Opinión

La Seguridad Social constituye sin ningún género de cuestionamiento razonable el más trascendentes logro social que ha impactado nuestro país en los últimos 60 años.

Después de innumerables aprestos fue proclamada como Ley No.87-01, el 9 de Mayo del 2001 y ha sido durante las administraciones peledeístas del 2004 al 2014 que ha podido exhibir logros ostensibles y perspectivas objetivas, que permiten que la mayor parte de nuestra sociedad las haga suya; asimile los derechos que le son inherentes, exija su cumplimiento y superación. Mientras que algunos sectores y personas adversas descalifican la misma; la condenan al colapso y son capaces de afirmar de que ha constituido un fracaso.

Pero como se ha demostrado, los “hechos son tozudos” y las estadísticas se imponen siempre como verdad a cualquier especulación.

Durante la celebración del 13º aniversario de su promulgación como ley, sobresalen avances significativos que afianzan la demostración fehaciente de que en materia de salud, de riesgos laborales, en crecimiento de los fondos previsionales de contribución a la desvalidez, la niñez y la vejez, los logros son irrefutables, aunque obviamente tenemos por delante muchas conquistas, la superación de indiscutibles escollos demandados por la sociedad y previstas por la propia Ley, obstaculizados por algunas de las figuras que dieron origen al surgimiento de la misma.

Para una mejor ilustración, exponemos un cuadro que evidencia el sostenido crecimiento de cobertura del sistema de seguridad social en lo referente a la salud.

Cuando iniciamos el Sistema Dominicano de Seguridad Social apenas un 0.5% de la población recibía sus beneficios en materia de salud y la combinación de los regímenes subsidiado y contributivo han ido escalando porcentajes increíbles que de 0.7% en el año 2004, actualizados a marzo del año en curso nos acercan al 60% de la población, alcanzando un total de 5.8 millones de dominicanos(as). De estos, 2.7 millones corresponden al régimen subsidiado y 3.1 millones se inscriben entre afiliados y familiares adscritos al régimen contributivo.

Pero algo verdaderamente relevante es que en mayo de este año (2014) la cobertura del régimen subsidiado dirigido al sector económica y socialmente más vulnerable de nuestra sociedad alcanza ya el 69.1% de esa población severamente empobrecida y con las inversiones que a través de la ARS pública principal (SeNaSa) al término de esta gestión gubernativa que encabeza el Lic. Danilo Medina, en el año 2016 alcanzaremos el 100% de esa población depauperada.

El siguiente cuadro demuestra nuestra aseveración.

La afiliación ocupada y asalariada del país alcanza el 61.2% o sea 1,333,694 empleados y su cobertura efectiva se proyecta hacia el 2016 a un 70%.

Las Estancias Infantiles un aporte significativo del SDSS y que cubre de atención educativa, de salud (física y psíquica) y alimentación a niños de 45 días de nacidos a 5 años de edad, hoy se proyecta en 10,156 beneficiados del régimen contributivo y con la incorporación y disposición de inversión del superior gobierno a través de Educación de 94 Estancias al término de este año alcanzaría 273, beneficiando una población infantil de 47,000 niños (as) y proyectándose a cerca de 50,000 en diciembre del 2016.

Pero además, el SDSS ha dado pasos gigantes cuanti y cualitativos de materia de Riesgos Laborales. El seguro de vejez, discapacidad y sobrevivencia (SVDS) de 40.0 % se ha elevado a marzo de este año a un 80% afiliando a 2,923,456 y la cartera del Fondo de Pensiones a buen resguardo y con garantías de seguridad totaliza en la actualidad el 10.32% del P.I.B. alcanzando la cifra de RD$261,426,880.00 que con una inversión adecuada y más rentable permitirá que al momento de su retiro los trabajadores y empleados dominicanos y el resto de sus familiares cuenten con los medios que le permitan un retiro digno y decoroso.

Recientemente por Resoluciones del órgano rector del SDSS, el Consejo Nacional de Seguridad Social y por decreto del Poder Ejecutivo se han implementado el Plan de Pensiones Solidarias, la Indexación de las pensiones de los afiliados, la iniciativa de incorporar a los envejecientes residentes en asilos públicos a SeNaSa, se ha avanzado en un sinnúmero de Resoluciones estancadas y relacionadas a reclamaciones de pensiones y riesgos laborales, en Comisiones desde el año 2002 y otras indiscutibles medidas en beneficio de la población dominicana.

El sistema se ha dotado por consenso de todos sus integrantes de un Plan Estratégico acorde con la Estrategia Nacional de Desarrollo, el Programa del actual gobierno y la esencia de la propia Ley.

Hace 10 años, República Dominicana ocupaba la posición No.28 en América y El Caribe, en lo referente a la Seguridad Social, hoy estamos situados en el lugar No.7, superando a países que nos aventajan con 40, 50 y 60 años de historia y ejercicio en lo referente al tema.

El avance a la superación hacia la universalización de ese derecho fundamental sigue siendo un imperativo; la calidad de los servicios, requieren un impulso mayor. El Plan Básico de Salud hoy en avanzada revisión deberá ser aplicado justicieramente, la propia Ley87-01 tendrá que ser adecuada al desarrollo del país y conforme a las experiencias acumuladas, la regulación de los beneficios a favor de afiliados y restricciones de fiscalización al sector privado son imperativos, igualmente la regularización de la Red Única de salud y la transformación del IDSS y el inicio de la Atención Primaria como puerta de entrada al sistema e igualmente la garantía de una sostenibilidad financiera asegurada, son tareas urgentes e impostergables.

Pero sabemos que serán cumplidas y continuaremos el trayecto de avance. El gobierno peledeísta como garante principal del sistema ha mostrado más que disposición y compromiso de cumplir con responsabilidad su rol.

El PLD es el único partido que ha hecho de la seguridad social uno de los ejes de su programa de gobierno y es el único partido que cuenta con una secretaría interna que vela por su aplicación y desarrollo.

Las inversiones de los gobiernos peledeístas que exponemos como cuadro final de ese artículo hablan elocuentemente de ese nivel de compromiso.

Veamos:

Como puede apreciarse desde el inicio de la seguridad social la inversión gubernamental alcanza la cifra de RD$107,044,533,762.07 de esas más de RD$105,245,000 corresponden a los dos gobiernos peledeístas que han sido constante e inmancables.

Invitamos a la población a que saquen sus propias conclusiones.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas