Internacionales

Washington, (Servicios enguardia del Pueblo) La Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos (NSA) graba y almacena casi todas las llamadas telefónicas nacionales e internacionales de Afganistán desde 2013, confirmó el portal digital WikiLeaks.

El pasado 19 de mayo The Intercept, la publicación on line de Glenn Greenwald, el periodista que primero publicó las revelaciones del excontratista de la CIA Edward Snowden, reveló que la NSA intercepta, registra y archiva durante un mes todas las llamadas desde móviles realizadas en las Bahamas.

Sin embargo, en ese momento se mencionó un segundo país, donde ocurría lo mismo, pero se le denominó país X pues a juicio del gobierno norteamericano, la revelación de la nación vigilada podría generar un «aumento de la violencia».

Sin embargo el fundador de WikiLeaks, Julian Assange, calificó este programa de un «delito permanente de espionaje de masas», se opuso a la «censura» y decidió denunciar a través del sitio web que era Afganistán el otro territorio bajo la lupa permanente de los órganos de espionaje estadounidenses.

De acuerdo con WikiLeaks, el espionaje contra Bahamas y Afganistán forma parte de un sistema secreto llamado Somalget, implementado sin el conocimiento de sus gobiernos y que permite no solo recopilar los metadatos, sino grabar y almacenar el contenido de las conversaciones.

Según la fuente, la NSA se aprovechó del acceso legal obtenido por la Administración para el Control de las Drogas (DEA) para penetrar la red de telefonía celular, lo que le permitió grabar secretamente y almacenar el audio de cada llamada móvil hecha desde, hacia y dentro de estos países y preservarlas durante 30 días.

El sistema de vigilancia Somalget, forma parte del programa Mystic que, según The Intercept, se dedica también a la vigilancia sobre otros países, como México, Kenia y Filipinas.

La NSA utiliza el programa para recopilar los datos personales sobre llamadas realizadas en Estados con una población combinada de más de 250 millones de personas y ha solicitado ampliar esta capacidad a varios lugares más, advierten los documentos.

Hace casi un año Snowden, ahora refugiado en Rusia, reveló centenares de miles de documentos que constataron el programa de fisgoneo de las comunicaciones telefónicas y digitales nacionales y de gobernantes, empresas y ciudadanos de 35 países por parte de Washington.

El escándalo puso en aprietos a la administración Obama que debió justificar sus prácticas intrusivas contra tradicionales aliados como Alemania, Francia, Brasil, México, entre otros.

Tal situación derivó en el escrutinio de las prácticas de la NSA, mientras que el Ejecutivo emitió una directiva con nuevas reglas para la recolección de datos, y prometió que los servicios de inteligencia cesarían de controlar las comunicaciones de líderes de los países aliados.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas