Medio Ambiente

FAO insta a países potencializar mejor la contribución de los bosques al desarrollo

La Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) presentó este lunes el informe “El estado de los bosques del mundo (SOFO)”, donde instó a los países a poner más énfasis en las políticas destinadas a mantener y potenciar la contribución de los bosques para ayudar a la reducción de la pobreza, el desarrollo rural y para crear economías más verdes.

En el análisis se establece además que la implementación de políticas adecuadas sobre los bosques contribuye a mejorar los medios de subsistencia, alimentación, salud y energía en beneficio de la población.

El organismo internacional subrayó que proporcionar a las comunidades y las familias locales acceso a los bosques es sumamente importante, ya que una parte significativa de la población mundial depende de los productos forestales para satisfacer sus necesidades básicas.

En el estudio, presentado en la inauguración de la 22 reunión del Comité Forestal de la FAO (COFO), citó el caso especial de Tanzania, donde el combustible de madera representa cerca del 90 por ciento del consumo total de energía nacional, pero que las políticas forestales, energéticas y de seguridad alimentaria raramente reconocen totalmente este hecho.

El director general de la FAO, José Graziano da Silva, explicó que en muchos países en desarrollo usan la dendroenergía (energía procedente de la madera) como el único combustible accesible y asequible para la mayoría de la gente y que una de cada tres familias usa la madera como principal combustible para cocinar.

“La dendroenergía proporciona más de la mitad del suministro total de energía en 29 países, incluyendo 22 en África”, anotó.

Graziano da Silva, en la presentación del informe, recomendó mejorar la producción de la dendroenergía y hacerla más sostenible para reducir la carga sobre las mujeres y los niños, que recogen el 85 por ciento de toda la leña utilizada en los hogares.

Otro dato que recoge el informe es que al menos mil 300 millones de personas -un 18 por ciento de la población mundial- viven en casas construidas en madera.

Indicó que esto es especialmente importante en los países menos desarrollados, donde los productos forestales suelen ser más asequibles que otros materiales de construcción.

La producción de materiales de construcción, dendroenergía y productos forestales no madereros emplea a por lo menos 41 millones de personas en el sector «informal» en todo el mundo, el triple del número de personas empleadas en el sector forestal formal, resaltó el informe.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas