Políticas

Correa alerta sobre restauración conservadora en América Latina

Quito, 31 may (PL) El presidente de Ecuador, Rafael Correa, advirtió hoy que las fuerzas conservadoras que quedaron dispersas tras el triunfo de varios gobiernos progresistas en América Latina se están reagrupando en la región.

Hay una restauración conservadora, esas fuerzas retrogradas que estaban dispersas ya se han unido nuevamente, alertó el mandatario durante su tradicional informe de labores sabatino, transmitido en esta ocasión desde un barrio del norte de Quito.

De acuerdo con Correa, el triunfo de Hugo Chávez en las elecciones de 1998 en Venezuela cogió desprevenido a la derecha local e internacional, y luego, con la llegada al poder de gobiernos progresistas en Bolivia, Brasil, Uruguay, y Argentina, unido a la debacle del neoliberalismo, esa fuerza quedó desconcertada, aturdida.

Sin embargo, dijo, se observa ahora un rearme conservador que en el caso de Ecuador, advirtió, se observa en la victoria que obtuvo la derecha local en Quito, Cuenca, Guayaquil, y otras ciudades del país en los comicios seccionales del 23 de febrero pasado.

A nivel internacional, llamó la atención sobre los resultados de las elecciones del domingo pasado en Colombia, donde el presidente Juan Manuel Santos irá a una segunda vuelta contra el candidato conservador, la Alianza del Pacífico, y la crisis provocada por la oposición en Venezuela.

Fíjense como a Venezuela la tienen en jaque, desestabilizan a Venezuela y los próximos, no se engañen, somos nosotros. Somos demasiados peligrosos porque este es tal vez el modelo de izquierda más exitoso, no solo regionalmente, sino mundialmente, aseveró Correa.

Según explicó el mandatario, la reorganización de la derecha local y regional fue lo que lo llevó a apoyar una propuesta de la gobernante Alianza País y de otros partidos para enmendar la Constitución y permitir la reelección presidencial en Ecuador.

Esa derecha, esa oposición tan mediocre, esa restauración conservadora es la que nos impulsa a hacer esta enmienda, apuntó el mandatario, a quien la Carta Magna aprobada en 2008 le impide aspirar a un tercer periodo en las elecciones de 2017.

Correa aclaró que la eventual reforma constitucional no significa necesariamente que él será el candidato de su partido dentro de tres años, pero si tengo que hacerlo, dijo, «estaré donde el momento histórico lo exija».

El anunciado apoyo del líder ecuatoriano a la enmienda constitucional levantó un gran revuelo dentro de las filas opositoras, que lo acusan de querer perpetuarse en el poder.

Al respecto, Correa, quien asumió la presidencia de Ecuador en enero de 2007 y fue reelecto en 2013, abogó este sábado por que la alternancia de los gobiernos la decida el pueblo en las urnas.

No sean mediocres, dejen de llorar, y a vencernos en las urnas en 2017, exhortó el mandatario a sus detractores, en medio de los vítores de la multitud que participó en el Enlace Ciudadano.

Noticias Relacionadas