Lo Último

El Cardenal Nicolás de Jesús López Rodríguez presidió este jueves la celebración de la Misa Crismal que como cada año se realiza en la mañana del jueves Santo.

La novedad de este año es que no se ofició en la Catedral Primada de América, por las labores de reparación en el templo colonial.

En su lugar la misa Crismal se desarrolló la Casa San Pablo, en la avenida Rómulo Betancourt, en la que según la enseñanza católica, se conmemora la institución de los sacramentos de la Eucaristía y del Orden Sacerdotal.

En su homilia, el Purpurado recordó a los más de 170 presbíteros presentes en el oficio del Jueves Santo, que están comprometidos a compartir el Ministerio de Cristo.

López Rodríguez bendijo los óleos crismales, para los enfermos y para los catecúmenos, que serán utilizados en las celebraciones religiosas.

A la Misa Crismal asistieron, además, consagrados representantes de las diferentes zonas pastorales que conforman la Arquidiócesis de Santo Domingo a quines se les distribuyó los aceites que se usarán en las ceremonias de bautismo en las distintas parroquias.

Esta ceremonia marca el inicio del Triduo Pasqual, el período de tiempo en el que los católicos conmemoran la pasión, muerte y resurrección de Cristo. Se inicia este jueves y concluye recordando la Resurrección el día domingo.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas