Internacionales

Washington, (Servicios especiales de Vanguardia del Pueblo) El líder de la mayoría demócrata en el Senado de Estados Unidos, Harry Reid, ordenó hoy examinar las computadoras del Comité de Inteligencia de ese órgano, en medio del escándalo sobre el espionaje practicado por la CIA.

Ese órgano de inteligencia está acusado de husmear los ordenadores del personal de apoyo de los senadores responsabilizados con una pesquisa sobre el programa ilegal de detenciones, interrogatorios y torturas de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) en ultramar a punto de concluirse.

En una carta el miércoles remitida al director de ese órgano, John Brennan, Reid consideró absurdas las quejas de este, quien aseguró que el personal del comité accedió indebidamente a las computadoras de la Agencia para obtener los documentos.

La semana pasada, la titular del Comité, la senadora Dianne Feinstein, cuestionó si la dependencia violó la ley y la Constitución al inspeccionar la red de computadoras establecida exclusivamente para ese órgano.

Por tal motivo, Reid instruyó al funcionario encargado de mantener el orden, Terrance W. Gainer, iniciar el examen forense de las computadoras y red de computadoras asignadas para uso exclusivo del Comité, con el objetivo de determinar de qué modo el otrora responsable de la CIA, León Panetta, vulneró la red.

Las revelaciones agravaron la controversia sobre la supervisión del Capitolio a las agencias de espionaje, considerado uno de los temas más controversiales de la respuesta de la Casa Blanca a los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001.

La disputa comenzó hace más de un año, cuando el Comité de Inteligencia de la Cámara alta terminó un reporte acerca de las actividades ilegales de la CIA, en el cual se detallaron ejemplos de cómo la Agencia desinformó al órgano legislativo durante la pesquisa que duró casi un lustro y costó 40 millones de dólares.

El excontratista de la NSA Edward Snowden divulgó a mediados de junio de 2013 centenares de miles de documentos que constataron el programa de fisgoneo de las comunicaciones telefónicas y digitales nacionales y de gobernantes, empresas y ciudadanos de 35 países por parte de Washington.

El escándalo llevó a un escrutinio de las prácticas de dicha Agencia, mientras que el presidente Barack Obama emitió una directiva con nuevas reglas para la recolección de datos, además de prometer que los servicios de inteligencia cesarán de controlar las comunicaciones de líderes de los países aliados.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas