Opinión

A raíz de Revolución industrial en Inglaterra, los tejedores y artesanos se organizaron en grupos de cofradía, agrupando trabajadores que se asociaban para ayudarse mutuamente. Aunque este movimiento no cuestionaba la industrialización sino que reclamaba mejoras en las condiciones laborales, pero es a partir de estos hechos que los trabajadores inician protestas sociales buscando reivindicaciones laborales.

En la Francia del XVII, para mayo de 1775 nos encontramos con unas de las más grandes reacciones de movimientos sociales conocida como “Guerra de las harinas” la cual estuvo determinada por el control de los precios del trigo, ocasionada por un incremento de los precios de los granos, y consecutivamente del pan, debido a las malas cosechas de años anteriores desencadenando olas de protestas debido a la escases.

Los diferentes movimientos sociales tales como: feminismo, pacifismo, ecologismo y derechos civiles han buscado de forma efectiva reivindicaciones a sus clases que le han dado razón de ser y que en la mayoría de los casos logran concitar gran apoyo en los países y regiones donde se reclaman.

La Primavera Árabe apoyada en un nuevo elemento llamado redes sociales buscaba cambios democráticos, políticos, económicos y sociales en una región cargada por gobiernos absolutos y autoritarios, iniciada a partir de la inmolación del tunecino Mohamed Bouazizi, debido a sus problemas económicos. Los indignados fue otro movimiento creado a raíz de las manifestaciones del 15 de mayo de 2011 también conocido como M-15, los cuales decidieron acampar en puerta del Sol en Madrid España convirtiéndose en una estampida que exigía no ser ignorada por la clase política, solución para el desempleo y el pare de los ajustes que concluían en recortes del gobierno central en maleficio de la población.

Los movimientos sociales con su nueva modalidad acompañado de medios de comunicación no tradicionales como Redes Sociales, son una realidad en los diferentes países latino americanos ; yo soy 132 de México, Sos Venezuela y todo por la educación de Brasil este último aprovechado por el gobierno el cual lo hizo suyo, involucrando todos los sectores educativos de ese país.

Los dominicanos también incursionamos en el modismo de las protestas sociales apoyado en medios no tradicionales, en su primera etapa exigiendo 4% para la educación; logran concitar respaldo de amplios sectores de la sociedad incluso dentro del mismo gobierno, aunque era de conocimiento público que dichos protestantes eran financiados por grupos de poder pero su fin justo, unificaba criterios.

En segunda etapa conocemos de estos movimientos por el desborde de críticas de los diferentes grupos, principalmente de clase media a raíz del déficit fiscal generado en el 2012 último año de gobierno del expresidente Leonel Fernández siendo esta misma clase que se vio satisfecha y complaciente por años con el ex mandatario.

El filósofo y antropólogo francés Paul Ricoeu conocido por unificar las “teorías o filosofías de la sospecha”: la cual mantiene que para comprender la conducta de un individuo o de un grupo social no es adecuado atender a la explicación que dicho individuo o grupo da, pues dicha explicación no es objetiva, está mediatizada, es consecuencia de los intereses del individuo o grupo.

Basado en la teoría de Paul Ricoeu nos llama a la atención los amplios sectores interesados en maximizar las cifras finales del déficit fiscal popularizado y festinado en base a más de un 8% del PIB mientras que las cifras del FMI lo situaron en 5%.

Evidentemente que estas movilizaciones sociales no se pueden enmarcar dentro de las históricas luchas reivindicativas por carecer de elementos industriales y sociales para ser consideradas dentro de una revolución liberal moderna, pues no se exigían ningún cambio social, político o económico sino reflejar cifras y conclusiones confundiendo la palabra déficit con robo.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas