Editorial

El Pacto por la Educación es ya una formidable realidad. A partir de su firma, el país habrá de iniciar una ruta indetenible de transformaciones en su sistema educativo, lo que permitirá aportar recursos humanos calificados para avanzar con eficiencia y efectividad en la construcción de una sociedad desarrollada.

El liderazgo político nacional, sobre el que descansa fundamentalmente nuestro sistema democrático, hizo suyo ese compromiso con el presente y el futuro de la nación, en una gestión patriótica, que como esa, recibió el respaldo vigoroso y entusiasta de los sectores más influyentes de la sociedad.

El Pacto Educativo constituye sin dudas la herramienta institucional de mayor trascendencia como instrumento de desarrollo. Maestros, estudiantes, programas de estudios, edificaciones escolares, técnicas y universitarias habrán de recibir las mejoras que reclama un sistema educativo eficiente para una nación desarrollada.

Y no podrá ser de otra manera, pues como ha proclamado el presidente Danilo Medina, el pacto educativo no será un trozo de papel mojado, sino que, por el contrario, deberá responder con los hechos a su reiterada y comprometida proclama: «La Educación es el otro nombre de la libertad».

El Partido de la Liberación Dominicana y Vanguardia del Pueblo jubilosos, celebran la firma de este gran pacto.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas