolongado en las declaratorias de emergencia, recordando que en una primera ocasión fue de 25 días; la segunda y la tercera de 17, la siguiente de 15 días, luego de 12 y finalmente de 17 de nuevo. En esta oportunidad es por 45 días, justificados porque las circunstancias así lo imponen.

El sábado último República Dominicana registró un nuevo récord de fallecimientos por causa de COVID-19 en un día, contabilizándose 29 muertes en 24 horas. Los casos de contagios se han elevado al promedio de un mil por día.

El Covid-19 tiene de rodillas al mundo. En nuestro país se ha registrado un rebrote, surgido a partir de la reapertura económica, el proceso electoral que concluyó el pasado 5 de julio y la indisciplina social.

Son abundantes los reportes periodísticos con denuncia de aglomeraciones humanas, en desobediencia del recomendado distanciamiento y el uso de mascarillas, que son las acciones preventivas que evitan el contagio, mientras se avanza en la obtención de la vacuna.

Ante esta situación el gobierno decidió solicitar de nuevo al Congreso de la República el estado de emergencia, en procura de detener la propagación del virus.

El resurgimiento de los efectos catastróficos ocasionados por el poder patógeno del nuevo coronavirus (Covid-19) representa una seria amenaza a la capacidad del sistema hospitalario, público y privado, para dar respuestas a la demanda de atención médica a los afectados, lo que ha motivado que el presidente Danilo Medina haya solicitado, de manera responsable, la declaración de emergencia pese a hallarse en los días finales de su mandato.

Es una situación complicada y delicada la que se vive en República Dominicana por la rápida multiplicación de los contagios, razonó el mandatario en el acto inaugural de un hospital en Bonao, Monseñor Nouel.

Enfrentar la emergencia sanitaria es la principal prioridad. Si no se contiene el contagio no habrá manera de propiciar la recuperación económica, que es una necesidad para el país.

Desde el Congreso Nacional, desde el Ejecutivo y su Dirección Política, el Partido de la Liberación Dominicana respalda las acciones adoptadas para enfrentar como prioridad la crisis sanitaria. Exhorta, además, a sus dirigentes, miembros y al pueblo en general a que se asuma con seriedad la situación generada por la pandemia, porque como ha quedado demostrado, el Covid.19 no es un relajo.

Por: Redacción | 20 Jul 2020 | En:  Editorial
A los 104 años de la desocupación del país en 1924

El 12 de julio de 1924 le tocó a una generación de dominicanos y dominicanas vivir la grata experiencia de ver arriada de nuestros edificios públicos la bandera de los Estados Unidos y cómo ocupaba su lugar la enseña tricolor, una réplica exacta de la que habían confeccionado con manos anhelosas Concepción Bona y María Trinidad Sánchez. Era el inicio formal del fin de la ocupación militar de que había sido objeto el país desde 1916 por tropas norteamericanas.

Ese 12 de julio tomó posesión como presidente de la República Horacio Vásquez, quien había sido electo en las elecciones del 15 de marzo de 1924, realizadas en cumplimiento del acuerdo Hugh-Peynado, en el que se establecía un conjunto de condiciones para la desocupación.

En el Partido de la Liberación Dominicana conmemoramos la efeméride de este día por su elevado contenido patriótico y su significado histórico. Así lo enseñó nuestro fundador y líder histórico, profesor Juan Bosch, quien desde la presidencia de la república impulsó la Ley número 50, que declara el 12 de julio día de Regocijo y de Conmemoración Patriótica, en recordación de tan sentida fecha.

Otra demostración de la importancia que en el PLD se le da a tan trascendente acontecimiento la tenemos en el hecho de que varios locales del Partido fueron bautizados con el nombre 12 de Julio.

Pese a las circunstancias en que se encuentra hoy, afectado por una pandemia que lacera el alma nacional, el pueblo dominicano, y de manera especial la juventud, debe conmemorar tan importante acontecimiento, culminación de un intenso proceso de resistencia iniciado desde el momento en que las tropas pisaron tierras dominicanas.

Merece mención especial y la atención de nuestros jóvenes Gregorio Urbano Gilbert, quien con apenas 17 años y un revólver calibre 32 enfrentó a un contingente de las tropas que desembarcaban por el muelle de San Pedro de Macorís, acción nacionalista con la se ganó un lugar especial en nuestra historia y en el corazón que late en cada patriota dominicano.

Por: Redacción | 13 Jul 2020 | En:  Editorial
Tareas del momento en el PLD

La misma noche del domingo 5 de julio, día de las votaciones generales para escoger las autoridades nacionales que se instalarán el próximo 16 de agosto, el Partido de la Liberación Dominicana (PLD) reconoció el triunfo de su competidor.

El candidato presidencial de nuestro Partido, con gallardía y responsabilidad, tal y como lo predicó en la campaña, al proyectar los resultados parciales de la consulta a cargo de la Junta Central Electoral (JCE) y confrontarlos con los datos internos, confirmó una tendencia irreversible que favorecía a su competidor.

“Le deseamos que Dios lo guíe, le dé salud y energía para que pueda administrar sabiamente nuestro país y continuar las sendas de bienestar y la prosperidad para todos los dominicanos y dominicanas”, manifestó Gonzalo Castillo en una expresión que ha quedado sellada en la historia electoral y que no vio el Presidente Danilo Medina en el 2016, pese a haber obtenido un 62 por ciento de los votos válidos.

Sin tomar en cuenta ese lamentable episodio de la historia reciente, el propio Presidente Danilo Medina fue el primero en felicitar al electo jefe de Estado: “Extendemos por esta vía nuestra felicitación al nuevo presidente electo Luis Abinader, con quien conversamos y (a quien) auguramos el mayor de los éxitos. ¡Qué viva RD!”, escribió.

Para completar el trípode de reacciones que consolidan el carácter democrático del Partido de la Liberación Dominicana, se pronunció la Dirección Política, felicitando al Partido ganador y al candidato que contó con el favor popular.

De manera especial el PLD expresó gratitud al pueblo dominicano, quien en esta oportunidad le favoreció con el 38 por ciento de los votos válidos emitidos y por haberle otorgado el triunfo en cuatro períodos electorales consecutivos.

Sin duda alguna el sistema democrático ha salido enaltecido, consolidado y fortalecido, con la aplicación del principio boschista de no dejar perecer la democracia.

Como ha sido la tradición, favorecido o no en la competencia electoral, en el PLD ha llegado la hora de entrar en un proceso reflexivo, de evaluación de las faltas en que pudo haberse incurrido y emprender el camino de la introspección, de la crítica y autocrítica, como se aprendió en los Círculos de Estudios, hasta llegar a la renovación de los organismos, compactar la fuerza y fortalecer la institucionalidad para contar con un mejor instrumento de lucha que permita la recuperación del favor del pueblo y servirle como siempre lo hemos hecho desde el gobierno: de la mejor manera.

Por: Redacción | 09 Jul 2020 | En:  Editorial
Preparados para defender el triunfo

Las componendas responsablemente denunciadas por el Partido de la Liberación Dominicana, que involucra sectores mediáticos con grupos de poder económico, tratando de manipular malintencionadamente a los dominicanos y dominicanas que votarán en las elecciones con encuestas maquilladas, ha servido de estímulo a la dirigencia y militancia peledeísta para redoblar el trabajo.

Lejos de amilanarse por los datos trastocados, lo que ha motivado es que se redoblen los esfuerzos en el compromiso electoral y en el proselitismo en el tramo final de la campaña

Después de la reunión del Comité Central del jueves 25 de junio, el PLD se lanzó a las calles, llevando a la práctica lo acordado en las asambleas provinciales del fin de semana anterior.

Las banderas moradas y amarillas ondeaban en las calles dominicanas en campos y ciudades, montañas y llanos, demostrando así, la militancia partidaria, su condición de primera fuerza política.

La manipulación de los resultados de las elecciones municipales ha despertado el sentido de observación de los dirigentes de Comités Intermedios y de Base, a los que el Presidente Danilo Medina, alentó a trabajar y ser vigilantes.

Resuena la exhortación a delegados, suplentes y a los equipos de mesas y recintos: “Si ustedes defienden el voto el 5 de julio, Gonzalo Castillo será el próximo presidente de República Dominicana”, dijo el jefe de Estado, quien es miembro del Comité Político del PLD.

Quien represente al Partido en la mesa tiene que defender cada voto alcanzado con gallardía; aunque se colabore con la dinámica del proceso, que ha de realizarse bajo un alto riesgo de contaminación de la pandemia del COVID-19.

Así como la gallina llena el buche, grano a grano, así se ganan las elecciones voto a voto.

Seamos colaboradores en las mesas, facilitemos la participación de ciudadanos y ciudadanas, y a la hora de contar, abran los ojos, aguzar los oídos y preparémonos, para defender el triunfo.

Las elecciones se ganan con votos y los votos fluyen a favor de quien mejor represente al electorado, que es el fenómeno que se ha dado con Gonzalo Castillo, de quien se aprecia su calidad humana, su solidaridad y su capacidad para encarar con éxitos problemas y crisis. A votar en la casilla uno por el PLD para que se evite el retroceso y continúe el progreso.

Por: Redacción | 29 Jun 2020 | En:  Editorial
Es un tema de la sociedad, no de campaña

El PLD rechaza categóricamente el narcotráfico, el terrorismo, el tráfico y trata de personas, así como todo tipo de prácticas corruptas y viciosas.

El anterior enunciado es uno de los principios que guían el accionar del Partido de la Liberación Dominicana, que ha inducido a su dirección política al advertir sobre el peligro que representa la narco política.

El narcotráfico en el quehacer político quebranta sus instituciones y en los países donde ha penetrado ha dejado una estela de daños materiales, pérdidas de vidas y una sociedad atemorizada

Es también asunto de principio en el PLD ser portavoz de los intereses generales de los ciudadanos que aspiran a una sociedad basada en los valores de libertad, tolerancia, justicia y progreso, por lo que ha asumido un papel activo en denunciar la contaminación de la práctica política en nuestro competidor, el partido denominado PRM

De forma pública la dirección del PLD ha externado preocupación por las denuncias de que personas señaladas por su vinculación con el narcotráfico internacional, tienen un papel relevante en la estructura electoral del PRM.

Con nombres, apellidos y fichas judiciales se han puesto en evidencia los casos que vinculan al ilícito del narcotráfico a candidatos, candidatas y hasta dirigentes de la agrupación que dice ser moderna, ofreciendo como respuesta el silencio irresponsable.

Con responsabilidad el Partido de la Liberación Dominicana ha hecho la denuncia; dada la implicación electoral que esto pudiera tener, conociéndose el daño del dinero ilícito para candidatos, se ha acudido a la Junta Central Electoral para que preste atención al problema.

Desde el ámbito mediático se ha pretendido minimizar la seria denuncia simplificándola en un debate de la campaña electoral. No, no se trata de una confrontación entre partidos es un tema que atañe a la sociedad misma, a sus instituciones, al devenir como nación y a la democracia, que dicen defender.

El narcotráfico va directamente ligado al tráfico de personas, de armas, de lavado de dinero, corrupción y una gran debilidad en cuanto a la seguridad de sus habitantes y de las instituciones. Es causante de un gran daño social, de muertes, destrucción familiar así como de deterioro económico, afectando a la sociedad en su conjunto.

En la cita ciudadana del 5 de julio se nos presenta la oportunidad de cerrarle el paso a las agrupaciones y políticos permisivos al narcotráfico, votando por el PLD, organización que desde sus accionar y desde el Gobierno ha dado muestra de su compromiso contra el crimen trasnacional y el tráfico de drogas.

Por: Redacción | 21 Jun 2020 | En:  Editorial
Es una realidad la pandemia en expansión

El reinicio de las actividades habituales del país en las primeras fases de la llamada reapertura trajo consigo un inquietante aumento de los contagios del nuevo coronavirus.

Así tenía que ser porque, con la apertura, aumentó el número de pruebas a los sospechosos y abriendo comercios y oficinas de servicios, se redujo el distanciamiento.

Para alivio de las y los dominicanos el sistema sanitario se ha mantenido intacto, contrario a muchos países desarrollados en los que la pandemia trajo consigo serios trastornos en las emergencias, salas de internamientos y unidades de cuidados intensivos.

El aumento de los contagios, aunque con una reducción del poder patógeno del virus, reflejado en la disminución de la tasa de letalidad, llevó a la Comisión de Alto Nivel para la Prevención y el Control del Coronavirus a sugerirle al Presidente Danilo Medina a que solicitara una extensión del estado de emergencia.

Razones de salud es la que motivan la solicitud que formalmente tramitó el jefe del Estado, nada tiene que ver con el torneo electoral del próximo 5 de julio. Sin algún vínculo con la consulta cívica venidera es la de procurar la protección del electorado, quien es que se movilizará a los recintos a ejercer el derecho constitucional de elegir sus autoridades.

Teniendo muestras claras del crecimiento de los contagios, que no era un invento o un arreglo del Ministerio de Salud y comprobandose, porque se ha vivido en otros países, que una apertura sin control, podría provocar el desborde del sistema sanitario, la oposición política al gobierno mantenía un rechazo rabioso a la declaratoria de excepción

Al fin primó la sensatez y la resolución se aprobó, demostrándose en el Congreso, que la mejor forma de enfrentar la adversidad en procurando el consenso.

La realidad dice que la pandemia sigue en expansión y que se impone las restricciones y medidas de distanciamiento hasta que se generen los remedios efectivos y los fármacos preventivos, mientras se impone la cura a la tozudez opositora, que se resiste a admitir el efectivo manejo de crisis del Gobierno del Presidente Danilo Medina y las oportunas acciones del candidato presidencial del PLD, quien temprano entendió que la campaña electoral se haría sin caravanas, mítines y marchas

Por: Redacción | 14 Jun 2020 | En:  Editorial
Con vocación y determinación al servicio

Con la ecuanimidad que le ha caracterizado, Gonzalo Castillo, candidato presidencial del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), se vio precisado a hacer la aclaración a sus competidores electorales del PRM

“No voy a permitir que traten de interrumpir las ayudas solidarias al pueblo en este momento de crisis. No permitiré que me detengan” dijo con firmeza y rectitud.

Dejó claro cuál ha sido su postura desde que se declaró el estado de emergencia en República Dominicana, que a su vez ha sido parte del accionar de su vida.

Quien le conoce sabe del trato respetuoso, amable, sincero y de alta sensibilidad social, que le han llevado a organizar equipos de responsabilidad social en sus empresas y en la función pública desempeñada.

Con orgullo ha recordado sus humildes orígenes para apuntar que conoce como, quien tiene una necesidad, aprecia cuando le llega la mano amiga.

En la pandemia del Covid-19, que ha puesto de rodillas al mundo, ha generado dolor, quebranto, llanto, perdidas irreparables en República Dominicana, por la situación de crisis generada, el candidato presidencial del PLD, en lugar de encerrarse, se lanzó a las calles, guardando la distancia y acogiendo las recomendaciones de Salud Pública, para ayudar con acciones solidarias.

La población ha visto y comparado; un pueblo con un alto grado de inteligencia, ha valorado la solidaridad y entrega de Gonzalo Castillo, quien han marcado la diferencia, exhibiendo el tipo de liderazgo que demandan estos tiempos.

Desde la precampaña ha soportado, insultos, calumnias, infamias, la que ha respondido con el silencio, por aquello de que ofende quien puede, no quien quiere.

Ahora la mezquindad se ha desbordado utilizando subterfugios legales que tratan de interrumpir las ayudas solidarias al pueblo en este momento de crisis. A este insensible propósito, Gonzalo le responde: “No permitiré que me detengan” respuesta que cuenta con el respaldo del PLD y del pueblo dominicano, quien le ha visto como un sincero protector y defensor.

Por: Redacción | 07 Jun 2020 | En:  Editorial
Una oposición afectada de miopía política

Después de mantener al país en vilo, en un estado de intranquilidad y desasosiego, en la Cámara de Diputados se aprobó la resolución que extiende por doce días la declaratoria de estado de emergencia.

Un espíritu concertador predominó en la bancada del Partido de la Liberación Dominicana en la cámara baja para presentar una propuesta reduciendo la petición original del Presidente Danilo Medina de 25 días.

El pedido para prolongar la situación de emergencia nacional fue abarcador. Los sectores nacionales al unísono clamaban por la disposición del Congreso para evitar un cuadro de amplios contagios, muertes, dificultades económicas y crisis de gobernabilidad.

Quienes mantuvieron a la población intranquila y seriamente preocupada argumentan que la autorización al ejecutivo se usa en provecho del candidato a la Presidencia del Partido de la Liberación Dominicana, una postura hipócrita y poco responsable.

Al parecer poco importa el riesgo serio de un rebrote del nuevo coronavirus con mayor poder patógeno y campo libre para su diseminación contagios y muertes, con tal de detener la línea ascendente de Gonzalo Castillo, candidato peledeísta, quien con una nueva forma de hacer política ha calado en la aceptación popular a la par que lo ha hecho el Partido de la Liberación Dominicana.

La resistencia a la declaratoria de la emergencia es solo electoral. La visión de la oposición al Gobierno está centrada en el 5 de julio, al parecer poco importa la salud de la población, un proceder que se puede tipificar de criminal por no reparar en la cantidad de muertes que esa actitud insensata pudiera causar.

El periodo de emergencia ha servido para contener el desenfreno social y que prevalezcan las recomendaciones sanitarias de los organismos internacionales que han contenido la pandemia, colocando al país dentro de los primeros en el mundo en el manejo de la crisis.

Es un error creer que el repunte o caída de una candidatura depende, en el caso dominicano, de la extensión o no de un periodo de emergencia. Entenderlo así es padecer de miopía política, un trastorno social de consecuencias imprevisibles

Señores, Gonzalo Castillo ha repuntado porque ha aplicado una estrategia electoral de acompañamiento al necesitado en la compleja situación creada por la pandemia del COVID-19, como él lo ha hecho, sus competidores pueden hacerlo también, para ello, deben ver más allá de sus narices, quien actúa con miradas cortas , termina tropezando con el futuro

Por: Redacción | 31 May 2020 | En:  Editorial
Ciudadanía aborrece mentiras y mentirosos

Mucho antes del brote del nuevo coronavirus COVID-19 , desde la UNESCO se advertía sobre el impacto que la transformación política, tecnológica, económica y social ha tenido en la forma en que ahora se intercambia informaciones y especialmente de la contaminación que causan algunas campañas de desinformación orquestadas.

Esas campañas representan una amenaza para el periodismo basado en los hechos y, particularmente durante la pandemia actual, para la vida de las personas.

Es de tal grado la proliferación de la falsa noticia que llevó a la Organización de las Naciones Unidas, aprovechando el Día Mundial de las Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información para, en la persona de su secretario general, Antonio Guterres, advertir que toda la sociedad tiene la responsabilidad de garantizar que las tecnologías de las telecomunicaciones no se utilicen para incitar a la violencia, alimentar el odio o engañar al público.

En materia de desinformación, las falsedades relacionadas con todos los aspectos de COVID-19 se han convertido en algo común, como también viene sucediendo en República Dominicana en medio de la campaña con miras a las elecciones generales aplazadas para el 5 de julio.

Todas clases de falsedades surgen a diario desde las esferas opositoras al Gobierno y al Partido de la Liberación Dominicana con el propósito de influir en la decisión de los electores, como sucedió con la vulgar manipulación de la incorrecta decisión de suspender totalmente las elecciones municipales de febrero.

Como lo confirmó posteriormente la Organización de Estados Americanos en su informe de auditoría, nada tuvo que ver el PLD ni Gobierno para que se aplazara la cita ciudadana, más sin embargo, los ataques virulentos recibidos, motivaron que las candidaturas peledeístas pagaran los platos rotos.

En momentos de temores, incertidumbres e incógnitas, como los actuales existe un terreno fértil para que las fabricaciones mentirosas florezcan y ante eso, debemos estar atentos.

La estrategia basada en la desinformación alrededor de la suspensión de las elecciones municipales de febrero, ha querido aplicarse ahora con la versión calumniosa de que Gobierno y PLD no quieren que nuestros conciudadanos residentes en el exterior voten en Julio.

Ha dejado claro la dirección del Partido de la Liberación Dominicana que respalda las iniciativas para que el voto en el exterior se haga realidad y más aún, el PLD quiere el voto del exterior.

La información basada en hechos verdaderos predominará y nuevamente los manipuladores recibirán el castigo de la ciudadanía sensata que aborrece los cínicos y mentirosos

Por: Admin | 24 May 2020 | En:  Editorial
Reto de la pandemia: Costo económico o humano

En los informes de la Dirección de Epidemiologia del Ministerio de Salud Pública se comprueba la reducción de la tasa de letalidad de la enfermedad generada por el Coronavirus (COVID-19), así como el aumento de los pacientes dados de alta y la reducción de los atendidos en Unidades de Cuidados Intensivos.

Todo eso induce a lo que los epidemiólogos llaman aplanamiento de la curva, uno de los requisitos de la Organización Mundial de Salud (OMS), junto a un sistema de vigilancia sólido y trasmisión controlada lo que constituye el primer grupo de sugerencias de cara al futuro desconfinamiento.

Son legítimas las preocupaciones de diferentes sectores ciudadanos ante confinamiento y aislamiento social impuestos por las autoridades en la defensa ante el coronavirus.

La disyuntiva de la economía (producción, comercio, servicio) con la salud ocupa el punto principal de la agenda gubernamental en todos los continentes, sin que se tenga una fórmula adecuada.

La aparición de un nuevo microorganismo, altamente invasivo y con altísimo poder patógeno tiene en jaque a todo el globo en razón de que no se cuenta con un tratamiento comprobado científicamente y la vacuna agotando las fases de experimento, mientras aumentan los contagios, complicaciones y fallecimientos en el mundo y las economías se tambalean, caminando al precipicio.

Llegando a los dos meses de la adopción de las primeras medidas en República Dominicana, se añora un retorno a las actividades productivas, pero experiencias de otros países invitan a no dar un paso en falso, La apertura tiene que acompañarse de la certidumbre de que no se produciría un retroceso como lo aconseja la OMS

El Gobierno en una evaluación objetiva de la epidemia atribuye la reducción de velocidad de los contagios al sacrifico colectivo del pueblo dominicano para cumplir las medidas de distanciamiento social y físico, así como a las iniciativas implementadas por las autoridades, aunque reitera que no es momento de bajar la guardia.

Como se ha establecido para superar esta crisis se requiere de unidad, sacrificios, responder a las directrices de las autoridades de salud y nacionales y tener presente que un retorno apresurado puede traer consigo un alto costo humano

Por: Redacción | 10 May 2020 | En:  Editorial