Economía

Washington, (Servicios especiales de Vanguardia del Pueblo) Los jóvenes estadounidenses de 16 a 19 años sin un diploma de enseñanza secundaria enfrentan una elevada tasa de desempleo, que en algunas ciudades es superior al 50 por ciento, revelan hoy cifras oficiales.

Un estudio del Employment Policy Institute (EPI), que utiliza datos de la Oficina del Censo, señala que esa situación es crítica en dos de las más grandes urbes de Estados Unidos.

Desde mayo de 2013 a abril de 2014, el análisis muestra que en el área de Riverside-San Bernardino, en el sur de California, la tasa de desocupación para los adolescentes sin un diploma de escuela secundaria es un 54,2 por ciento.

Igual situación se da en la zona metropolitana de Portland-Vancouver-Beaverton, en el estado de Oregon, donde la cifra de desempleo de dicho segmento poblacional es 53,8 por ciento, precisa EPI.

Michael Saltsman, director de investigación del EPI declaró a medios de prensa que esos guarismos son alarmantes, ya que ese sector de la población enfrenta un largo periodo de alto desempleo cuando las perspectivas de trabajo son difíciles.

Señala la investigación que otras tres partes del área metropolitana de California están también entre las cinco primeras en el país con este flagelo que afecta a los jóvenes menos calificados.

En esa situación, puntualiza, se encuentran Los Ángeles-Long Beach-Santa Ana (39 por ciento), San Diego-Carlsbad-San Marcos (37,5) y San Francisco-Oakland-Freemont (35,2).

En opinión del directivo esta crisis puede crecer si los legisladores estatales y federales aumentan drásticamente el salario mínimo, lo cual afectará a los individuos menos calificados.

Saltsman señaló, por ejemplo, que en Seattle, si el legislativo aprueba un salario mínimo de hasta 15 dólares la hora, la tasa de parados en el segmento laboral de 16 a 19 años crecerá más del 31,4 por ciento actual.

EPI puntualiza que las 15 ciudades en todo el país que encabezan este apartado tienen un índice superior a la media nacional de 21,6 por ciento.

En ese grupo destacan Philadelphia-Camden-Fremont (33,2 por ciento), Chicago-Naperville- Joliet (33), Pittsburgh en Pensilvania (32,9), Sacramento-Arden-Arcade Roseville (32,1), Baltimore-Towson (31,4) y Tampa-St. Petersburg-Clearwater (31,2).

Los datos representan un nuevo reto para la Casa Blanca, donde el presidente Barack Obama presiona al Congreso para aumentar el salario mínimo a nivel nacional.

En 2012, cerca de 3,6 millones de trabajadores mayores de 16 años ganó el salario mínimo o menos.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas