Opinión

Las características de la estructura económica y social de la República Dominicana, 40 años atrás, era de un capitalismo tardío, atrasado, que no respondía a las posibilidades para establecer un sistema socialista y tampoco democrático; esa fue la conclusión a que llegó el Grupo Teórico coordinado por Juan Bosch, estando aun en el PRD, iniciando los años 70.

A sugerencia de Bosch, para entender estas características, dedicamos varias reuniones a estudiar «Formen» (Formaciones Económicas Precapitalistas) escrito 1857-1858 por Karl Marx.

El referente objetivo para hoy confirmar aquel atraso son las cifras que ofrece el Banco Mundial sobre el PIB del país. En 1963 el PIB estaba en 940 millones de dólares; en 1971, año que se creo el Grupo Teórico, estaba en mil 666 millones de dólares.

Desde entonces, el crecimiento mas significativo ha sido en los gobiernos del PLD; en 1996 encontró el PIB en 18 mil 138 millones, y lo llevó al 2013 a 61 mil millones de dólares, a pesar del decrecimiento en gobiernos del PRD (2000-2004).

Los gobiernos se tipifican ideológicamente (de derecha, de centroizquierda y de izquierda) a partir de la posición que adopten en relación a la propiedad de los medios de producción y servicios.

Los gobiernos de derecha encauzan los beneficios de la producción que crea toda la sociedad (PIB) en favor del sector privado; los impuestos recaen, principalmente, en la clase media y el pueblo (la presión tributaria es baja).

Los gobiernos de centroizquierda mantienen la propiedad en manos privadas, pero imponen medidas fiscales (presión tributaria) en porcentajes necesarios para atender los servicios y desarrollar políticas publicas, propiciando un crecimiento económico en igualdad de oportunidades y sin pobreza.

En cambio, en los gobierno de izquierda la propiedad de los medios de producción y servicios pertenece al gobierno, para que toda la riqueza pase al gobierno y con este al pueblo.

De entrada respetamos a aquellos países que escogieron el socialismo, pero fuimos precisos en afirmar que ese no es el camino, aun teniendo los dominicanos motivos suficientes para resentirnos por las intervenciones y agresiones sufridas.

A la vuelta del tiempo de la revolución socialista de Cuba, el gobierno anuncia que ofrece garantías jurídicas y 8 años de exención fiscal a capitalistas extranjeros que inviertan en Cuba. Algo parecido ha hecho China Continental.

Eso significa que el socialismo no puede mantener crecimiento sostenido de las riquezas; necesita de la innovación, competitividad e iniciativa de toda la sociedad y del sector privado y eso no lo logra porque la propiedad se concentra en el Estado.

La invitación a inversionistas extranjeros se parece a un capitalismo de Estado, lo que evidencia que el socialismo no ha sido, en este aspecto medular, exitoso.

En cambio, los gobiernos del PLD han estimulado un crecimiento sostenido, han dejado atrás aquella atrasada economía. El desafío de hoy es consolidar su posición de centroizquierda y propiciar el crecimiento con inclusión e igualdad, porque, ademas de justo, coloca a 4 millones de dominicanos a participar en los mercados.

Por estas razones Juan Bosch escogió centroizquierda al fundar el PLD.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas