Hablan los hechos

La Superintendencia de Pensiones impulsa un proyecto para modificar la Ley de Seguridad Social, a fin de que todas las personas de ingreso tardío al sistema obtengan una pensión digna, por un monto de entre 40 y 60 por ciento del último salario que devenguen, o que en caso contrario, puedan ejercer el derecho a retirar sus ahorros en una sola partida.

El Superintendente Joaquín Gerónimo explicó que hasta el momento, a 48 mil personas de ingreso tardío, de un total de 420 mil que se afiliaron al Sistema de Pensiones de la Seguridad Social en esas condiciones, es decir, que comenzaron a cotizar con 45 años o más de edad, por solicitud propia se las han devuelto los fondos acumulados, como establece el estatuto.

cnss

La posibilidad de ser favorecido con la devolución se estableció debido a que estas personas ingresaron al sistema con una edad relativamente avanzada, en la mayoría de los casos no acumularon fondos suficientes para acceder a una pensión, aún cuando una previsión legal también les permite hacer aportes extraordinarios y así acumular una mayor cantidad de recursos.

Esos fondos devueltos a los afiliados de ingreso tardío ascienden a unos RD$3,223 millones, y la tendencia es que quienes aún no alcanzan la edad establecida mínima de retiro (60 años) opten por la devolución en lugar de las pensiones ya que consideran mas ventajoso manejar todos su ahorros de una vez, que recibir una asignación mensual.

Sin embargo, la modificación de la Ley es necesaria para las personas que, aunque sí califican para una pensión por el considerable monto de sus ahorros, en virtud de que sus salarios eran elevados y además hicieron aportes extraordinarios, las mensualidades que están supuestos a recibir estarían muy por debajo de lo que devengaban mientras estuvieron activos.

sipen-logo

El superintendente de Pensiones señala que los afiliados tardíos ubicados en el segmento de salarios superiores a los 100 mil pesos mensuales, muchos de los cuales también hacían aportes voluntarios, deberían recibir una pensión de entre 40 mil y 60 mil pesos por mes, como una retribución digna a sus años de labor.

No obstante, como en la generalidad de estos casos, el monto ahorrado va entre los dos y cuatro millones de pesos, muchos de estos trabajadores que ocuparon puestos ejecutivos en empresas, sí califican para una pensión, pero que no satisface sus gastos de vida, y por tanto preferirían la devolución de sus fondos.

Es por ello, que la Sipen está pendiente de que el congreso acoja su iniciativa para modificar la Ley de Seguridad Social y así permitir las devoluciones de esas cuentas de pensiones, no solo a aquellas personas que no acumularon lo suficiente para ser pensionados, sino de aquellas que ahorraron un monto considerable, pero por el poco tiempo que cotizaron, las asignaciones mensuales que recibirían no compensaría sus gastos.

Resoluciones SIPEN

El titular de la entidad reguladora y supervisora precisó que mediante la Resolución 356-13, la Sipen unificó todos los aspectos dispersos relativos al trato de la capitalización de las cuentas de los afiliados, es decir, que a partir de ese documento se considera que los aportes obligatorios y los aportes voluntarios forman igualmente parte de una misma masa de ahorro y que sirven a un único fin, la pensión de cada trabajador, y por tanto no pueden separarse.

De esa forma, la Sipen regresó a las disposiciones establecidas en 2005 mediante Resolución, y donde se identificaron los requisitos para que las Administradoras de Fondos de Pensiones puedan pagar a sus afiliados de ingreso tardío los beneficios que les correspondan.

Subrayó que la Resolución 356-13 no cambia ninguna regla, sino que simplemente ratifica los lineamientos fijados en 2005 y que fueron producto del Consejo Nacional de la Seguridad Social, que a su vez sigue las directrices de la Ley 87-01, por tanto, si se quiere resolver la problemática actual, es necesario ir al origen, que la legislación.

Orígenes

Al inicio del Sistema de Seguridad Social de la República Dominicana, los trabajadores que ingresaron con 45 años o más, bajo la premisa de que tendrían poca probabilidad de acumular dinero suficiente para una pensión justa al llegar a los 60 años de edad, se les dio la categoría de “afiliado de ingreso tardío”.

Con esa categorización, esos trabajadores recibieron la facilidad de hacer aportes extraordinarios, adicionales a los obligatorios, exentos de impuestos, con la idea de poder acumular más dinero y tener derecho a pensión.

“Es decir, que se creo un estatuto especial para estos afiliados de ingreso tardío bajo el criterio de que si no acumulaban suficiente dinero en sus cuentas, al momento de llegar a los 60 años, esos recursos se les devolvían en un solo pago”, expresó Gerónimo.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas