Hablan los hechos

Este sábado 5 de abril se conmemora el Día del Periodista, efeméride que coincide con la fecha de fundación del periódico El telégrafo, que fundó en 1821 el periodista José Núñez de Cáceres, protagonista del episodio histórico conocido como “Independencia Efímera” y también considerado como pionero del periodismo dominicano.

Los periodistas celebramos esa fecha involucrados en un intenso y profundo proceso de cambio de todo el ensamblaje de la comunicación que se inserta ahora en un universo sin límite que paradójicamente puede penetrar sin problemas por el hoyo de una aguja.

No importa que el comunicador labore en un medio escrito, televisado, radial o digital, todo lo que se hable o se escriba ira a todas partes en menos de un santiamén, porque toda palabra, imagen o documento se desplaza por la internet a una velocidad superior a la de la luz.

Todos los periódicos y revistas que se imprimen en papel también tienen su versión digital y difunden sus mensajes además por Facebook, Twiter, Integran y por todas las ventanas que se abren cada día en ese mundo mágico del ciberespacio.

No ha transcurrido tanto tiempo de calendario desde el día aquel que todos nos despedidos en la redacción de nuestras adorables máquina Olimpia O Remington para ingresar en la era de la automatización y a la mentada Aldea Global.

Al abrir mi computadora puedo contactar miles de emisoras de radio, canales de televisión, periódicos, blocks personales o corporativos, a través de los cuales puedo enterarme de los más notables acontecimientos políticos, económicos, sociales, hasta del nacimiento de un mosquito.

Libertad de prensa, de expresión y derecho a la información

Más importante o trascendente que esa revolución tecnológica que impacta sobre la comunicación es la vigencia de la libertad de prensa, de expresión del pensamiento y del derecho de los ciudadanos a recibir información veraz, con la menor contaminación posible, porque de nada sirve la modernidad sino se coloca al servicio de la democracia, la pluralidad y la transparencia.

Es de justicia decir que los derechos constitucionales a operar medios de comunicación, de periodistas y demás ciudadanos a exponer sus ideas a través de los medios de comunicación de masas, y de la población a recibir contenidos amparado en la ética y la decencia, han sido garantizados y promovidos durante los gobiernos del Partido de la Liberación Dominicana (PLD).

El respeto a la prensa y a los periodistas es una cualidad política que Leonel Fernández y Danilo Medina heredaron de Juan Bosch, que en su discurso de toma de posesión dijo que durante su gobierno no perecería la democracia ni las libertades públicas.

En las gestiones del presidente Fernández y ahora en la que encabeza el presidente Medina, los periodistas hemos ejercido nuestra profesión sin ningún tipo de cortapisa; por el contrario los comunicadores han fundado decenas de medios digitales, programas de televisión y radio, lo que ha ayudado a fortalecer el espacio democrático.

La libertad de prensa, el derecho a la libre expresión y difusión del pensamiento y a recibir información veraz y objetiva, son prerrogativas esenciales para el pleno disfrute de una democracia auténtica, asociada al conocimiento, a la pluralidad, al desarrollo y a la equidad social. El PLD puede contar entre sus logros la promoción de esos valores cívicos.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas