Internacionales

Bagdad, (Servicios especiales de Vanguardia del Pueblo) Fuerzas afines al Gobierno de Iraq consiguieron frenar el domingo el avance de extremistas islámicos sunnitas hacia esta capital, mientras enfrentamientos en distintas regiones del país causaron al menos 300 bajas a los irregulares.

Unidades combinadas del Ejército y de las fuerzas de seguridad, apoyadas por milicias armadas kurdas y voluntarios musulmanes chiitas, se afianzaron en localidades del norte de Bagdad y retomaron el control de uno de los dos cruces oficiales de la frontera con Siria.

Además de dominar nuevamente Ishaqi y Muqdadiyah, en la provincia noreste de Diyala, tropas gubernamentales y sus aliados se concentraron en Samarra para preparar el contraataque y desalojar al Estado Islámico de Iraq y el Levante (EIIL) de Dur y de Tikrit, capital de la demarcación de Salaheddin.

Según reportó el canal Al-Iraqiya TV, alrededor de 1,5 millones de iraquíes de distintos estratos, pero básicamente chiitas, se enrolaron como voluntarios para combatir junto al Ejército a los que aquí conocen como «takfiristas» del DAESH, nombre en árabe del EIIL.

Fuentes de seguridad aseguraron este domingo que uno de los comandantes del EIIL identificado como Abu Omar Al-Esseily murió a causa de un ataque con armamento pesado contra su carro en Mosul, cabecera provincial de Nínive y segunda ciudad de Iraq, todavía bajo control de los insurgentes.

Desde que el pasado 10 de junio el DAESH se apoderó de Mosul, fue descendiendo desde el noroeste hacia Tikrit y otros poblados en su avance a Bagdad, de donde -según anunció- pretende continuar al sur para alcanzar ciudades y santuarios chiitas como Karbala y Najaf.

Las mismas fuentes indicaron que por lo menos 300 extremistas perdieron la vida en las últimas 24 horas en escaramuzas registradas en diversas zonas del país en las que las fuerzas leales al primer ministro Nouri Al-Maliki tuvieron clara ventaja respecto a los irregulares.

Sin embargo, a primeras horas de este domingo perecieron tres soldados iraquíes e igual número de milicianos chiitas cuando un ataque con mortero impactó en un centro de reclutamiento cerca de la ciudad de Baaquba (Diyala), en el área al noreste de Bagdad.

Igualmente, se conoció que un helicóptero del Ejército bombardeó la pasada madrugada el poblado de Jalawla y mató por error a siete combatientes de las fuerzas kurdas conocidas como Peshmerga, pues se movieron hacia posiciones que el EIIL había tenido que abandonar horas antes.

Tropas kurdas, que desde hace dos días controlan la ciudad petrolera de Kirkuk, ocuparon el cruce fronterizo de Rabia, uno de los dos oficiales para llegar a Siria y del que se habían retirado las tropas gubernamentales a comienzos de la pasada semana, pero perdieron dos hombres en una emboscada.

Entretanto, crece la incertidumbre sobre la forma en que Estados Unidos aspira a apoyar a Al-Maliki, en virtud del desplazamiento del portaaviones USS George HW Bush, con docenas de aparatos de combate, desde el norte del mar de Arabia hasta el golfo Pérsico.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas