Opinión

Resiliencia significa volver a la normalidad, y es un término derivado del latín (del verbo resilio, resilire: «saltar hacia atrás, rebotar»). Es la capacidad para afrontar alguna situación no prevista y que impacta de forma negativa la vida del ser humano.

La resilencia es pues, esa capacidad de reponerse al estado natural, dependiendo el ámbito en el que se emplee adquiere distintos significados.

En psicología es la capacidad que adquiere o tiene el individuo para hacer frente a sus propios problemas, superar obstáculos y no amedrentarse frente a situaciones traumáticas. Se entiende también como la capacidad del individuo de reponerse a periodos de dolor intenso de causa emocional. En ocasiones va asociado con el término “integridad y entereza”. En teorías se dice que la resiliencia es la capacidad del individuo para tomar una decisión cuando se tiene la oportunidad de tomar una actitud correcta, y al mismo tiempo tiene miedo de lo que eso puede causar. Ese sentimiento es cuando la persona muestra que sabe o no hacer frente a una situación sobre presión.

Teniendo en consideración que la resiliencia psíquica es el resultado de múltiples procesos que contrarrestan las situaciones nocivas, se trata de una dinámica en la cual se podrían señalar las siguientes etapas:

  • El equilibrio que enfrenta a la tensión
  • El compromiso y el desafío
  • La superación
  • La significación y valoración
  • La positividad de sí mismo
  • La responsabilidad
  • La creatividad

Características intrínsecas que posee un individuo que es capaz de ser resiliente:

  • Apoyo social
  • Una mente abierta y receptiva a nuevas idea
  • Una gran tolerancia al sufrimiento
  • Capacidad de concentración
  • Gran variedad de intereses
  • La existencia de un propósito significativo en la vida
  • La creencia de que uno puede influir en lo que sucede a su alrededor
  • La creencia de que uno puede aprender con sus experiencias, sean éstas positivas o negativas
  • Un refinado sentido del humor
  • La percepción de sus propios sentimientos y de los sentimientos de los demás
  • Capacidad para comunicar estos sentimientos y de manera adecuada
  • Las experiencias personales son interpretadas con un sentido de esperanza
  • Capacidad de afrontamiento
  • Sentido de la autoestima fuerte y flexible
  • Independencia de pensamiento y de acción
  • Habilidad para dar y recibir en las relaciones con los demás
  • Alto grado de disciplina y de sentido de la responsabilidad
  • Reconocimiento y desarrollo de sus propias capacidades

ICCB, Institute on Child Resilience and Family (1994)

Habilidad para resurgir de la adversidad, adaptarse, recuperarse y acceder a una vida significativa y productiva.

Rutter (1992)

La resiliencia se ha caracterizado como un conjunto de procesos sociales e intra-psíquicos que posibilitan tener una vida «sana» en un medio insano. Estos procesos se realizan a través del tiempo, dando afortunadas combinaciones entre los atributos del niño y su ambiente social y cultural.

Suárez Ojeda (1995)

La resiliencia significa una combinación de factores que permiten a un niño, a un ser humano, afrontar y superar los problemas y adversidades de la vida, y construir sobre ellos.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas