Internacionales

Riad, (Servicios especiales de Vanguardia del Pueblo) El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, concluyó hoy una visita oficial a Arabia Saudita que, pese a su brevedad, intentó aprovechar para despejar delicados nubarrones en los nexos bilaterales, básicamente respecto a Irán y Siria.

Aunque el mandatario norteamericano se despidió con un insistente «nuestros intereses estratégicos siguen alineados», los temas abordados con el rey saudita Abdulah Bin Abdulaziz mostraron su empeño por explicarle los pasos negociadores emprendidos con Teherán y su postura hostil a Damasco.

Obama, quien antes de partir de Riad condecoró este sábado a la activista femenina Maha Al-Mouneef con la medalla «Mujer más Valiente» por su trabajo contra la violencia doméstica y el abuso infantil, reconoció que existen temas espinosos con su histórico aliado árabe en Medio Oriente.

Las conversaciones sostenidas el viernes en la residencia real de Raoudat Khouraim, cerca de la capital, se dieron en medio de fuertes reservas sauditas al acuerdo interino entre la República Islámica y seis potencias mundiales del Grupo 5+1 sobre el programa nuclear iraní.

En opinión del analista Abdel Aziz al-Sagr, jefe del Centro de Investigaciones del Golfo (Pérsico), los vínculos bilaterales que datan de hace siete décadas están «tensos debido a las posturas de Washington» hacia la región, aunque siguen siendo socios cercanos.

Dicho acuerdo de los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU más Alemania con Irán limitó la controversia sobre las actividades atómicas de este último, a cambio del levantamiento parcial de las sanciones, mientras se negocia actualmente un pacto global.

Además de esa polémica, el palacio real wahabita mostró abiertamente su molestia por la decisión de última hora de la Casa Blanca de no emprender acciones militares contra Siria tras infundadas acusaciones a Damasco de haber perpetrado un ataque con armas químicas en agosto de 2013.

Dado que para Washington este país es «un socio estrecho y muy importante», el suministro de armas a los grupos opositores al gobierno del presidente sirio, Bashar Al-Assad, estuvo en el centro de las pláticas entre ambos dignatarios, según el canal catarí Al-Jazeera.

De ese modo, opinaron por separado la cadena televisiva y distintos periódicos del área, Obama trató de «enmendar las relaciones» y «despejar el aire sobre algunos malentendidos» durante su visita a este reino, la segunda después de la realizada a raíz de su elección en 2008.

Expertos sostienen, sin embargo, que Riad se muestra muy inclinada a un acercamiento con Asia, incluida China, en un intento por «rebalancear» sus relaciones internacionales, lo cual explica la visita este mes del príncipe heredero saudita a Beijing, Islamabad, Tokio y Nueva Delhi.

Otros asuntos en la agenda Obama-Abdulaziz fueron el rol mediador de Estados Unidos en las estancadas conversaciones de paz palestino-israelíes, y la inestabilidad que persiste desde 2011 en Egipto, otro aliado clave de Washington y Riad.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas