Opinión

Es irrefutable el hecho de que Juan Bosch era un dirigente político culto y estudioso; de ahí sus resultados históricos tangibles. Nos enseñó y aprendió, bajo su conducción, el que quiso; hubo quien se negó a sus lecciones y ahora pregona un boschismo mediático, como si serlo no fuera también una conducta.

Pasada la contienda de abril de 1965, y después de las elecciones de 1966 celebradas con la condición de que Juan Bosch participara o no se retirarían del país las tropas de ocupación militar norteamericana, hubo elecciones estudiantiles en la UASD.

Desde la JRD (juventud del PRD) iniciábamos una estrategia para darnos presencia significativa en la juventud de clase media universitaria.

El grupo universitario solicitó apoyo a Juan Bosch, como Presidente del Partido. Nos prestó un vehículo y un equipo de sonido acompañado de unas bocinas de unos seis pies (antes mientras mas grandes mas se oían). Nos dijo coloquen las bocinas en el edificio mas alto, que yo las oiga aquí (él estaba viviendo en la Carretera Sanchez, hoy Av. Independencia por donde esta Metaldom).

Puso en nuestras manos un disco con «Nabucco» y comentó hay una «hermosa canción, expresión de la lucha por la libertad». Las bocinas las colocamos en el techo de la Facultad de Ingeniería y Arquitectura, a todo volumen, sonaba tan imponente como el mejor himno internacional, justamente, competía con el de la internacional socialista; «Libertad de Nabucco» o «Song of Liberty», de la opera Nabucca, música de Giuseppe Verdi (1813-1901) y letras de Temístocle Solera (1815-1878).

Es un himno por la libertad de la esclavitud clásica, recogida en el viejo testamento. Su significado más relevante es como se abraza una causa, con lealtad, fidelidad y entrega.

«Cuando cantas yo canto con tu libertad»/ «Cuando lloras también lloro tu pena»/ «Cuando tiemblas yo rezo por tu libertad»/ «En la dicha o el llanto yo te amo»/ «Recordar días sin luz de tu miseria»/ «Mi país olvidó por un tiempo quien eras»/ «Cuando tu estas ausente yo espero»/ «Por salvarte se puede luchar»/ «Y la historia nos lleva hacia tu eternidad»/ «Libertad…libertad». (son las primeras estrofas).

Nuestro pueblo dominicano tiene su propia causa, que es la superación de la pobreza, de la desigualdad y el ejercicio de los derechos fundamentales para el bienestar general.

Esos propósitos son del PLD y esas grandes realizaciones, lo consagran como la fuerza política de mayor futuro, haciéndose acompañar en alianzas estratégicas con la Pirámide Empresarial, porque el Estado no produce riquezas eso lo hace la población con los empresarios para bienestar de todos.

Por esas razones el PLD se coloca como una fuerza política de primera vuelta, los adversarios reaccionan con frustración debido al evidente fracaso de su campaña negativa contra Leonel, porque acariciaban la idea de que reduciendo su imagen lo sacaban de juego y como Danilo tiene impedimento constitucional para reelegirse, acariciaban la idea de enfrentarse a un mango bajito.

Y como he estado al frente junto a otros compañeros para frustrar esa campaña y planes contra Leonel y la unidad partidaria, ahora claman con dolor «Ay Franklin»…»Ay Franklin».

últimas Noticias
Noticias Relacionadas