Opinión

La historia registra a una mujer alemana como la primera conductora de vehículo a motor, cuando su hermano Karl Friedrich Benz en el 1886 hizo que probara su automóvil de tres rueda, que dos años más tarde lo convertiría en el primer lesionado por tránsito en el mundo.

Creo pertinente destacar la causa de ese accidente, que fue sin lugar a dudas la distracción. El vehículo impactó una pared al perder la atención el conductor ante la euforia y el delirio del público que con asombro celebraba el nuevo invento.

Lo curioso es que un siglo y cuarto después la discusión central relativa a los factores de riesgo humano en los siniestros de tránsito continúa siendo la distracción.

La mujer se maquilla mientras conduce. Los conductores, en general aún sean de máquinas de transporte de dos ruedas, usan los móviles y otros equipos de la tecnología de hoy. Cantan, bailan, discuten, están atentos al equipo de música, al GPS, al televisor o a la bebida.

Resulta también, que la primera víctima fatal registrada en el mundo fue una mujer londinense ocho años después del primer caso que mencionamos de Alemania. Pero en esta oportunidad era peatona.

Se recuerda que el reporte policial concluyó con la frase: “Esto no debiera suceder nunca más”. Sin embargo, a nivel global se estima que ocurren al año un millón trescientos mil fallecimientos por siniestros viales y un promedio de 35 millones de lesionados por la misma causa.

República Dominicana no escapa de esta realidad funesta cuando la calificamos como la nación en el mundo con más alto riesgo de muerte en las vías, obviando a Niue. Los cálculos que realizamos correspondientes al 2013 arrojan como resultado 40.73 muertes por cada 100 mil poblador para la República Dominicana, ligeramente inferior al 2010, no obstante, superior al 2012. Significando un repunte en el tasa de mortalidad.

El último informe sobre el parque vehicular en nuestro país por la Dirección General de Impuestos Interno, dado a conocer en el día de hoy, a través de su portal, indica que el 22.3% de la matrícula nacional está en manos de mujeres.

Tres millones 215,773 unidades fueron inventariadas al finalizar el 2013 para conformar el parque vehicular nacional, lo cual representa un crecimiento de 5.3% respecto al año anterior.

Del 2011 al 2013 se registraron 3,175 víctimas mujeres por siniestros viales, de las cuales murieron al instante de la tragedia 741. Ello significa que un promedio de 21 víctimas mortales suceden mensualmente en la red viaria nacional. De éstas, dos mensuales son extranjeras.

Pero visto de otra manera, podemos afirmar que aproximadamente 88 víctimas femeninas (fallecidas+lesionadas) se registran oficialmente en la República Dominicana, el 18% del total de víctimas por siniestros viales producidas al año.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas