Economía

FAO mantiene su mirada en el consumo de insectos para garantizar seguridad alimentaria

La producción de alimentos es cada vez más limitada en el mundo y las proyecciones en ese sentido no son tan halagüeñas, ya que se estima que el planeta necesita aumentar la producción en un 70% para 2050 con el fin de atender a una población de nueve mil millones de habitantes.

Ante este panorama la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) vuelve su vista hacia los insectos, ya el año pasado lo hizo, como recomendación de que éstos se conviertan en parte de la dieta diaria de la población, específicamente de la occidental, como forma de garantizar la seguridad alimentaria.

A partir de este miércoles y hasta el sábado el tema vuelve a estar sobre la mesa con la celebración en Holanda de la conferencia internacional “Insectos para alimentar al mundo”, organizada por la FAO y la Wageningen UR, centro de universidad e investigación vinculado a la universidad holandesa de Wageningen.

El objetivo general de la conferencia es promover el uso de insectos como alimento humano, ya que la producción de pastos está compitiendo cada vez más por los recursos (tierra, agua y fertilizantes) con la alimentación humana y la producción de combustible, la urbanización y la naturaleza.

Asimismo, la preparación de la conferencia internacional recuerda que el 70% de las tierras agrícolas del mundo ya sea directamente o indirectamente, está dedicada a la producción de carne, lo que llama a preocupación de la FAO si a futuro está el mundo preparado para producir suficiente proteína animal.

El organismo de Naciones Unidas cree que se hace «urgentemente necesitamos identificar fuentes alternativas de proteínas, y los insectos tienen un gran potencial para contribuir a la seguridad alimentaria mundial».

La FAO recuerda que existen más de mil 900 especies de insectos que son consumidos como alimentos por los humanos, principalmente en los países tropicales.

Hay una serie de ventajas de la utilización de insectos como fuente de proteínas por encima de los productos pecuarios, entre las cuales, la FAO destaca que los insectos son animales de sangre fría, convirtiendo el alimento mucho más eficiente en la producción; además los insectos comestibles emiten menos gases de efecto invernadero y de amoniaco que el ganado convencional; y que requieren menos espacio para producir la proteína.

Objetivos de la conferencia internacional

– Obtener una visión general de la situación actual de los insectos como fuente de alimentos.

-Identificar las limitaciones en el desarrollo del sector de la alimentación con insectos (por ejemplo, legislación).

-Promover la interacción entre las partes interesadas en la cadena de valor de los insectos.

-Formular recomendaciones para aumentar el impacto del uso de los insectos como fuente de alimentación.

-Contribuir a la normalización de las metodologías para el análisis de la composición nutricional de los insectos.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas