Internacionales

Madrid, (Servicios especiales de Vanguardia del Pueblo) La organización separatista vasca ETA anunció el desmantelamiento de las estructuras logísticas y operativas derivadas de la práctica de la lucha armada.

Un comunicado entregado a las publicaciones Naiz y Gara de esa comunidad autónoma española, precisó que se está completando el sellado de armamento iniciado hace seis meses con participación de una Comisión Internacional de Verificación.

ETA reafirmó también su voluntad de dar una solución coherente, factible y completa al tema con la puesta fuera de uso operativo de sus armas y explosivos.

El comunicado acusa a los gobiernos de España y Francia de haber intentado torpedear ese proceso mediante el acoso a los verificadores internacionales, cuya condición no es reconocida oficialmente.

Paralelamente, la organización vasca con 55 años de existencia anunció que reforzará la estructura dirigida a labores políticas y a propiciar conversaciones para avanzar en el proceso de paz.

Al respecto aclara que en este nuevo tiempo ofrecerá a Euskal Herria (espacio de influencia cultural vasca en España y Francia) su punto de vista y hará su aportación sin sustituir a nadie ni asumir labores que no le correspondan.

Precisa que el resto de organizaciones de la izquierda abertzale (vasca) y el movimiento popular son los sujetos más eficaces para sacar adelante el proceso de liberación y a ellos corresponde asumir el liderazgo en esta fase.

ETA anuncia en su comunicado que mantendrá las estructuras necesarias para garantizar el funcionamiento interno y la organización de toda su militancia en función a las nuevas tareas.

El comunicado, fechado el 15 de julio, considera la transformación coherente con las decisiones tomadas hasta ahora y aclara que se emprende sin esperar acuerdos derivados de conversaciones.

Se trata, agrega, del inicio de un camino basado exclusivamente en la confrontación política y democrática para llevar a la eliminación de las consecuencias del conflicto armado.

En este sentido considera que la nueva etapa debe propiciar el regreso de todos los presos y exiliados vascos,incluidos los miembros de la organización en la clandestinidad; el desarme acordado y ordenado de ETA y la desmilitarización de Euskal Herria.

En un análisis político, ETA considera que pese a existir un nuevo tiempo, la región se encuentra a medio camino entre el modelo estatal basado en la negación, la partición y la represión y el escenario democrático cuya base será el respeto a la voluntad de sus habitantes.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas