Internacionales

La Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) presentó en Londres este jueves su informe «Estudio global sobre el homicidio 2013», que agrupa a 219 países y territorios, donde América Central aparece como la región con mayor proporción de homicidios del planeta en 2012 que revela que ese año murieron casi medio millón de personas.

La región Centroamericana, que incluye a Belice, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, México y Panamá, presenta una relación de asesinatos por cada 100.000 habitantes, de más de un 25 % en esa zona, superior a la del continente africano, del 12,5 %, si bien está por debajo del 30 % registrado en el sur de África, el otro territorio más violento del planeta.

El director de Análisis de Políticas y Asuntos Públicos de la UNODC, Jean-Luc Lemahieu, informó que los datos estadísticos presentan además que el 80 % de las 437.000 personas que perdieron la vida en 2012 fueron hombres, al igual que un 95 % de los autores de los crímenes.

Según Lemahieu, en América Central el principal problema «son las bandas» y que este tipo de violencia es diferente a la del narcotráfico, que mata «cuando tiene competencia», pero, en general, «prefiere operar sin muertes».

Frente a una media mundial de 6,2 homicidios por 100.000 habitantes, Honduras es el país centroamericano con más homicidios, con 90,4, seguido de Belice (44,7), El Salvador (41,2), Guatemala (39,9), México (21,5), Panamá (17,2), Nicaragua (11,3) y Costa Rica (8,5).

Mientras que en América del Sur: Argentina, Uruguay o Chile son lugares seguros, en tanto que Venezuela registró 53,7 asesinatos por 100.000 habitantes.

A nivel mundial los países más seguros son: Japón, Suiza, Singapur e Islandia, y según el experto de la ONU «la pobreza y la desigualdad social están directamente relacionadas con el nivel de violencia».

También el estudio abarca la violencia doméstica, donde un 15 % (63.000) se debieron a este mal social y, en ese caso, un 70 % (43.600) de las víctimas fueron mujeres.

Otros datos relevantes del informe es que más de la mitad de las víctimas mundiales de homicidio intencionado tenían menos de 30 años y un 8 % fueron niños menores de 15 años (36.000).

Según el documento, sólo 43 homicidios de cada 100 acaban en condena globalmente, con grandes disparidades por regiones.

Así, el índice de condenas es de un 24 % en las Américas, de un 48 % en Asia y de un 81 % en Europa.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas