Efemérides Nacionales

Fallece el historiador Emilio Rodríguez Demorizi

SANTO DOMINGO, el 26 de junio de 1986, falleció en la ciudad de Santo Domingo, el presidente del Ayuntamiento del Distrito Nacional, el historiador y abogado Emilio Rodríguez Demorizi, al sufrir un derrame cerebral. Había nacido el 14 de Abril de 1906 en el municipio de Sánchez, provincia Samaná, hijo de Félix Francisco Rodríguez y Genoveva Demorizi Campos.

Se había destacado como historiador, lingüista y diplomático.

Estaba casado con Silveria Rodríguez Castellanos, madre de su hija Clara Rodríguez.

Rodríguez Demorizi, considerado en República Dominicana como el padre de la historia contemporánea, además del español, hablaba y escribía en francés e italiano. Hizo sus primeros estudios en La Vega y posteriormente se trasladó a la ciudad de Santo Domingo, donde se graduó de licenciado en Derecho en la Universidad de Santo Domingo.

También desempeñaba los cargos de presidente de la Academia Dominicana de la Historia y de la Sociedad Dominicana de Geografía.

Rodríguez Demorizi falleció al sufrir un derrame cerebral en su residencia. Había nacido el 14 de Abril de 1906 en el municipio de Sánchez, provincia Samaná.

Es considerado como el investigador histórico más prolífico de República Dominicana. Dejó como parte de su legado 120 libros de personas y acontecimientos de la historia nacional.

En un trabajo sobre su vida, la periodista Angela Peña anota que entre sus obras hay de política, poesía, arte, milicia, periodismo, folclor, geografía, historia, mineralogía, agricultura, derecho, gramática y decenas de biografías. Fue galardonado con los premios Nacional de Literatura, Miguel de Cervantes, Premio de la Academia de Ciencias.

Refiere que José Francisco Peña Gómez habló ante su cuerpo exánime expuesto en la Academia de la Historia. Con Peña Gómez montaron guardia de honor Julio Genaro Campillo Pérez y Manuel de Jesús Mañón, mientras Hugo Eduardo Polanco Brito pronunciaba una oración frente al féretro.

Manuel de Jesús Goico Castro leyó el panegírico en el Cementerio Nacional de la Avenida Máximo Gómez.

Entre los que acudieron al velatorio el 26 de Abril de 1986, se contaron los ex Juan Bosch, Joaquín Balaguer, y el presidente Salvador Jorge Blanco y su esposa Asela Mera de Jorge, Pedro Troncoso Sánchez y Porfirio Herrera Báez.

Los restos fueron despedidos entre floreos, honores de estilo, disparos de salva, toques de corneta e interpretación del Himno Nacional.

Además de ser un recopilador de importantes documentos para la Historia Dominicana, desempeñó múltiples funciones públicas. Entre las que figuran abogado ayudante del Procurador General de la República, director de Asuntos Haitianos de la Cancillería, rector y catedrático de la Universidad de Santo Domingo, profesor de la Academia Militar Batalla de Las Carreras, Ministro Plenipotenciario en Colombia e Italia y embajador en Nicaragua, Costa Rica y España.

Rodríguez Demorizi también desempeñó los cargos de secretario de Interior y Policía, director en tres ocasiones del Archivo General de la Nación, secretario de Estado de Educación y presidente de la Logia Cuna de América.

Angela Peña anota que “le honra la biblioteca del Instituto Tecnológico de Santo Domingo, y su nombre es obligado en casi toda la documentación del Ayuntamiento del Distrito Nacional que concluye sus fallos con Dado en la Sala de Sesiones Licenciado Emilio Rodríguez Demorizi”.

“Otros valiosos homenajes rendidos a él fueron la publicación de testimonios de notables intelectuales recogidos en un número de la revista Clío, órgano de la institución a la que dedicó sus mejores esfuerzos desde 1955: la Academia Dominicana de la Historia. Se publicaron trabajos del obispo Hugo Polanco Brito, de Carlos Dobal, José Israel Cuello, Frank Moya Pons, Porfirio Herrera Báez y todas las crónicas y editoriales funerarios.

Él escribió más libros que los años que vivió, significó Dobal. Cuello destacó la actuación de Rodríguez Demorizi junto a Caamaño en la Guerra de Abril y dijo que el inagotable historiador llegó a escribirle discursos en la época de esta contienda que le llevó a su único hijo varón que, bisoño, cae en San Carlos bajo fuego enemigo. Se refiere a José Antonio Rodríguez Soler.

“Para Moya Pons, Emilio Rodríguez Demorizi fue el más alto modelo de la abnegación que haya dado el país desde los días de Pedro Henríquez Ureña.

“Aseveró que sin los libros de don Emilio no es posible escribir la historia dominicana de forma moderna y razonable.

“Otros son las obras bibliográficas publicadas por Editora Taller en 1984, y por Orlando Inoa. Esta última también iconográfica.

“En una de las reseñas se destacó que Emilio Rodríguez Demorizi prestigió el cabildo capitaleño. Y agrega: A muchos les habrá parecido raro que Emilio Rodríguez Demorizi, un intelectual brillante, el historiador más ilustre dominicano, aceptara el cargo de regidor del Ayuntamiento de Santo Domingo, con el cual alcanzó la posición de presidente del Ayuntamiento. Y concluye: Si no le preguntaron nunca el motivo y él no lo aclaró en algún momento, es fácil deducirlo: Rodríguez Demorizi aceptó, para prestigiar el cabildo queriendo restituirle la fuerza de sus mejores tiempos.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas