Lo Último

Hacia finales del mes de enero escuché al doctor Franklin Almeyda decir que iría a la ciudad de New York a dictar una conferencia titulada “Proceso de Desarrollo y las Fuerzas Sociales”. La invitación provenía del consulado dominicano en esa urbe.

Me acerqué al doctor Almeyda interesada en el argumento central de dicha conferencia. Su respuesta fue puntual: Plantearé cosas que vengo analizando muy seriamente y tienen que ver con el partido y el gobierno. No requerí mayores detalles. Inmediatamente apuré pasos para viajar a la ciudad de los rascacielos, interesada en participar de la actividad y conocer en directo de esas «cosas» que plantearía este importante dirigente del Comité Político del

PLD y las reacciones de sus compañeros militantes residentes en esa «capital del mundo.

Entusiasmada con la actividad, agendada para las 6:00 p.m de este miércoles, me presenté temprano al hotel donde se encontraba hospedado el conferencista junto a su esposa, Josefina Perez Gaviño. Y ya a las cuatro de la tarde los organizadores informaban de la presencia de una considerable cantidad de personas a la sede consular.

También allí se hizo presente la disciplina del PLD, en una ciudad caracterizada por la prisa, donde la gente da la Impresión de que se le persigue.

Invitada por el doctor Almeyda y su esposa, militante de profundas raíces en el PLD, sobrina del líder fundador de esa entidad y a quién le sirvió como secretaria asistente, llegamos al consulado, donde fuimos recibidos por el cónsul Luis Lithgow.

En un ambiente distendido y ameno, Almeyda inició narrando importantes episodios sobre la historia de la República Dominicana en el orden económico, polÍtico y cultural, básicamente.

Con giros que apuntaban al involucramiento del PLD en todo ese proceso, Almeyda recreó cifras sobre el comportamiento de la economía dominicana, a partir del gobierno de Bosch, citando que a su salida, a consecuencia del golpe de Estado, dejaba el PIB en 940 millones de dólares, para de inmediato destacar que los gobiernos del ex presidente Leonel Fernández, con un crecimiento sostenido de un 7% promedio anual, elevaron el PIB a 59 mil millones de dólares.

Y la advertencia y comparación no se hizo esperar: durante la gestión del Partido Revolucionario Dominicano, del 2000 al 2004, el PIB decreció, mientras el desempleo pasaba de un 14 a un 19 por ciento, con niveles de inflación cercanos al 50 por ciento y una tasa del dólar que llegó a cotizarse a 60 pesos por un dólar.

Haciendo acopio de su condición de educador, Almeyda manejó en forma llana los conceptos mientras preparaba el escenario para adentrarse en el tema central de su esperada conferencia

Aclarados los alcances y éxitos de las administraciones peledeistas, el ex rector de la UASD,abogado de los tribunales de la República y emblemático dirigente del PLD, colocó en el escenario el espíritu crítico y autocrítico que caracteriza a su organización.

Y pasó a plantear sin titubeos los retos de su partido que paso a recrearles en estos dos últimos párrafos de la crónica.
«Ya el reto del PLD no es hacer crecer la economía , su desafío ahora es crear una economía más justa, donde ese crecimiento económico sea compartido con la mayoría de los dominicanos y dominicanas».

Y en ese sentido ratificó la ruta a seguir por su partido desde el poder:
«El PLD no puede seguir sólo creando riquezas; eso es importante y era un reto que teníamos. Ahora llegó el momento de hacerle la guerra a la desigualdad y para eso el PLD debe hacer un giro hacia Centro-Izquierda y lo debe iniciar Danilo ahora, haciendo una alianza estratégica con la pirámide empresarial» . Y enfatizó » El PLD debe ayudar al gobierno a iniciar con ese giro, porque Leonel y Danilo van al mismo ritmo. Olvídense de que en el PLD habrá división, los retos son muchos y sabemos cuales son».

Los aplausos no se hicieron esperar.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas