Internacionales

Washington, (Servicios especiales de Vanguardia del Pueblo) El presidente estadounidense, Barack Obama, abogó hoy por cambios en política exterior para los dos últimos años de su mandato, con lo cual, dijo, pretende valorar más la diplomacia y el multilateralismo sin renunciar a la fuerza militar.

Obama habló en la graduación de la Academia Militar de Estados Unidos, en West Point, en un discurso hasta ahora el más extenso sobre el tema desde que asumió el cargo en enero de 2009.

Según comentó el diario The Hill, las palabras del gobernante demócrata llegan en medio de críticas por su renuencia a ordenar intervenciones militares lo que, supuestamente, para los seguidores de esa línea ha debilitado la influencia de Estados Unidos en todo el mundo.

En particular los legisladores republicanos se oponen a la «cautela de Obama» respecto a Rusia y Siria, añadió el reporte.

Obama argumentó que ante un panorama internacional cambiante y tras las consecuencias de las guerras en Irak y Afganistán, «la acción militar de Estados Unidos puede no ser el único o incluso el primer componente de nuestro liderazgo».

«Debemos movilizar a los aliados y socios a adoptar medidas colectivas», además de ampliar «nuestras herramientas para incluir la diplomacia, las sanciones y el aislamiento», afirmó.

Obama admitió que algunos de los errores más costosos del país no de debieron a la moderación, sino a la disposición de «acometer aventuras militares sin pensar en las consecuencias».

En el denominado nuevo enfoque mencionó algunas iniciativas como el aumento del apoyo a los grupos de la oposición en Siria, que intentan sacar del poder al presidente electo Bashar al-Assad.

Además, destinó un fondo -que requerirá la aprobación del Congreso- de cinco mil millones de dólares para la lucha contra el terrorismo, diseñado para aumentar las misiones de inteligencia, reconocimiento, vigilancia y actividades de operaciones especiales.

Tal como auguraron medios de prensa, los reajustes esbozados por Obama no enunciaron evaluaciones sobre los vínculos de Estados Unidos con América Latina y el Caribe, aunque no se descarta una mayor presión sobre la región.

El discurso es el preludio de dos semanas en las cuales el gobernante se dedicará a temas de política exterior, lo que incluye un viaje a varios países europeos a principios de junio, entre ellos a Ucrania, tras la breve y sorpresiva visita del pasado domingo a Afganistán.

El lunes Obama anunció desde la Casa Blanca que mantendrá nueve mil 800 soldados en Afganistán, aunque afirmó que la guerra había terminado.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas