Internacionales

Kiev, (Servicios especiales de Vanguardia del Pueblo) Activistas opositores en Lugansk y Donetsk, en el este de Ucrania, mantienen hoy ocupados los edificios del Servicio de Seguridad y de la administración regional, respectivamente, en medio de las amenazas de uso de la fuerza para sofocar las protestas populares.

En un comunicado, los organizadores de la protesta en Donetsk desmintieron que se hayan rendido y que abandonaron la instalación, tras las negociaciones celebradas este miércoles con representantes del ministerio de Interior, y la salida de más de medio centenar de personas del edificio.

Según la fuente, en la sede de la administración regional permanecen alrededor de un millar de activistas.
Por su parte, los manifestantes en Lugansk levantaron nuevas barricadas a la entrada de la sede gubernamental que controlan por tercer día consecutivo, reportó la agencia ucraniana Unian.

En los alrededores simpatizantes de la protesta instalaron también varias carpas con la intención de pernoctar por tiempo indefinido, según advirtieron a las autoridades, hasta tanto sean escuchadas sus reivindicaciones, centradas básicamente en la celebración de un referendo para decidir el estatus de la región.

Según informativos, detrás de la sede del Banco Nacional, en el centro urbano, fue construida este miércoles otra segunda línea de fortificaciones con neumáticos y tablones.

De otro lado, el canal internacional Russia Today informó en la noche que vehículos blindados entraron en Lugansk, procedentes de la vecina ciudad industrial de Dnepropetrovsk.

La cadena ucraniana 1+1 confirmó la noticia, aunque precisó que se desconoce la ubicación de la técnica militar dislocada en ese territorio para sofocar las protestas que se desencadenaron desde el pasado fin de semana también en Donetsk, Járkov, Odessa, Mariupol y Nikolaev en reclamo de federalización.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas