Economía

Washington, (Servicios especiales de Vanguardia del Pueblo) El Fondo Monetario Internacional (FMI) alertó hoy que las reformas aplicadas desde la crisis financiera mundial han reducido, pero no eliminado, el subsidio público implícito proporcionado a los bancos considerados demasiado importantes para quebrar.

En su último informe sobre la estabilidad financiera mundial el organismo mostró que los grandes bancos siguen beneficiándose de subsidios públicos implícitos, creados por la expectativa de que los gobiernos los respaldarán si se encuentran en dificultades financieras.

Resaltó que en 2012 el subsidio implícito proporcionado a los bancos de importancia sistémica mundial representó hasta 70 mil millones de dólares en Estados Unidos y hasta 300 mil millones en la zona del euro.

El FMI señaló que durante la crisis el respaldo estatal a los bancos ha adoptado diferentes formas, desde garantías de préstamo hasta una inyección directa de fondos públicos en las entidades bancarias.

La expectativa de que contarán con este respaldo les permite a los bancos obtener préstamos a tasas más baratas de lo que serían si no existiera la posibilidad de conseguir dicho apoyo.

Estos costos de financiamiento más bajos representan un subsidio público implícito a los grandes bancos, lo que distorsiona la competencia entre esas entidades y puede implicar importantes costos para los contribuyentes, dijo el FMI.

Noticias Relacionadas