Economía

Con la importancia de mejorar la productividad agrícola para el desarrollo de los pueblos de América Latina fue iniciado este martes el VII Foro internacional CropLife Latin América en Quito, Ecuador, donde la agricultura es vista como un desafío, si se toma en cuenta la necesidad de alimentar a los ahora alrededor de 7.000 millones de habitantes a nivel mundial.

El presidente de la Junta Directiva de CropLife Latin America, Roberto Giessemann, inauguró el foro que centra sus debates en el potencial de la pequeña y mediana agricultura en Latinoamérica, donde dijo que «si en 2050 vamos a ser nueve billones de habitantes, tenemos un desafío enorme», al indicar que para alimentarlos se debería producir «70 % más de alimentos» de los que hoy se producen.

Subrayó además que la productividad por hectárea es el elemento en que se deben enfocar en los próximos años, no necesariamente en la expansión, sino en el rendimiento de las mismas.

«América Latina tiene un enorme potencial todavía en aportar en ese incremento de productividad», indicó al subrayar que hoy por hoy el área cultivable nueva está «ya bastante limitada» no sólo en la región sino «en todo el mundo».

Explicó que actualmente los agricultores pierden entre un 20 y 30 % de sus cultivos por las acciones de plagas, malezas y enfermedades, pero que las nuevas agrotecnologías y su uso adecuado podrán disminuir estas pérdidas.

Giessemann expresó que los cultivos genéticamente modificados se han sembrado exitosamente alrededor del mundo desde más de 18 años, incrementando de manera sustentable la productividad de cultivos tan importantes para la cadena de valor como el algodón, el maíz, la soya, con beneficios acumulados en cerca de 98.000 millones de dólares.

Igualmente llamó a los gobiernos a que apoyen a los agricultores y al sector agrícola a desarrollar esa infraestructura que permita llegar con los productos a las principales ciudades y puertos para impulsar la exportación de los alimentos.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas