Economía

Los precios de los artículos de primera necesidad se han mantenido estables en los últimos tiempos, y no existen razones para que se registren alzas de ningún tipo, según afirma la titular del Instituto de Protección al Consumidor, PROCONSUMIDOR.

La licenciada Altagracia Paulino dijo que el organismo a su cargo se mantiene monitoreando los precios de las materias primas en los mercados internacionales, “y no hay factores internos ni externos que justifiquen ningún tipo de alzas”, puntualizó.

Insistió en que si ocurriere algún aumento de precio en cualquier producto después de la Semana Santa sería especulativo, y las autoridades tendrían que actuar en consecuencia.

Sostuvo que en las relaciones del mercado el consumidor es muy vulnerable, y siempre está expuesto a ser víctima de las especulaciones del comerciante inescrupuloso.

“Nosotros estamos en la obligación de contribuir con el Poder Ejecutivo en el cumplimiento del mandato constitucional que tiene el Estado de proteger a sus ciudadanos”; aseguró, para de inmediato agregar: “Los derechos del consumidor están consagrados en la Constitución de la República”.

Recordó que los principios de la Ley 358-05 que crea el Instituto de Protección al Consumidor o Usuario, guardan mucha relación con las ideas planteadas por el profesor Juan Bosch en la Constitución de 1963, y que desde ese entonces hay preocupación por la defensa y protección del ciudadano.

La funcionaria considera que en el país hay muchas leyes importantes de protección a la ciudadanía, pero que en la mayoría de los casos, ni se cumplen ni se aplican sanciones.

Altagracia Paulino destacó que aunque Pro-Consumidor es una institución nueva, que apenas tiene 6 años, ha venido jugando un papel importante en el equilibrio y la seguridad jurídica que debe primar tanto para
los ciudadanos, como para con los proveedores.

El organismo vigila que se cumpla la función social del Estado, cosa que no se puede delegar ni transferir, sino buscar siempre la armonía entre los sectores actuantes, y que el proveedor entienda su responsabilidad de cumplir con las reglas de juego establecidas.

Recordó que cuando se planteó el problema con los contratos de adhesión, en principio hubo alguna resistencia de instituciones determinadas, pero que al día de hoy “los bancos nuevos que se han establecido en el país han procurado registrar directamente sus contratos en Pro-Consumidor”, y entienden su deber de cumplir con la ley.

En los documentos de referencia el organismo ha logrado eliminar las cláusulas abusivas en atención al artículo 83 de la ley 358-05, así como las cláusulas ambiguas, “y es a esa función reguladora que jamás debe renunciar el Estado”.

Además de las instituciones financieras, también han procurado registrar sus contratos de adhesión las compañías telefónicas, las empresas de electricidad, las del agua. “Todos los que sean contratos de bienes y servicios, tienen que ser registrados en Pro-Consumidor”.

La creación de este organismo mediante la ley 358.05 derogó la ley 13 de protección a la economía popular, del 27 de abril de 1963, que servía de base la antigua Dirección General de Control de Precios.

Las funciones de desaparecida entidad ahora son desempeñadas con efectividad por Pro-Consumidor, bajo la rectoría de la licenciada Paulino.

Cada día un personal especializado monitorea el mercado local, y los viernes se colocan en la Pagina Web de la entidad los precios oficiales de los artículos de primera necesidad, tanto de los colmados como de los supermercados grandes y pequeños.

Esa es una buena guía para los consumidores”, significó.

En otro orden dejó saber el interés de Pro-Consumidor de ensanchar el número de artículos que deben ser considerados como indispensables, porque a su juicio, hay que ir más allá de los productos alimenticios.

Estima que en esta época, deben considerarse como de primera necesidad, artículos como la lavadora, la estufa, la electricidad, el gas, el agua y hasta el automóvil de bajo costo.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas